Editorial de Noviembre

Todo es relativo

Todo es relativo…y tanto. He regresado del Paraguay, país en el que he estado viviendo los tres últimos meses, ésta experiencia me ha abierto los ojos a otras realidades, costumbres y formas de vida. Ya hemos escrito algo sobre estas experiencias tanto en Revista IMO como en el blog de la ONG amiga, Susurros de luz.

Al volver a la vida cotidiana, como ocurre cuando regresas de un precioso viaje interior, todo es igual, sí, pero lo ves con otra mirada, desde otra perspectiva. Por eso me atrevo a gritar que ¡todo es tan relativo!

El estrés, la falta de comunicación, la forma de trabajar de aquí hace que añore la vida de ese país que me ha dado cobijo y que me ha hecho sentir tan a gusto.

Hemos vivido experiencias tan hermosas.

Hoy comentaba con un compañero de cuando estudié fotografía, hablando de todo lo que había aprendido, que allí se extrañan que en nuestras viviendas verticales, en nuestros edificios, no conozcamos a nuestros vecinos “Entonces, ¿a quién recurrís cuando necesitáis algo?” me decían.

Hemos ganado mucha calidad de vida material pero hemos perdido la espiritual.

Estando allí, en Limpio, recuerdo estar escribiendo en el patio, escuchando los pájaros trinar o la música de la casa de al lado, viendo pasar la gente frente a la casa que nos da cobijo, intercambiando saludos.

En ésta realidad, donde tengo mi residencia ahora, algunos quieren hablar de países en vías de desarrollo pero yo prefiero pensar que todos los países tenemos nuestra propia forma de desarrollarnos.
¿Y qué ocurre con los países en vías de subdesarrollo? Que también los hay, es la otra cara de la moneda de un primer mundo perdido en la materialización del bienestar. Me hace gracia cada vez que me hablan de pobreza y me pregunto ¿se refiere a la pobreza material o espiritual?

Efectivamente, todo es relativo y además es perfecto tal y cómo es, cada uno con su cristal mirando su realidad desde su zona de confort.

¿En que lugar del mundo se encuentra usted, querido lector? ¿en un país en vías de desarrollo o de subdesarrollo?

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *