Campeonato de Padel solidario #PadelForDravet

Madrid, 28 de mayo de 2017

Artículo escrito por Nacho Carrera y Jorge Depe

 

El próximo 17 de junio tendrá lugar en La Pecera Padel Club (Humanes de Madrid, Madrid) la segunda edición del campeonato de Padel solidario #PadelForDravet, que organizan los amigos de #BeGalo para ayudar a la Fundación Dravet.

 

Inscribirse es tan sencillo como mandar un correo a somosgalos@gmail.com y los chicos de #BeGalo nos dan la cuenta donde hemos de ingresar el coste de inscripción. Tendremos regalos para todos, sorteos, premios, y sobre todo una tarde con muy buen ambiente llena de grandes personas peleando por una bonita causa.

Y es que podría estar un rato intentando explicaros qué es tener un hijo o una hija afectados de Dravet, o podría pasaros unos links a la página de la fundación pero lo mejor que puedo hacer, es ceder la palabra a Nacho, el papá de Eva. Eva tiene Dravet, ella no lo pidió, pero lo tiene.

Cuando uno sabe que va a tener un hijo recibe una de las mayores alegrías de su vida. Piensas, ojalá no cometa mis errores, haga esto o lo otro, sea feliz. Me gustaría que tuviera determinados estudios, o que sea deportista. Aún no ha nacido y hasta piensas en los nietos.

Es como cuando te vas de viaje. Planeas un viaje a Italia y piensas lo bonita que  tiene que ser la Capilla Sixtina, lo espectacular del Coliseo, los canales de Venecia o el David de Miguel Ángel. Antes de ir te has imaginado el viaje, has comido unos platos de pasta magníficos y hasta has intentado hablar en italiano.

Pero entonces, cuando el avión va a llegar a Italia, se desvía y acabas en Holanda. Y es verdad que Holanda es un país bonito. Ámsterdam tiene canales, pero no puente de los Suspiros ni Plaza de San Marcos, hay cuadros de Rembrandt o van Gogh pero no son la Capilla Sixtina, no se come mal, pero no los platos de pasta con que te relamías antes de llegar. Y además no entiendes el idioma.

Esto es lo que pasa cuando te dicen que tu hijo, con el que ya habías hecho todo tipo de planes, tiene una enfermedad rara y discapacitante. De repente apareces en Holanda.

Tardas un tiempo en asumir que han cambiado las vacaciones, que los planes que tenías para tu hijo no se van a cumplir o va a ser muy difícil que se cumplan. Pero ya que estás de vacaciones, pues hay que pasarlo bien. Y descubres que los molinos holandeses tienen su encanto, o te maravillas con las obras de ingeniería que han hecho para contener el mar, y que hay flores por todos lados, o la tranquilidad de ver ciudades con poco tráfico de coches.

Sí, tu hijo no va a poder hacer muchas cosas, otras le costará mucho hacerlas, pero hay que disfrutar de la vida a pesar de las dificultades. Y si toca aprender de medicina o enfermería, pues se aprende, y los buenos momentos, pues se disfrutan al máximo, y los logros que va consiguiendo se celebran como si acabase de licenciarse cum laude por Harvard.

Tener un hijo con Síndrome de Dravet es como ir a Holanda. Y ya que estás allí hay que disfrutar el viaje, de tu hijo. Como los padres Dravet queremos ir a Italia, desde la Fundación Síndrome de Dravet luchamos desde el año 2011 para conseguir llegar hasta allí. Para conseguir un medicamento que primero palíe los síntomas y luego cure la enfermedad. Somos padres luchadores que queremos tomarnos una pizza con nuestros hijos frente al Coliseo romano mientras imaginamos historias de gladiadores.

Ya sabéis, si queréis ayudar a Eva y Nacho, a Ander y Felix, y a otros muchos hijos y padres venid el próximo 17 de junio a La Pecera Padel Club, previo email a somosgalos@gmail.com

 

Marcar el Enlace permanente.

Una Respuesta a Campeonato de Padel solidario #PadelForDravet

  1. Rubén Sánchez de MIngo dice:

    Que mi afición al pádel me permita aportar un grano de arena a esta iniciativa, que comenzó en un modesto polideportivo de Carabanchel Bajo de la mano de David Medina y sus compañeros de pista y siendo ésta su segunda edición continue aportando un atisbo de esperanza para estos padres que ellos sí que realizan un esfuerzo sobrehumano con sus hijos. Va mi admiración por ellos.
    Rubén Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *