Sobre meditación.

Redactor: Jose Mª Escudero Ramos

Madrid, 31 de enero de 2016

Escribo esto tras mi sesión matinal de meditación. Me gustaría hacer como el  físico cuántico, el Dr. Amit Goswamit, a quien tuve oportunidad de entrevistar para el número dos de la revista IMO. Amit vive en permanente estado de meditación contemplativa. Vivir meditando desde que me despierto hasta que me duermo, para poder ser consciente de cada instante, alcanzar la consciencia plena de que todos somos lo mismo, y no solo sentir las emociones de los demás como si fuesen mías, sin permitir que me afectan, estando libre de todo apego a sentimiento e ilusión. Ayudar y ayudarme, verme a mi en el semejante y ser consciente de que lo que hago a los demás, malo o bueno, me lo hago a mi.

Me gustaría estar en constante estado de meditación contemplativa, meditar en movimiento en la vida cotidiana y acariciar al prójimo con mi sonrisa, para que pueda sentir mi amor incondicional al mismo tiempo que yo recibo el suyo como si fuese el mío propio, y amarme, que es lo que más nos cuesta, amarme más que a nada en el mundo para que pueda amar a los demás más que a mi mismo.

Meditando dejas de ser uno para llegar a ser todo. Me encanta sentirlo. La meditación, como el amor, una vez que lo integras en ti deja de ser una técnica o un estado para convertirse en una forma de vida.

Después de leer y presenciar horas de talleres y conferencias, toca asimilar y sacar de uno mismo lo mejor, para poder vivir una vida desde la quietud en movimiento, desde el amor incondicional, la entrega y la meditación, ya sea bajo la cúpula celeste, sintiendo un micro cosmos dentro de un cosmos que está dentro de otro enorme cosmos, o escuchando ese silencio ruidoso en la soledad contemplativa, buscada o impuesta.

¡Cómo es de maravilloso ese universo que a veces nos “impone” lo que necesitamos sin que nosotros lo sepamos!

En mi trabajo de documentación sobre meditación me ha encantado volver a leer a Marco Aurelio, Santa teresa de Jesús, a San Juan de la Cruz o muchas frases Zen de inmensa profundidad. En mi valiente ignorancia he descubierto a Miguel de Molinos, a quien leeré, así como a otros místicos franceses; he visto la relación entre la filosofía alemana y la mística, me ha acordado de mis clases de filosofía en las que estudiaba a Platón y salía diciendo que yo era Platónico, luego que si aristotélico, luego me convencía Kant, Schopenhauer, San Agustín o los pensamientos zen.

Y es que al final somos todos una misma verdad desde diferentes puntos de vista, todos somos uno y desde el respeto y el amor incondicional todos podemos convivir y aprender lo mejor de cada pensamiento para hacernos bien a nosotros mismos y a algo más que nos trasciende, hacer el bien a toda la humanidad para la que, lo sepamos o no, estemos a su servicio.

Mindfulness o cualquier tipo de meditación, ya se a contemplativa, Vipasana, Ayurveda, en movimiento… pueden ser herramientas, técnicas o maneras de vivir en el aquí y el ahora para poder conectar con nuestra esencia en relación a nosotros mismos y a los demás con el único fin de mejorar como individuos y, a su vez, mejorar esta humanidad.

Los beneficios para las personas que lo practicamos son innumerables, como veremos en un apartado de la revista. Te animamos a que empieces poco a poco y no te desanimes.

El mejor autotratamiento para estar sano y ser feliz es pensamiento positivo y meditación.

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *