Reiki me hace ser mejor persona

Madrid, 08 de junio de 2017

Artículo escrito por Jose Mª Escudero

La palabra Reiki significa Energía Vital Universal, eso es lo que yo llamo Amor Incondicional. Si tuviese que definir la energía Ki del universo lo haría tal cual hace el físico cuántico Amit Goswami sobre el átomo cuántico. Goswami ha unido ciencia y espiritualidad, y ese átomo cuántico del que habla es capaz de aparecer y desaparecer, no se traslada por el espacio, dice Goswami que es como un invisible vórtice de energía, como un huracán, uno no ve la energía del huracán, ve el polvo que arrastra. Nosotros estamos compuestos de átomos cuánticos, y ese átomo es energía de AMOR. Es Reiki, amor incondicional. Y dice Goswami que todos somos uno, lo mismo que la energía del universo, de amor. Por eso, me encanta la definición de activista cuántico, es una forma de decir que AMO y que no debo hacer daño al prójimo porque me lo haría a mí mismo.

Para mí el Reiki es una forma de vida, comenzó como terapia pero va más allá de unos símbolos y una imposición de manos.

Es verdad que como terapia complementaria está llegando a muchos lugares en muchos países, la medicina integrativa hace mucho bien, entre otras cosas porque abre mucho la mente y el corazón, los pone en equilibrio, en coherencia, esos son los principios para una correcta sanación.

Yo no digo que el Reiki haga milagros, si alguien ha de morir, morirá a pesar del Reiki, pero su muerte será especial. He visto familias que han quedado en “una extraña paz” cuando el hijo ha muerto de cáncer tras una larga quimioterapia complementada con el reiki. Las enfermeras me decían que es curioso como las familias que reciben reiki aceptan la muerte de una forma “sobrenatural”. El reiki ayuda a la aceptación, que no es resignación.

El reiki relaja, el Reiki abre la mente, somos despertadores de conciencia, y cada uno tiene el libre albedrio de volverse a dormir o hacer lo posible por mantener la llama que da luz y sentido a nuestras vidas. No es una religión, puedes ser de la religión que seas, si el Reiki te ayuda a ser mejor persona, bienvenido sea el Reiki.

El Reiki ayuda a trascender el ser. Ayuda a entender significado de la muerte al comprender el sentido de la vida.

Dicen que hubo, en la época de Jesús, un grupo de esenios llamados terapeutas, ¡que sanaban con las manos!

El fundador del Reiki, el maestro Usui, no hizo nada nuevo. Redescubrió, adaptó, llamadlo como queráis, y sus sucesores han hecho que llegué a nuestros días como lo está haciendo, pero no es la única forma de sanar con la imposición de manos, canalizando la energía de amor incondicional para lo mejor del receptor en el momento en el que lo recibe. No somos tan originales. A cada uno le llega su despertar en su momento y a su manera. Todo está bien tal y como es.

Lo que sí hizo Usui es escribir los fundamentos del Reiki en cinco líneas.

Sólo por hoy no te preocupes, no te irrites, medita, trabaja honestamente y se agradecido, Esa es la medicina espiritual para mantener la salud

¿Cuántas personas de este siglo son capaces de vivir en esa armonía Reiki?

Yo siempre digo que no tengo mejor argumento que una buena sesión de Reiki, si tienes dudas, te invito a una sesión. Elige bien tu terapeuta adecuado, siempre hay un alumno para cada maestro y un maestro para cada alumno.

Hace un tiempo, un paciente comenzó Reiki a la vez que su terapia con el psiquiatra por unos problemas de ansiedad tan típicos de nuestra actual sociedad. Cuando le dieron de alta dejó de venir a recibir su sesión de reiki semanal. El último día tuvimos una buena conversación. Me comentó que ya le daban el alta, que había mejorado pero que no podía decir si era por las medicinas o por el Reiki, su mujer le preguntó cómo se sentía tras una sesión de Reiki, él respondió que muy bien, pero que podía ser fruto del ambiente durante la sesión velas, música relajante, incienso…Su mujer volvió a preguntar si en la vida cotidiana se da esa hora de premio para relajarse y estar consigo mismo. La respuesta fue que no. Pues si el reiki te aporta esa hora de interiorizar, bienvenido sea el Reiki, respondió la mujer. “Date tu momento”.

El Reiki es una forma de meditación, hay pruebas científicas que demuestras las cualidades positivas de la meditación. Es una forma de sanar uno mismo, pero para eso hay que trabajar, el reiki facilita el encuentro con las emociones que hacen enfermar pero el receptor tiene que querer curarse como el que va a dejar de fumar, tiene que quererlo de verdad.

Hay un origen emocional para cada enfermedad, me encanta hacer de detective energético y averiguar ese origen emocional a cada cosa que me pasa, que pasa en mi entorno.

A mí me hace muy feliz ser como soy, no hago daño a nadie, en la medida en la que puedo ayudo al prójimo y elevo la frecuencia del planeta con estímulos y pensamientos positivos, pues como dice el biólogo molecular Bruce H. Lipton, los organismos que trabajan en equipo tienen mayor capacidad de supervivencia. Si dejamos de pensar como unidades independientes egoicas y más como moléculas de Una humanidad, pensaríamos más en construir que en destruirnos aunque solo sea por nuestra propia supervivencia.

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *