Proyecto Coherencia Castellón, Madrid, Sevilla.

Artículo escrito por Desam. Ferrández
Castellón, 14 de abril de 2017

 

Como ya hemos comentado en otro artículo, Jose y yo estamos colaborando junto con un grupo de amigos y otros tantos desconocidos en una iniciativa llamada “Proyecto coherencia… Castellón, Madrid, Sevilla”. La primera en crearse fue la de Castellón, después Madrid y recientemente se ha formado la de Sevilla, ¡yupiii! Ahí estamos todos aumentando esa masa crítica.

Cada grupo está creando una realidad en su ciudad, un ambiente común donde todos visualizamos lo mismo, una ciudad amable, respetuosa, abundante, cooperante, amorosa y un largo etc. Siempre desde un punto positivo y de inserción para todas las personas y culturas, donde todos convivimos y compartimos. Lo hacemos en intervalos de quince minutos para que el que quiera pueda estar en todos los grupos, como es en nuestro caso y el de otros compis.

Las visualizaciones que yo veo son maravillosas y os voy a contar las del pasado jueves 12 de abril.

 

22:30H Proyecto Coherencia Castellón

 

Estoy escuchando Mahavatar Babaji un mantra que me gusta mucho, para mi sorpresa, el mismo Babaji se pone sobre la burbuja de protección transparente que visualizamos para concentrar más la energía, empieza a cantar pegado a la pompa y en la ciudad empieza a generarse una bruma con una vibración amorosa y lumínica, como la que del propio yogui, que nos envuelve sin que nos demos ni cuenta, sin embargo yo lo veo a él, veo lo que hace y el al percatarse que lo he visto me guiña un ojo y continua, hoy tenemos su ayuda, ¡muchas gracias!.

Observo la reacción de los ciudadanos que caminamos por la calle, nuestros gestos se suavizan perdiendo toda la tensión hasta que aparece una sonrisa hermosa, nuestro andar se ralentiza hasta llegar a ser un paseo, los coches rebajan velocidad y todos entramos en la dinámica de saludar y sonreír al vecino y al desconocido, cediendo el paso suavemente, sigo observando y esta bruma va inundado los edificios, toma las plazas, roza las huertas, eliminando el estrés habitual en la ciudad.

Que chulo me parece, miro hacia arriba y sigue emanando esa vibración desde su garganta, incluso también de sus manos, ya que ha cogido con sus manos la esfera como si nos lanzara una gran caricia a nuestras almas, tiene el gesto calmado y tan dulce que se me saltan las lágrimas y pienso… lo que hace la música, las ondas vibratorias sonoras junto con las ondas vibratorias amatorias.

 

22:45H  Proyecto Coherencia Madrid

 

Sigo con la música de Babaji, sin embargo aquí la visualización es otra, la cúpula empieza a formarse desde el suelo hasta los rascacielos más altos, hilos finos dorados, como si de una tela de araña se tratara empiezan a flotar en el aire, dando un brillo intenso al día, chispas, hadas y no sabría decir quién mas vuelan en el aire, en una danza acompasada, entre risas y coreografía. Los habitantes se vuelven livianos, parece que flotasen en lugar de caminar por el asfalto, todos sonríen como si hubiesen tomado la misma pócima [el licor de la felicidad], con caras de muy buenos amigos escuchando hasta al desconocido que se encuentra al lado. A la vez los edificios se vuelven tan brillantes como la cúpula que ya ha dejado de expandirse, y parece que nos observa como sabiendo perfectamente cuál es su tarea, colgada de la nada. La visión tiene formato de viñeta, en una ventana se ven dos vecinas charrando, en una plaza niños multirraciales jugando juntos, humanos coincidiendo en diversos lugares siempre con el mismo buen rollo, el amor floreciendo como las flores en primavera, enseñándose en su máximo esplendor.

 

23:00H Proyecto Coherencia Sevilla

 

Aquí he cambiado de música y está sonando El Padre Nuestro en Arameo, canto que me pone los pelos como escarpias cada vez que lo escucho.

Veo mucho rojo como si al final hubiera un incendio, rojo intenso que va caldeando el ambiente, pues bien la reacción no se hace de esperar y las habitantes de Sevilla empiezan a acercarse, la cúpula empieza a ascender desde el suelo, dejando a los músicos que interpretan tan bella obra como en una especie de pedestal alto, la esfera sigue subiendo hasta quedar próxima a la escasas nubes que decoran el cielo, las personitas empiezan a cogerse de las manos formando círculos alrededor de los cantantes, se generan varios círculos donde los apretones de manos son muy visibles, aceptando al compañero que tiende la mano, aun a pesar de no conocerse se regalan con sonrisas de esas que no salen del rostro sino mas bien del alma, el gentío se anima a cantar y entre todos elevan la vibración, las lagrimas discurren por rostros amigos, sintiendo el canto y el tacto de la mano que nos coge, el pecho vibra tanto como nuestro entorno, haciendo vibrar hasta la hermosa cúpula transparente con tintes rojizos.

 

En estos panoramas hay más detalles que luego se me olvidan, esto que he narrado es el grueso de la escena, sin embargo hay gestos que desde luego no puedo definir con palabras, lo que sí es verdad y aunque quede un poco cursi, se percibe una energía amorosa aflorando en cada mirada, en cada célula, en cada abrazo.

Os invito a que os lancéis poniendo palabras a vuestras visualizaciones.

Muchas gracias por participar en hacer nuestro mundo más bondadoso.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *