Pluma al viento

Escrito compartido por Jose Escudero Ramos. Madrid, 22 de febrero de 2019

Somos como una pluma al viento yendo de un lugar a otro de la casa, de la ciudad, de la Comunidad, del planeta…

Si pudiésemos pintar el rastro que dejamos a lo largo de un día podríamos hacer muchas metáforas y sacar algunas conclusiones, estoy seguro de ello. Cuando salgo a correr y conecto una de esas aplicaciones que marcan el recorrido hecho, lo observo, dibujo unas rayas por el mapa de la ciudad muy curiosas. Corro sin rumbo fijo, no me importa ir por aquí, sencillamente salgo y sigo mi instinto y las señales que me encuentro, de tal forma que a veces el recorrido lo marcan los semáforos, los coches, los pasos de cebra… y mi intuición. Al terminar el entreno, veo el mapa y su correspondiente dibujo y sonrío. Hace poco salí a correr y me dio por intentar plasmar un símbolo de Reiki en mi recorrido, fue gracioso, corrí por unas calles pensando que iban a quedar perfectos y cuando lo veo, buah, no tenía nada que ver con el hermoso boceto que había dibujado en mi cabeza. Había dejado mi intención plasmada en la ciudad, aunque el resultado no fuese perfecto. La próxima vez lo prepararé mejor pero ese día me dí cuenta de lo gratificante que es vivir espontáneamente, sin expectativas, sabiendo lo que queremos pero sin obsesionarnos por conseguirlo, viviendo con la seguridad que da saber que nos llegará en el momento preciso, cuando estemos preparados para recibirlo, ni antes ni después.

Si una pluma al viento pudiese elegir la dirección a dónde quisiera ir, no sería volátil, perdería una de sus características que la hace única.

Dejémonos llevar por la melodía de cada momento cuando nuestros guías nos saquen a bailar en el magno salón del palacio de la vida…dancemos sin miedo a ser pisados ni a hacer el ridículo. Riamos, riamos sin razón pero con todos los sentidos. No hace falta hacerlo perfectamente, disfrutemos de este momento sin miedo a vivir.

Somos como una pluma al viento cuando dejamos fluir, cuando no somos en exceso rígidos, cuando nos amoldamos a las circunstancias del día a día.

Soy libre, como una pluma al viento… el que me lleva a donde justamente tengo que estar.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *