Mi calma, pensamiento compartido por Desam. Ferrández

Castellón, 5 de octubre de 2017

Redacción: Desam. Ferrández

 

Parece ser que vivimos en un mundo donde todo es cíclico, y digo esto porque  en este momento parece que se repiten las historias de antaño. Estamos en el siglo XXI y sin embargo hay prohibiciones, persecuciones, odio, drama… observando me recuerdan al tiempo de la Inquisición o de las guerras entre hermanos, sí, digo bien, entre hermanos, ya que al final los humanos somos”todos hermanos” y según nos han dicho hechos a imagen y semejanza “DE”.

Cíclicos porque hay un periodo de bonanza y luego una etapa de crisis, salimos de ella para vivir un tiempo de bonanza y luego otro de crisis, miramos atrás y se ven estos altibajos aunque a mí se me antoja más como una montaña rusa, similar a como yo vivo mis emociones, a veces arriba y otras veces abajo.

En mi círculo más próximo vivo un mini asedio por superioridad, miedo y poder.

Es como sí un reflejo diminuto se estuviera viviendo en casa, un reflejo político y social de España, ¡Como son las sincronicidades!

En el otro extremo total de este desvarío, los milagros siguen aconteciéndose, seres maravillosos siguen engendrándose, almas blancas y puras nacen en este preciso momento trayendo “el pan” y la alegría a cada hogar .Por otro lado la tecnología avanza y además nos hacen la vida más fácil, los hogares están llenos de aparatos y progresos ayudando a que nuestras tareas sean más rápidas y eficaces.

Los inventos no paran de germinar cual  milagros, en el programa del Hormiguero, dirigido por Pablo Motos, regalaron unas gafas maravillosas que permiten ver los colores de los objetos a las personitas daltónicas.

Poder ser testigo de la cara que pone un joven que nunca ha visto el color y en un instante, enfrente de él, observa todo el color maravilloso de frutas y flores, en un bodegón precioso… eso es algo que seguro su mente jamás habría imaginado, ya que no lo conocía y de repente, simplemente con unas gafas puede apreciar la maravilla de la naturaleza y podrá ver el color del arcoíris, otro milagro que podemos contemplar en cuanto  llueve.

Y sí, sí quiero ver los milagros, la emoción y las lágrimas de ese joven y sus compañeros, no tienen desperdicio, quiero sentir el amor y seguir creyendo en el ser humano.

Todo sucede el mismo día, España tiembla, los milagros se acontecen, mi calma se desmorona, seguramente en algún momento se me han contagiado las lágrimas  por el sufrimiento, quizás en algún momento mi alma llora, sin embargo al momento siguiente estoy pensando… yo, desde mi diminuto ser comparado con la grandiosidad del planeta, ¿Para qué narices he venido?, ¿Qué puedo hacer en este momento? y es tan, tan obvio para mí que ayer mismo, en una conversación con una compañera me contestaba yo a mí misma mientras le decía: no te puedes llevar su sufrimiento, es su sufrimiento no el tuyo, abraza, comprende y ama.

Esto lo recuerdo en  mi meditación del día y ha sido igual de obvio, es como “¡Desam! te lo dijiste ayer mismo, desde La Paz del corazón abraza, comprende y ama, sin dejarte arrastrar por la ira y el odio, aunque quieran sacudir tu calma”

Eso sí, quiero ir el sábado 7 de octubre, a las 12 am, a la puerta del Ayuntamiento vestida de blanco y con globos del mismo color para pedir por la paz, aunque primero he de llegar a mi paz.

Lo que también quiero hacer es pasear por las calles de la capital, imaginándome un instrumento maravilloso qué va dispersando y repartiendo amor, emitiendo notas de ternura y sonrisas, como si fuesen transparentes y perfectas pompas de amor.

Cada parte quiere tener la verdad, su verdad… ¿Quién es el verdadero dueño de la verdad? A veces nos metemos en discusiones creyendo que tenemos la verdad absoluta y está muy lejos de la realidad, porque cada uno tenemos la nuestra propia, si en ese momento yo entro en esa discusión, pierdo la calma, dejo que golpeen mi paz y me enredo en sus líos, ni gano nada, ni soy mejor, por lo que soy cautelosa y mido mis palabras, a veces un silencio es valioso, e incluso un oído ecuánime es más acertado que mil razonamientos.

Paso la jornada sin necesidad de convencer a nadie de mi punto de vista ya que quizá solo sea mi realidad actual, quizás mañana reaccione de otra manera, aunque hoy escucho y no participo de ninguna provocación.

 

 

Bookmark the permalink.

4 Responses to Mi calma, pensamiento compartido por Desam. Ferrández

  1. Loli says:

    Mi querida Desam, tu ya dispersas y repartes Amor. Lo estás haciendo desde el minuto cero desde que yo te conozco. Es una bendición hablar contigo y compartir cosas. Gracias por estar en mi vida.

  2. Alicia says:

    El amor lo puede todo. Gracias hadita por abrir siempre tus brazos para un abrazo.

    • Desam says:

      Gracias linda. Cierto el amor lo puede todo y es lo que nos mantiene en pie, para seguir repartiendo cariño y sonrisas, incluso con días un poco mas nubladillos ja ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *