Mentiras. Cuento por Desam. Ferrández

¡Mamá, mamá!

 ¿Porque mienten las personas? pregunta la pequeña sin poder contener el llanto.

 ¿Qué Pasa Chiqui? pregunta la madre mientras abraza a la desconsolada niña.

 Una compañera le ha dicho una mentira a una amiga diciendo que yo bla, bla, bla…

 ¿Tu amiga se lo ha creído?

 Sí.

 Tu amiga te conoce, dile la verdad.

 Ya lo he hecho y dice que no sabe a cuál de las dos creer ¿Para que mienten?

 Ven Chiqui siéntate aquí, la madre sienta en su regazo a la pequeña.

 A veces las personitas mienten para conseguir algo, otras veces para no responsabilizarse de algo y otras quizás por miedo a represalias.

Mami tú dices que no son buenas las mentiras, aunque no entiendo porque si con ellas consigues cosas.

Porque lo que se consigue con mentiras hace daño a algún ser inocente y confiado, como a ti te acaba de pasar y además te diré una cosa, al final la verdad siempre sale a la luz.

También hay una ley universal que dice que todo acto te es devuelto, aunque no se sabe en cuanto tiempo.

No comprendo

A ver te lo explico con un ejemplo:

El otro día tu abuelo te trajo un regalo y dentro de él había una tarjeta que decía que te amaba, además el abu te regalo besitos; ahora se acerca su cumpleaños y ya estamos pensando en un regalo para él e igualmente también pondremos dentro una tarjeta que diga que le amamos y le obsequiaremos con besitos y sonrisas.

Comprendes ahora; el yayo dio amor y recibirá amor.

Ahora sí mami.

Explícamelo tú con un ejemplo:

En clase hay una compañera que le gustan muchos los bocadillos que me preparas y me pide un trozo muchos días, yo se lo doy y ella a cambio me da unas galletas.

Ja ja ja valdría como ejemplo, además podrías dárselo con una sonrisa.

Ya lo hago mami que a mí me gustan mucho sus galletas.

Pues ves ya tenemos dos ejemplos, “das amor, recibes amor” “das comida, recibes comida” de la misma manera si dices mentiras, recibes mentiras.

Un consejo chiqui sé sincera contigo y con los demás, se amable con todos y recibirás buen trato, no juzgues a los demás por sus actos ya que no sabemos por qué situación están pasando, trata a cualquier ser como te gusta que te traten a ti.

“Sonríe y ama” que ese acto llega muy lejos.

“Gracias mami” dice la pequeña con una gran sonrisa y con la felicidad recobrada.

 

Desam. Ferrández

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *