Meditación de gratitud

Foto: Jose Mª Escudero Ramos

Meditación por Jose Mª Escudero Ramos

Cerramos los ojos, respiramos fuertemente tres veces…

Exhalamos, inhalamos tres veces. Tras ello ralentizamos la respiración…

Inhalamos y sentimos como el oxígeno llega a los pulmones…una célula va al corazón, elimina las emociones negativas, sentimos todo amor.

De ahí va al cerebro, elimina las ideas negativas.

Sentimos todo lo positivo de nuestro día.

La célula recorre la silueta del cuerpo por dentro, cabeza, tronco, piernas, píes, ahora que conoce el cuerpo hace lo mismo pero como si fuese una chispa de luz.

Recorre el cuerpo dejando una estela, una silueta de luz.

Somos luz.

Ponemos nuestras manos en paralelo sobre los muslos.

Imaginamos que hay una caja dorada entre ellas.

Abrimos la caja.

Observamos que dentro de la caja hay un pergamino y una pluma antigua, la acercamos a un tintero que contiene tinta dorada y escribimos un deseo que queremos que se cumpla en el pergamino, con la pluma antigua.

Visualizamos la punta de la pluma deslizándose sobre el pergamino, dejando nuestro deseo escrito en hermosas letras doradas.

Plegamos el pergamino y lo metemos en la caja, cerrándola.

Mandamos energía a nuestro deseo y agradecemos con la alegría de como si estuviésemos disfrutando de nuestro deseo una vez conseguido.

Lo hemos conseguido y estamos felices.

Agradecidos y muy felices.

Ponemos una de nuestras manos en el hombro contrario, es decir, la mano derecha en el hombro izquierdo y viceversa…nos damos un abrazo.

Nos amamos.

Sentimos la gratitud plena en nuestra alma.

Gracias, gracias, gracias.

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *