Meditación de gratitud por la comida

Meditación de gratitud por la comida

Antes de empezar agradece a toda las personas que están contigo por compartir las viandas y a los que no están por haber compartido experiencias y vida.

Cada vez que nos alimentamos estamos haciendo que el ciclo de la vida siga su curso. Alimentamos a las células de nuestro cuerpo a la vez que alimentamos las células de la humanidad que somos nosotros.

Con cada acto de cortar con el cuchillo, usar la cuchara o clavar el tenedor agradecemos a la tierra por todo el sustento con lo que nos provee y comamos lo que comamos agradecemos al ganadero, agricultor, transportista, comercial, tendero…a todos los que han hecho posible que esté la comida en tu plato.

Agradecemos a la Madre Tierra, a la Naturaleza, al agua, al Universo, a la Fuente, a tu Dios.

Agradecemos al cocinero a quienes sirven los platos y a quien los recogen, a  todos los comensales y compañeros de mesa.

Sonreímos y disfrutamos. Amamos la comida.

Agradecemos todas las bebidas,  todos los platos, los aperitivos, los postres, el vino, el agua. Bendecimos cada bocado. Somos conscientes del acto de comer. De lo afortunados que somos. Vivimos en el aquí y el ahora, saboreamos como nunca la comida. Somos afortunados. Somos Luz y amor y agradecemos que todo lo que nos hace felices, hace feliz a toda la humanidad, elevando la frecuencia de todos los corazones con los que nos cruzamos y por ende del planeta.

Gracias.

¡Buen provecho!

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *