Experiencia en un taller de Marilyn Rossner

Castellón, 20 de marzo de 2018

Experiencia compartida por Jose Mª Escudero Ramos

 

 

Estuve haciendo un curso de mediunidad con Marilyn Rossner. No estuvo mal pues aunque no me dijera muchas cosas nuevas sobre como canalizar o conectar con los guías, sí me ofreció dos o tres pistas que me pueden ayudar en mi camino de evolución.

En el trascurso del taller nos contó una cosa muy hermosa: el fin del mundo no vendrá por un mundo en  guerra, sino  por uno en paz. Me hizo reflexionar. Si realmente somos seres espirituales jugando en un plano físico,para tener experiencias, lo suyo es que el fin del mundo no llegue con una guerra, pues las guerras son las grandes fórmulas para tener experiencias. El fin del mundo, tal y como lo conocemos, llegará cuando todos hayamos encontrado la paz, cuando dejemos de tener miedo a la muerte, cuando entendemos el sentido de nuestro vivir y trascendamos. 

El fin del mundo parece que no está cerca, hemos de trabajar espiritualmente por la paz, sin miedos, sin expectativas y sin esperar nada a cambio, solo amor, la frecuencia que eleva a toda la humanidad.

Cuando no haga falta tener más experiencias como seres humanos, llegará el fin de un mundo tal y como lo conocemos ahora para que nazca uno mejor.

Entre ejercicio para ver el aura y ejercicio para conectar con nuestros guías, Marilyn se acercó a algunos asistentes y nos dio mensajes. Al último al que se dirigió fue a mí. Me preguntó con respeto ¿quieres que hable contigo?, respondí que sí.

Me dijo que tenía mi mochila siempre preparada para viajar, que se iban a cumplir todos los objetivos que tengo ahora entre manos y que veía a un líder espiritual indio nativo americano que me iba a guiar ahora, Alce Negro.

También  me dijo que tengo “cosas” de muchas naciones, entendí que a lo largo de mis reencarnaciones, he podido vivir en muchas naciones, aprender de diferentes culturas.

Todo cuadra. Me encanta. El fin de año de 1996 estuve hablando con unos amigos sobre Alce Negro y los indios nativos americanos, su espiritualidad y amor por la Madre Tierra y al Gran Espíritu creador. Con  los que me sentía muy identificado. Ahora vuelve a mí.

Me encanta curiosear, experimentar, ver los puntos en común que tiene las diferentes formas de pensamiento. 

Soy un nómada espiritual con ganas de compartir, de entregarse a la humanidad.

 

Tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *