En la luz del tránsito. Cuento por Jose Mª Escudero

Mis últimas palabras fueron: Hoy me siento más vivo que nunca…y así fue, ese instante amé la vida como si fuese mi último día…

Jajaja, al  parecer he muerto es ese plano…es curioso como dejas de sentir, sin embargo sigo sintiendo…¿Es una incongruencia? ¿Será posible?

Con todo lo que sé y estoy aquí escuchando mi propia voz. Claro ¿con quién voy a hablar en este plano?

¿Tengo tantas preguntas por hacer que si me encuentro con otra alma la fusiló a preguntas? Quizás ahora no sea el mejor momento para hablar de fusilar, jajaja…

Mirando atrás, justo al momento de la transmutación, ¡cómo me sentí de vivo! Hubo un momento de especial lucidez justo después del última exhalación…seguramente como encarnado podríase pensar que nos estamos aferrando a la vida pero desde este plano os puedo decir que es como una liberaciónperdóncomprensiónamorabsolutoconfianza…no sé si me llego a explicar…ese suspiro profundo de paz. Ves la luz, sigues adelante y ves unos guías que van de blanco…todo perfecto, pero antes de poder preguntar nada estoy aquí con mi monólogo, sin embargo no me encuentro mal. Sigo en paz. Siento amor.

 

-Hola

-Hola ¿quién eres?

-Soy tu guía en este tránsito.

-Hola, hola…es curioso con todo lo que se ha dicho sobre esto, todo lo que he creído aprender y ahora estoy aquí, no sé por dónde empezar.

– Te voy a contar algo sobre las experiencias…lo que yo he vivido a la edad de quince años terrenales en 1870 no es lo mismo que tu hayas podido vivir con 15 años en 1960. Los condicionantes geográficos y contextuales sirven a cada uno en cada momento en cada vida…¿Cómo te explicarías a ti mismo tus “errores” de cuando eras adolescente? ¿Y a otros adolescentes 30 años más tarde? Ni siquiera tú mismo podrías entender a ese adolescente que eras… cada uno tiene que vivir su “proceso de formación” en cada fase, cada espacio, cada tiempo, cada momento.

-Pero ¿Con que fin? La vida es un juego precioso, igual que la muerte. Encarnamos y desencarnamos. Somos seres de luz que cambiamos de frecuencia para seguir una evolución terrenal y espiritual, somos como constelaciones, cada luz, cada brillo, tiene un sentido en este universo que formamos. Cada vez que se apaga una luz, vuelve a la Fuente, como tú.

– ¿Estoy ahora en la Fuente?

– En verdad nunca la abandonamos, solo que la vivimos de otra forma, como cuando eras adolescente…

– ¿Entonces por qué hay tragedias y sufrimiento si estamos siempre en la Fuente de luz?

– ¡Ay! ¡Cuánto daño hacen los conceptos! Sufrimiento, dolor, pena, alegría, tiempo, culpa…conceptos y apegos.

– Ya, eso es muy budista…

-Buda es un ser iluminado muy consciente. Tuvo una vida muy fácil y fíjate hasta dónde llego. ¡Imagínate hasta dónde puende llegar los planes del universo creador! No hay límites.

– Ya, claro, pero eso no quita para que sintamos…!tenemos sentimientos! Eso es innato del ser humano…

– Sí, nacéis felices, sin conocer el odio. Según crecéis se os inculcan unos valores determinados dependiendo de vuestras circunstancias…

– Eso lo dijo Ortega Y Gasset…

– Sí, está todo dicho. Solo tenemos que integrarlo. Yo soy yo y mis circunstancias y eso mismo es lo que nos hace juzgar y sufrir. Si de verdad dejamos las creencias limitantes y vivimos como observadores, agradeciendo cada instante, sea como sea, sin resistencias ni apegos, entonces es cuando de verdad no habría sufrimiento.

-Claro, eso también lo he leído pero no lo he podido integrar, es difícil vivir en esta sociedad y no tener apego…

– ¿tTe ha costado dejar tu cuerpo físico?

– Realmente no.

– Entonces no tenías tanto apego…

– Uno sabe que al morir solo se lleva las experiencias…

– Aja, exacto.

– A más experiencias, mayor riqueza.

– También hay que saber digerirlas, no vale con experimentar…borracheras de aventura, puenting, correr, montar en bici, caminar por las montañas, nadar, hacer caminos, cada uno el suyo… También hay que saber sacar conclusiones de cada fase, de cada paso.

– Si te pierdes, te encuentras. Si te caes, te levantas…si te duele, preguntas Para qué a mí, para que ahora.

– Exacto. Esas son las preguntas clave. La mayoría nos hemos limitado a preguntarnos ¿Por qué a mí?, lamentándonos, la clave es esa…¿Qué es lo que tengo que ver ahora? ¿Para qué me sirve la experiencia buena o mala en este momento de mi vida?

– Y agradecer cada aprendizaje, ya sea aparentemente malo o bueno, Si es malo y aprendes, deja de ser malo para ser bueno, jajaja.

-Eso es.

– Me encanta. Y ahora ¿Qué hago aquí? ¿Qué hacemos?

– Ahora te tienes que desprogramar y prepararte para el siguiente viaje.

Digamos que es como si fueses a jugar otra partida de la vida, tienes que asimilar lo vivido encarnado y como luz que eres ahora, has de volver para seguir siendo “alumno y maestro”, discípulo del universo. Te he de decir que vas muy bien.

-¿Hay un número determinado de reencarnaciones? ¿En qué fase estoy?

– Yo soy tu guía del tránsito. No te puedo decir mucho más. Posteriormente pasaras a otro nivel donde podrás hacer más preguntas. Mi labor es darte la bienvenida y hacerte sentir cómodo. No todos vienen como tú, muchas veces vienen desencarnados muy confusos, con muchos apegos, con asuntos pendientes…

-¿Qué pasa con ellos?

– Pues que no quieren pasar a la luz. Se quedan perdidos, confusos en el plano físico. Por suerte, tenemos grupos de trabajo que nos ayudan a que sigan su camino.

-¿Tenéis gente trabajando para vosotros?

-Para nosotros…encarnados, desencarnados, seres de luz. Trabajan para y con los Maestros Ascendidos.

– ¿Podría contactar con ellos?

– Todo se verá en su momento.

– ¿Hay mucho desencarnado vagando por el plano físico?

– Alguno hay, en algunas películas lo plasman muy bien… alguno que ha llegado de ese plano nos ha hablado de la película Ghsot o de la serie Entre Fantasmas…

– Yo siempre tuve la intuición que eso era real…¿Entonces aparecen así y hasta que no dejan zanjado ese asunto pendiente no pueden avanzar?

– Más o menos…no quieras saber tanto tan deprisa.

-Asegúrate de que tú lo tienes todo bien zanjado y de qué quieres seguir…avanza por ese túnel de luz y tras esa puerta dorada, llegarás a la compresión del todo…

– Estoy deseándolo…ahora sí que tengo preguntas…

-Pues se bienvenido…tu gente te ama y te está esperando.

 

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a En la luz del tránsito. Cuento por Jose Mª Escudero

  1. Me encanta, de hecho es la primera vez que leo este material y me encanta que en mi libro el privilegio de vivir, yo plasmo una historia de un pastel, donde comento algo parecido y bueno mientras leía me da gusto ver que nuestras mentes están conectadas, aun sin conocernos físicamente, eso me lleva más a visualizar una sola mente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *