El negocio de la educación

Pensamiento compartido por Jose Mª Escudero Ramos

Madrid, 6 de julio de 2018

Hace unos días me llegó un mail de una universidad privada, ofreciéndome una beca para hacer un master de entre muchas opciones que tienen en catálogo. Mandé un mail para interesarme por uno de sus cursos, al día siguiente, muy eficazmente, me llamaron para informarme de los precios y duración. El curso cuesta siete mil euros pero bonificado con la beca, sólo hasta el 30 de junio, hubiese pagado nada más que 2.800 euros. Un chollo, 4.200 euros que me regalan porqué sí. Mi siguiente pregunta es dónde se realiza el curso. “Online” me responde, y tengo seis meses para hacerlo. ¿Online?¿”.2.800 euros?

 Estamos viviendo un momento muy interesante en la sociedad, yo creo que no ha habido nunca más facilidades para estudiar como ahora, puedes hacer cursos y talleres desde gratuitos a muy caros, online y/o presenciales. Parece como si tuviésemos una necesidad crucial de “demostrar lo que sabemos” a través de títulos que acabaran adornando las paredes de un despacho o consulta.

¿Qué necesidad tenemos de mostrar títulos cuando no se saben defender con nuestros actos o conversaciones? El modelo de educación es malo y altamente desmotivante, se estudia para pasar pruebas no para adquirir conocimientos. Una vez pasas las pruebas, consigues títulos decorativos ¿Y luego qué?.

Mi hermano, que estudió, hace ya décadas, en una prestigiosa universidad jesuita, me contaba hace poco que uno de sus mejores profesores, les reconoció que “Lo que van a estudiar aquí lo les va a servir de mucho, pero si es importante el grupo de compañeros, los contactos que hacen en estas aulas, los amigos de ahora, mañana estarán dirigiendo una gran empresa, o serán presidentes de una compañía, o incluso de gobierno. Ustedes no pagan por aprender, pagan por hacer contactos”.

Wow, vaya confesión. Entonces, ¿Para que sirven los Masters online?

Vivimos el gran momento del negocio de la educación y cuidado con esos cursos tipo “traje nuevo del emperador”, no es todo como nos lo venden…¿Realmente me regalan 4.200 euros por un curso online? Miedo me da de estar tirando 2.800 euros.

Recuerdo cuando la experiencia se adquiría siendo aprendiz y se aprendía de un maestro.

 

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *