El alma de una ciudad, pensamiento compartido

3 de agosto de 2018.

Limpio, Paraguay

Jose M Escudero Ramos

 

Es muy hermoso poder ver el alma de las ciudades, que no es otra que el de las personas que la forman.

Cuando te mueves por el mundo como viajero en lugar de como turista, sientes latir los corazones de todos los que te rodean. El tiempo no existe, madrugas, te vas a la cama pronto, sigues el biorritmo que marca la luz del sol.

Hace unos días íbamos, Desam y yo, hacía el colegio en el que estamos colaborando ahora  en Limpio, Paraguay, yo llevaba la cámara en la mano, de pronto vemos a una señora muy mayor acompañando a tres cabras, nos imaginamos que las llevaria a pastar. Dimos los buenos días a la señora y nos responde “Y ahora una foto, ¿no?” La verdad es que tenía unas ganas locas de hacer la foto pero íbamos con prisa, así que respondí “hoy no, la dejamos para otro día”.

Solemos salir a caminar, no tenemos una hora fija, el sábado salimos muy pronto para poder aprovechar el día, al pasar por una casa vimos a una señora barriendo, nos mire y dice ¡qué guapos!. Yo me fui tan feliz a casa. Al poco me entero de que Guapo se dice a las personas trabajadoras, a las que madrugan para cumplir un compromiso.

Estamos viviendo unos contrastes muy interesantes que esperamos poder ir contando con ecuanimidad. 

Hay tanto amor en estas personas que nos rodean, bellas almas que hacen un barrio, una ciudad, un país: Paraguay.

Gracias por acogernos con tanto amor.

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *