Editorial de septiembre – Percepciones

Percepciones

Cuando viajas, todo se relativiza. Cuando cruzas la línea del ecuador, cambian las percepciones, el agua cae por el desagüe al revés, las energías fluyen a la inverso, que no al contrario. Ir en contra es cuestión de percepción. Para un español que viaja a Inglaterra, por ejemplo, los coches conducen por el carril contrario, a la inversa, pero lo mismo piensan los ingleses cuando viajan a España.

Durante mis primeros días en Paraguay, al levantarme de la cama sentía como un mareo y me tambaleaba, no llegaba a ser mareo, era como cuando subes por una escalera mecánica parada, esa sensación de ir en contra del sentido en el que gira el planeta, pero ¿en qué sentido gira cuando cruzas el Ecuador?

Las percepciones que se tiene de la gente cuando en vez de pensar con la mente, sientes con el corazón, son tremendamente positivas.

Cuando unes los viajes con las percepciones y dejas fluir, viviendo un  instante tras otro, sin expectativas, sin prisas, sin control exhaustivo del tiempo, todo es un regalo. Ahora estamos viviendo un momento precioso en el que constantemente cumplimos con nuestras obligaciones y citas puntualmente, mientras dejamos pasar la vida disfrutando de cada instante, percibiendo cada momento como único, sintiendo el aquí y el ahora como continuos regalos que nos hace el universo.

Nos sentimos tremendamente afortunados, aprendiendo un nuevo lenguaje, nuevas formas de agasajar siendo agasajados, aprendiendo mientras enseñamos, aceptando mientras compartimos, Todo es cuestión de percepciones, las nuestras ahora son de abundancia, justo cuando menos cosas materiales tenemos.

Estamos con todos los sentidos conocidos abiertos, hasta con el sexto sentido, el de la intuición.

Estamos viviendo, que no es lo mismo que estar vivos, pues estar viviendo es vivir en presente continuo, es vivir en meditación activa, en conexión con la fuente, sabiendo que todo lo que es y está por venir es perfecto. Por cierto, que hermosa palabra es porvenir, suena a confianza y nosotros hoy confiamos. ¿Por qué no hacerlo si todo es perfecto?

Jose Mª Escudero Ramos

Editor de Revista IMO

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *