Editorial de diciembre

Al final acabaremos en la calle dándonos de…

 

Hace unos meses pude entrevistar a Silvia Leal, doctora, experta en inno-liderazgo y transformación digital. Durante la charla que mantuvimos me abrió los ojos sobre un asunto: cómo se crean los estereotipos. Y lo hizo con una pregunta ¿cómo salen los que trabajan en  informática en todas las series? Frikis gordos trabajando en una cueva… y bastante antisociales. Y no es verdad.

Fue entonces cuando caí en la cuenta… de un tiempo a esta parte se está creando el estereotipo de persona vinculada de alguna forma al mundo espiritual como de estúpidos “zen de amor, paz y chacras”. Siempre nos pintan de tontos, como si en vez de incienso nos pusiésemos barritas de marihuana. Así se va generando una corriente de opinión adversa al mundo espiritual.

Continúa la persecución con las noticias en medios de comunicación que desinforman y manipulan. Yo no me siento agredido cuando se refieren al reiki como pseudo-ciencia o pseudo-religión porque no es ni ciencia ni religión, por lo que tampoco pueden ser pseudos….por mucho que repitan la mentira no la harán verdad, aunque algunos, por ingenua ignorancia, les puedan llegar a creer. Claro, lo dice la prensa ¿cómo van a mentir?

El uso que se da a las palabras y a las noticias hace que veamos la vida de una forma o de otra. No nos informan de cuanta gente se cura de cáncer, nos cuentan cuantos mueren. Nos dicen que el tabaco mata pero no nos dicen cuanta gente vive a pesar de fumar, ni cuántos  de esos que mueren, no por el tabaco, sino por los químicos aditivos que llevan los cigarros y ¡ojo! que yo no defiendo el fumar.

Nos venden las noticias que informan los muertos por un tratamiento “alternativo”… no hay alternativas, debería de haber integración. No se habla de cuantas muertes hacen falta para retirar una vacuna o cuantas enfermedades generan las medicinas con sus efectos secundarios. Aunque es cierto que ahora también hablan de los errores médicos, de los abusos o de la deficiente comida en los hospitales…¿es que nos quieren enfrentar? ¿Querrán que la sociedad muera de desconfianza? A mí me encanta saber que los placebos curan, si curan los placebos ¿cómo no va a curar una medicina? Normal, y ahora pregunto ¿no será que el enfermo quiere sanarse? Emociones, fe, confianza en sí mismo…Una enfermedad puede cambiar una vida, esa es la verdadera alternativa: que nada vuelva a ser como antes, pero en la medida en que se retoman costumbres y se vuelve a perder el amor a la vida, la fe y la alegría de estar vivos…se recae.

A mí me dan ganas de decir a todos estos inquisidores que no somos así, que muchas veces los que andamos en el camino de la búsqueda de la luz podemos pisar el valle de las sombras, que sabemos pasar de la meditación al mindfulness en un momento, así que si no me entienden podemos salir a la calle a discutir nuestras diferencias, aquí y ahora, a base de darnos de leches, bueno de tortas que los veganos no damos de leches (sarcasmo). Seguro que tras la pelea acabamos tan amigos. “Yo te convenzo a ti de que no somos tan pacifistas y tú a mí de que tras una situación dramática puedes encontrar el camino de la paz, de que la conciencia se recupera tras superar un shock” y todos contentos, la sociedad seguirá su curso de baja frecuencia.

Entre la luz y sombra, la diferencia es una penumbra…se puede arreglar a golpes, pero eso sería darles la razón y no somos tan tontos. Yo soy de los que piensan que todo se puede dialogar y para ello uno se tiene que hacer respetar, sea cual sea la idea que represente, con coherencia.

Así que comprensión, amor y respeto para ellos también. Todos esos críticos tienen que hacer su papel en este plano también. Algún día verán que esos que nos pasamos el día hablando de “amor, paz y chakras” somos felices, entonces nos preguntarán cómo lo hemos conseguido. Y si hemos de “acabar en la calle” que sea para darnos de abrazos, que es otra forma muy hermosa de compartir energías, de meditar y de abrir conciencia, aunque a algunas personas les cuesta. Sin juzgar y sin nada que temer,  todo está bien tal cual es, somos amor y esa es mi forma de vida. ¿Qué le voy a hacer? Amar hasta que el bien prevalezca sobre el mal. ¿Qué está bien y qué está mal? Habrá que seguir meditando las respuestas para poder hacernos más preguntas… antes de acabar en la calle.

Jose Escudero Ramos

Editor de Revista IMO

Fundador de Susurros de luz

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *