Curar en silencio

Artículo de opinión escrito por Jordi Gracia
Valencia, 5 de noviembre de 2018

 

Corren tiempos difíciles en nuestro país para las terapias naturales. No hace falta estar muy introducido en el tema para conocer la cantidad de campañas de desprestigio, de miedo al usuario y de denostación del profesional sea o no sanitario.

Desde el gobierno, la oposición y los lobbits farmacéuticos se lucha para lograr la erradicación de las terapias naturales, a las que ellos llaman pseudoterapias, las complementarias a las que denominan pseudociencias, y los profesionales que las practican. Los colectivos sanitarios en su defensa se autoproclaman los únicos capacitados para su uso echando culpas sobre los no sanitarios a los que es moda denominar “curanderos”.

No es objeto de esta breve lectura el tratar de defender la medicina natural, tradicional y ancestral pues hay mucha literatura, incluso científica, que lo hará mejor que un servidor.

La cuestión es que ante momentos convulsos si luchamos contra las olas, moriremos ahogados. Lo que debemos es saber nadar para, cual peces, salir vivos de la tormenta.

 

Desde que el hombre está en la tierra otros hombres se dedican a ayudarlo a sanar de sus dolencias haciendo uso del sol, el agua, las plantas etc. 5.000 años, tal vez más, sanando con la acupuntura, 200 con la homeopatía…y así podríamos hablar de todas y cada una de las terapias naturales. Siempre con una concepción holística, siempre ayudando y acompañando al enfermo hasta que su cuerpo se curase.  Ahora en el nombre de la ciencia y con la oscuridad inquisitorial que caracteriza estos actos, lo que sanaba mata, el que sabía no sabe, estafa y solo queda una vía para la salud, que nos lleva al mundo de los fármacos, la única solución, la salvación.

Aprendamos de los antiguos chamanes, los mal llamados brujos, los alquimistas, los médicos descalzos…aprendamos a trabajar en silencio y a hacer lo que mejor sabemos hacer, con las técnicas y los medios que heredamos de nuestros antepasados.

No necesitamos demostrar nada, no necesitamos ni marketing, ni ser mediáticos, ni una lucha encarnizada contra nadie. No necesitamos informar ni desinformar, no es nuestro trabajo ni nuestra misión de vida. Sigamos dedicándonos a ayudar a quien nos pide ayuda, quien sabe que podemos ayudarle con su cuerpo, con su mente, con su espíritu, quienes le vamos a acompañar en su proceso. Y para eso necesitamos solo una cosa más, silencio.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

4 Respuestas a Curar en silencio

  1. Mayte Sapena dice:

    Perfecto, total reflejo de la realidad

  2. Fran dice:

    Sencillo y maravilloso
    Gracias Jordi

  3. María Pilar Expósito Morales dice:

    Jorge, es cierto que hay muchos intereses creados por la industria farmacéutica, que no quieren perder ningún trozo de la tarta. Cuando realmente pueden convivir las terapias naturales con la medicina tradicional.
    Me han demostrado las terapias naturales que son buenas y funcionan y las apoyo totalmente.

  4. Pili dice:

    Confío plenamente en las terapias naturales porque me han demostrado que puedo creer en ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *