Crónica de la Jornada por el bienestar emocional en beneficio de MEF2C

Castellón, 19 de junio de 2017

Redacción: Jose Mª Escudero Ramos

Desde hace varios meses que Revista IMO, junto a las asociaciones Namasté La Plana y Antupainco, han estado preparando un evento muy especial en beneficio de la Asociación MEF2C, compuesta por 4 familias españolas que tienen cuatro hijos enfermos de una enfermedad considerada ultrarara. Crearon la Asociación MEF2C para poder pagar la investigación médica que lleva a cabo el doctor Stuart Lipton en la Universidad de California en San Diego.

En ésta ocasión nos pusimos en contacto con un local muy especial, Ruta 175. Allí estuvimos todo el sábado 17 de junio dando Reiki, Técnica Metamórfica y terapias sonoras con Cuencos de cuarzo. Para terminar la jornada estaba previsto hacer una meditación vibracional pero debido a que había venido muy poca gente y el local no era adecuado para eso, Gregorio y Carmen nos hicieron ver que lo mejor era cambiar de ubicación. Encontramos la solución gracias a la generosidad de Desam.

Resultó una jornada curiosa, para meditar, hacer examen de conciencia y sacar conclusiones.

Después de todo el día, pude ver la cara de satisfacción de los padres de Celia y di por bueno todo el esfuerzo realizado y tiempo dedicado, no solo por la Revista IMO contactando con todos los colaboradores, haciendo el cartel, buscando la ubicación, difundiendo…sino también por parte de todos los voluntarios que dejaron de hacer cosas un sábado de junio por apoyar la noble causa de la ASL MEF2C; de todos los que han compartido el evento por redes sociales; de los que han apoyado de alguno forma el evento de la manera que fuese y ¿qué decir del esfuerzo de Gregorio y Carmen que vinieron desde Montserrat para hacer la meditación Vibracional?

Uno pone expectativas, ya sé que no se debe hacer, pone ilusión y se esfuerza en hacer las cosas bien, y cuando no salen como resulta, viene un sentimiento de desasosiego que una vez integrado, personalmente, me hace reflexionar. Y de esta forma, mi compañera Desam y yo pudimos compartir, dos días después, pensamientos sobre la jornada.

Lo primero de todo, la ubicación no fue la correcta, el local está bien para lo que es, reunión de amigos, fiestas, miniconciertos, pero no para hacer unas jornadas de bienestar emocional…estaba muy lejos del centro de la ciudad y muy cerca de una avenida muy transitada y, aunque en plena sesión de reiki te aíslas, si resultaba un poco molesto el paso de los coches, motos y camiones.

La fecha, quizás no fuese la mejor…había muchas celebraciones de fin de curso. Al no ser yo de Castellón, no caí en la cuenta de la celebración de esos festivales en un sábado.

También creo que organizamos con demasiada antelación el evento, así hace seis meses todo el mundo dio como buena la fecha, a la hora de la verdad no vinieron todos los que confirmaron al inicio del proyecto.

Junio es, presumiblemente, un mes de mucho calor, este además es especialmente caluroso…apetece más una de playa que una de reiki…

La jornada se ha difundido muy bien, hemos salido en 7 medios digitales y hemos puesto carteles en muchos lugares de la Ciudad. El evento creado en Facebook  ha sido visto miles de veces, compartido más de ciento cincuenta…¿Por qué ha venido tan poco gente? ¿Tan poco atractivo resulta un evento de estas características? ¿Con meditación vibracional, cuenta cuentos entre cuencos y Jam Session?

Hacemos estos eventos para tener una excusa para reunirnos todos los terapeutas y maestros de reiki y poder dar o recibir una buena sesión, difundir aquello que tanto nos gusta pero después de lo visto…¿No habrá demasiada oferta para tan poca demanda?

Algo estoy haciendo mal…y he de meditar bien para poder mejorar, si es que organizamos otra.

Jesús, el padre de Celia, quedó contento porque se recaudó más dinero que en otro evento que tuvieron la semana anterior y eso fue gracias a la aportación que hicimos los que estuvimos ahí dando y recibiendo terapias; a lo que pudo vender la asociación en su pequeño puesto donde ofrecían tazas, pulseras y unos artículos hechos por los compañeros de colegio de Celia. Según nos contaron Amanda y Jesús, la clase de Celia hizo como una empresa y fabricaron artículos que tenían a la venta…hasta les pusieron envoltorio y precios. Solo por conocer este tipo de historias es lo que me hace sentir que el esfuerzo ha valido la pena.

De todo el día podría destacar tres cosas más, lo primero, la buena convivencia entre los terapeutas, esos seres que se entregan a una noble causa con los ojos cerrados y fe ciega, siempre agradecido hasta el infinito porque están ahí cuando se lo pido. Lo segundo, conocer a Celia y a su familia, abuelos incluidos que estuvieron al pie del cañón aguantando el calor, por el amor que Celia hace que sintamos los humanos. Lo tercero es otra bella historia…Jacqui es esa clase de seres que no tiene alas porque un ángel tiene que pasar desapercibido. Nos trajo para la merienda una caja de dátiles de Israel. Están buenísimos, yo ya había tenido oportunidad de probarlos anteriormente. Había en el local un grupo de amigos que estaban celebrando un cumpleaños. En un momento dado dije a Jesús que me acompañase, cogí la caja de dátiles, nos acercamos a la mesa y felicitamos el cumple mientras ofrecíamos unos dátiles. Jesús aprovechó para contar qué es lo que estamos haciendo allí, con la excusa del Reiki dar a conocer esa enfermedad ultrarara. Charlamos un rato y les invitamos a probar una sesión sabiendo que rechazarían pues no era el momento de reiki, era el día de celebrar un cumple.

Antes de irse se acercaron a la mesa donde Jesús y Amanda tenían el puesto de información y les dieron 60 euros. Según dijeron, habían hecho un fondo común para la comida y les sobró eso que quisieron donar a la asociación. Me encantó el detalle. Es bueno sentir como entre todos hacemos que las cosas pasen.

Antes de irnos, contamos los beneficios del día. 232´50 euros para ayudar a sufragar la investigación. Si queréis donar todavía lo podéis hacer a través de su página web.

Me quedé satisfecho de cómo resultó todo. Sin duda se puede mejorar. Dejaré pasar el tiempo, asimilaré emociones y meditaré mucho el volver a organizar algo así otra vez…Jesús me comentó que quizás en vez de en un lugar tan apartado donde no pasa nadie andando, lo hiciéramos en el paseo, al lado de la playa…no sé, no quiero pensar ahora…elegir una mejor fecha, mejor ubicación… ¿Te apuntarías?

Quiero agradecer especialmente a Jacqui, Laura, Hernán, Alfonso, Lidón, Gregorio, Carmen, Candela, Marina, Xavi, Joan, ,Renato, Desam, a RUTA 175, a Namasté La Plana, Antupainco que junto a  Revista IMO, hicieron posible la magia.
GRACIAS A LA ASOCIACIÓN MFF2C por su confianza.
Gracias al universo por hacer que las cosas pasen.
Hay tantas lecciones en el día a día. Tantas cosas que agradecer.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *