Conversando con Belén González

Castellón, 10 de diciembre de 2018.  Jose Escudero Ramos

Conocí a Belén gracias a una asociación formada por bellas y solidarias almas de Castellón llamada Namasté La Plana. Cuando me dio el ictus ella se ofreció a colaborar conmigo para encontrar respuestas en mi alma inmortal, a través de su magnífica terapia de regresión. Su altruista gesto, lleno de amor, nos unió un poco más.

IMO: ¿A qué te dedicas?

Belén: Soy terapeuta en diferentes disciplinas en las que me he formado a lo largo de los años, con todas ellas he hecho un método propio que comprende todo lo que he aprendido hasta ahora a través de todas ellas.

IMO: ¿Desde cuándo estás formándote con todas estas terapias?

Belén: Empecé en 1994.

IMO:  Llevas unos años de preparación y práctica

Belén: Empecé con las Flores de Bach, seguí con el Reiki, quiromasaje, reflexología, en el 2005 comencé con las terapia regresiva. Yo creo que tengo una base de conocimiento del ser humano bastante importante gracias a las flores. De Flores y Esencias hice bastantes cursos, además hice uno muy especial de Practitioner de la Fundación Bach, lo hicimos en el Hospital Clínico de Madrid con la UNED, fue el único año que se hizo en el hospital.

IMO: ¿Cómo llegaste hasta aquí? ¿Hubo algún tipo de “despertar” que te hizo mover ficha?

Belén: Hubo un despertar a raíz de unas historias que me pasaron con mis seres que ya no estaban en este plano y ahí me dije ¡aquí hay algo más! Ahora, muchos de mis trabajos consisten en que mis pacientes reciban mensajes, se comuniquen con algún desencarnado que les ronde pero yo no se los doy, hago que los reciban.

IMO: Les facilitas la conexión. Eres una facilitadora.

Belén: Sí, es increíble ver como responden y como a los de aquí, les llegan respuestas.

IMO: ¿Esto lo aprendiste con el Dr. José Luis Cabuli?

Belén: He tenido dos grandes maestros, el Dr. Cabuli, y Pedro López Clemente con en el que aprendí Flores, esencias del Mediterráneo, y los auras. En el 2005, con Cabuli aprendí chamanismo y algo sobre seres desencarnados, sobre implantes. Aprendí muchísimo, es entonces cuando tuve ese despertar.

IMO: ¿Cómo cambia tu vida desde entonces hasta ahora?

Belén: Primero en entender que entre la vida y la muerte hay un finísimo hilo de telaraña, fuerte pero muy fino y que los del otro lado no están tan lejos. Aprendí también sobre la cantidad de abusos que hay, la cantidad de mujeres y niñas que han sido abusadas y cómo pueden mejorar simplemente por hablar. Es muy importante para desbloquear no tener secretos. El otro día vi un reportaje en televisión donde cinco mujeres hablaban con un psiquiatra sobre los abusos que sufrieron y además se atrevían a mostrar la cara. Impresiona porque han superado “la culpa” que suele acompañar a este tipo de personas.

Todas esas vivencias me hacen estar en la ayuda, en el servicio. La ayuda está en que hablen, en que no se tengan secretos, en que se liberen de esa carga.

IMO: ¿Cuánto dura una sesión de regresión?

Belén: Al comenzar dedicaba algo más de tiempo, con la experiencia he ido afinando  las preguntas y acelero el proceso. He de confesar que soy muy meticulosa y precisa, y me gusta dedicar el tiempo necesario para cada persona para no dejar ningún cabo suelto.

IMO: ¿Tienes alguna experiencia, de estas emocionantes, que quieras compartir con nosotros?

Belén: Tengo una experiencia en la cual lloré a moco tendido, menos mal que la clienta estaba con los ojos cerrados. Esta señora viene a hacerse una regresión pero no sabía muy bien para qué. Llegó diciendo que no sabía qué hacer con su hijo, que estaba muy nerviosa y que la tiene desesperada. El hijo va a un colegio especial pero ella no vino a por eso. Se tumbó y dijo: “Estoy en una tribu del Amazonas, con un chamán que me está enseñando a hacer flechas. Soy un niño de unos 13 años, me está enseñando a hacer flechas para cazar, ese es el paso de niño a hombre. !Estoy tan a gusto con él!” Y de repente dice“pero yo no soy de aquí, tengo el pelo rubio y rizado”. Entonces la guío diciendo que debe de ir a ver cómo llegó hasta ahí. “Estoy en una playa, tengo tres o cuatro años, sé que allí están mis padres y que por salvarme me pusieron en algo, un tipo de lanchita, la corriente me llevó a la orilla y me recogió este hombre, el chamán, con la tribu y ellos me criaron. !Siento un gran amor hacia este hombre! Creo que somos almas gemelas”.

Hay una técnica que es mirar a los ojos, y te puedo decir que los ojos son el espejo del alma. Cuando le digo mírale a los ojos a ese chamán, ella lo hace y me dice “es mi hijo”. Y sigo “Entonces ahora pregúntale por qué viene ahora cómo tu hijo “dependiente”. Y me responde “es que en otras vidas este hombre había tenido siempre mucho poder y le quedaba experimentar ser dependiente”.-Acuérdate que tú me llamaste- le dijo. Fue un acuerdo de almas. Al terminar me dice que ella tenía dos hijos mayores y que se empeñó en tener otro en contra de su marido y de todo el mundo. Esa fue una experiencia de regresión realmente hermosa.

IMO: Wow, que experiencia más bella..

Belén: Te puedo contar muchas así.

IMO: Estaría escuchando horas.

Belén: Lo bueno de estas terapias es que entras en consciencia de algo vivido tan real como si lo hubieses acabado de vivir ahora, pero se trata de otra vida.

IMO: Tengo experiencias en regresiones y sé lo que dices. En unos minutos vives intensamente un periodo de otra vida. Es impresionante.

IMO: Es que sientes unas historias que podrían ser autenticas novelas

Belén: Sí, hay muchas personas que se preguntan ¿todo esto es real? ¿me lo estoy imaginando? pero cuando estás conectado no es la imaginación, hay un sentimiento que te hace vibrar, una emoción que no puedes fingir. No puedo estar hablando contigo así y que de pronto te pongas a llorar como una magdalena o que sientas un nudo en el estómago…ahí algo que es indicio de algo que va más allá. Cuando lo revives tienes la certeza de que es cierto.

IMO: ¿Tu día a día es como la serie Entre Fantasmas, ves desencarnados habitualmente?

Belén: Bueno, he llegado a un acuerdo, cuando tengo algo que decir me sale una carraspera, un picor en la garganta. Yo no veo a desencarnados así como así. Si tu los traes, me pueden dar un mensaje para ti. A través de kinesilogía  puedo hacer que os conectéis, entonces sería como que conecto para que tú recibas un mensaje.

IMO: Nos encanta poder difundir este tipo de temas que tanto asusta por desconocimiento.

Belén: Hace poco hice una terapia con una paciente de Estados Unidos a través de Skype, estuvimos hablando y yo le dije que trabajando en un hospital ha de protegerse y me dio por preguntarle si había visto algo alguna vez.

IMO: ¿Y cuál fue su respuesta? Porque en hospitales…

Belén: En hospitales hay mucha energía residual, mucho dolor, mucho desencarnado que no se ha enterado que ha muerto y sigue por ahí…

IMO: Casos como este los contaba Belinda en Entre Fantasmas. que, por cierto, la serie está basada en experiencias reales que James Van Praagh cuenta en su libro Ghost Whisperer.

Belén: Pues me dice que sí, que suele ver dos días antes, cuando alguien va a morir, al espectro de un enfermero en la habitación.

IMO: El enfermero que va a buscar a los moribundos…y ella tenía, tiene, el don de poder verlo. Es precioso.

Belén: Sí, pero no hay que tener miedo porque puedes entrar en terror.

IMO: Claro, nos ponen El sexto sentido como película de terror cuando en verdad es un auténtico poema de conexión entre los dos mundos.

Belén: Así es. Yo estoy fascinada con las terapias de regresiones.

IMO: Recomienda una película a los lectores de la Revista IMO

Belén: ¿Una película?. Lo que sé de mí, la vida de Shirley MacLean, Los hijos del ayer, La vida continúa, Las cinco personas que conoces en el cielo, El guerrero pacífico, Ghost, que es una película con la que puedes explicar muy bien la comunicación con los desencarnados.

IMO: ¿Y un libro? !Uno!

Belén: Hay libros que me han marcado mucho como son toda la saga de las nueve revelaciones, la nueve, la diez, la once y la doce.

IMO: Jaja, son cuatro, está perfecto, tenemos material para ver y leer…Ahora, si tuvieses la posibilidad de volver al pasado y encontrarte a la pequeña María Belén de 14 años, ¿que consejo te darías?

Belén: Que fuese más consciente…pero no desharía nada , con sus luces y sus sombras, de todo lo que he vivido.

IMO: Muchas gracias por todo.

Belén: Muchas gracias a ti.

Y nos despedimos con un fuerte abrazo y la seguridad de que pronto tendremos una nueva entrevista.

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *