La gratitud, corazón de la plegaria de David Steindl-Rast

 

  • Título: La gratitud, corazón de la plegaria.
  • Autor: David Steindl-Rast
  • Editorial: Ediciones Mensajero
  • ISBN: 978-271-1662-2013

 

 

 

 

La gratitud, el corazón de la plegaria es una constante lección de humanidad, de humildad y de crecimiento personal a través de la gratitud. El hermano David, monje benedictino quien alcanzó gran popularidad internacional a raíz de su intervención en las conferencias TED, teoriza sobre los inmensos beneficios de la gratitud. La primera mitad del libro no tiene desperdicio, es un constante flujo de ideas a desarrollar para el crecimiento personal. Vale la pena perderse entre sus líneas, leer y meditar cada frase que nos llene, que serán muchas.

 

Me gustaría compartir unas ideas del libro que considero esenciales para la evolución del ser:

-Una gota de sorpresa puede conducirnos a un mar de gratitud.

-La verdadera toma de conciencia nos revela la gratitud por todo lo que nos rodea.

-La vida está llena de sorpresas y la sorpresa es la llave de la gratitud.

– Todas las formas de religiosidad comienzan y terminan en el corazón… Cuando descubra que en el corazón de mi corazón Dios es más cercano a mí de lo que yo lo soy de mí mismo, entonces habré llegado a mi hogar. Cuando el corazón sediento descubre la fuente de la vida en su propia insondable profundidad, entonces “llegamos allí de donde hemos partido” para conocer el lugar por primera vez. Cuando hablamos del corazón, queremos decir totalidad, plenitud; la plenitud de nuestro estar vivos, la plenitud implícita en la actitud orante y en la gratitud.

-Cuando me dispongo a decir mis oraciones, me uno a todos los que están más cerca de Dios, para poder yo llegar a Dios con su ayuda. Pero además me uno a los que están más lejos de Dios, para que ellos puedan llegar a Dios con mi ayuda.

-Debemos distinguir entre oración y oraciones: la oración debe darse continuamente. Gracias al espíritu de oración, toda actividad puede y debe transformarse en oración. Por otra parte, lo que llamamos oraciones es una actividad entre otras, con el tiempo dedicado solo a rezar. ¿Cuál es la verdadera oración? ¿Las gracias que damos cuando nos sentamos a la mesa o la comida sigue? ¿Qué puede ser más real que comer y beber? Si oramos en todo momento, como deberíamos hacer, nuestro comer y beber serán una verdadera oración. Bien entendido, nuestra bendición de la mesa será una expresión de agradecimiento y un recordatorio para comer con gratitud cada bocado. La gratitud va a trasformar toda la comida en oración.

-Un místico no es una clase especial de ser humano, sino que todo ser humano es una clase especial de místico.

 

Sin duda es un libro para subrayar y releer hasta que integremos cada enseñanza.

La gratitud eleva la frecuencia de la humanidad.

Gracias a todos los que han hecho posible que el libro llegue a mis manos.