Conversación entre dos seres de luz

Conversación entre dos seres de luz, un cuento de Jose Mª Escudero Ramos dedicado con inmensa gratitud a su gran amiga y mentora, Marisa Bau.

 

-¡No es posible que todavía no te hayas dado cuenta de lo que somos!

-¿Qué somos?

-Somos polvo de estrellas, luz disuelta en el cosmos, como gotas de agua pero de luz. En diferentes ciclos de vida encarnados en personitas, somos diferentes personajes. Vivimos diferentes vidas para completarnos…

-Entonces, ¿Cuándo vamos al planeta tierra somos polvo de estrellas también?

-Claro, pero no lo recordamos, como humanos vivimos muchas experiencias que nos hacen sentir unas emociones y sentimientos que estando en nuestra esencia original no podríamos sentir…

-¿Y por qué tenemos que pasar por esas experiencias?

-Hay muchas teorías. A mí me gusta una que dice que es para aprender la empatía y la compasión… claro que si en esta frecuencia ya sabemos lo que somos ¿Por qué tenemos que encarnarnos para olvidar y aprender? Dicen que así podremos elevarnos a otra frecuencia superior…Vamos a jugar a algo…

-¿A qué?

-Dime cómo te gustaría llamarte en tu próxima reencarnación?

-UMMMM… Asiram Uab y quiero ser…

-Espera, eso no lo puedes elegir todavía.

-Estamos jugando, ¿No?

-Sí, pero deja que montemos un poco tus vidas antes de crear la nueva. En otras vidas pasadas te ha tocado hacer de todo…has sido asesino, maltratador…

-Espera, espera…eso no me gusta.

-Estás pensando con la mente humana…deja que te cuente algo…somos luz y los más avanzados en el plano energético han tenido que ir a la tierra como verdugos en alguna encarnación porque ningún otro ser de luz quería pasar por ahí, precisamente por miedo a los juicios…a ser enjuiciado, por eso lo hacen los seres de luz más avanzados en el amor incondicional. Todos tenemos un papel que cumplir… a veces una aparente tragedia despierta muchas consciencias para posteriores evoluciones, de otra forma el ser humano se mantendría en un estado de hibernación espiritual…

-¿Sería como un héroe?

-Así es.

-Pues vamos a seguir jugando.

-En otras vidas has podido ser mujer, hombre. De cualquier religión y de cualquier país. Rico o podre…Todo ello te condicionó para tener unas determinadas experiencias, ahora no importa si malas o buenas…imagínate que en tu última vida eras un empresario muy importante pero de pronto tu negocio empezó a ir mal y tuviste que cerrar dejando muchas deudas y a muchas personas sin trabajo, sin ingresos…muchos de ellos lo pasaron realmente mal.

-Jo, no me gusta nada…¿Cómo podría arreglar eso?

-Muy sencillo, en tu próxima vida vas a poder remendar ese “error” cometido. Pero para ello tienes que entender que todo lo que hiciste en tu última vida, así como en las anteriores, tenía que pasar así. No había otra forma, toda la gente que se vio perjudicada por toda esa desgracia tenía que pasarlo, tenía que ser así, es como si hubiese estado pactado de antes de nacer. El universo es como una red, estamos todos conectados y  no hay puntada sin hilo. Lo que le pasa a uno repercute hasta el infinito…no hay límites.

Mira en la Biblioteca del Conocimiento Universal, en el tomo que corresponde a tu pasado, la mujer de aquel trabajador que se pasaba horas y horas de casa al trabajo sin tener vida propia, agradeció ese proceso porque sirvió para que su marido dijese por primera vez “Gracias, te amo”…y a partir de ahí hubo un cambio importante en sus vidas. Jugó con sus hijos. Vivió. Amó. Su mujer y sus hijos recobraron la felicidad eclipsada por las circunstancias…despertaron y elevaron una frecuencia que tenían baja. La alegría de vivir que recuperaron repercutió en amigos, familia, en toda la comunidad…

-Lo voy entendiendo. En mi próxima vida ¿Tendré una segunda oportunidad?

-Sí. Pero hay una cosa que se llama libre albedrio. Lo mismo te despistas un poco del camino, para que vuelvas a él, te vas a encontrar con señales, como susurros de luz, que te van a hacer ver que has de corregir algo en tu trayectoria.

-¿Y si no las veo?

-Las verás.

-En la próxima vida obtendré dinero fácilmente. Voy a nacer en una familia pudiente. Voy a ser algo rebelde, tengo ese puntito ahí que me hace cosquillas, como mariposas en mi barriga. Quiero conocer diferentes verdades, no parar de aprender y de compartir…y ayudar a todo aquel que demuestre un amor incondicional por el universo. Quiero enmendar los posibles errores del pasado haciendo que toda la humanidad pueda subir de frecuencia a la vez.

-¡Guau!, sí que has pedido cosas. Te diré algo más…sabrás que vas por el camino correcto cuando sientas, al dar un abrazo, el latido del corazón de la persona que has abrazado…esa será tu forma de empatizar pero también en alguna ocasión vas a pisar el lado oscuro de la sombra.

-Me asustas.

-No tengas miedo. Serás luz en la oscuridad. En esta ocasión no vas al mundo a aprender, vas a enseñar aunque sea sembrando dudas. Vas a unir almas, vas a remover conciencias. Serás una persona con influencia espiritual y para eso vas a tener que rodearte de muchos “gurús” buenos y malos, y ser luz para todos ellos. Tu humildad y tu generosidad harán mella en la sociedad en la que nazcas…¿Cuál quieres que sea?

-Una en la que me divierta mucho…fiesta, me gusta la fiesta…

-Ja ja ja…la que encarnamos… va a disfrutar.

-Asiram Uab, ve a tu nuevo destino y disfruta de la vida siendo luz en la luz y en la oscuridad. Todo bien que hagas a un solo ser es como si lo hicieras a toda la humanidad, de esa manera todos podremos completar juntos un ciclo vital y elevar la frecuencia de toda la humanidad…solo hemos de conseguir que el 1% de la población adquiera el hermoso hábito de la empatía y la compasión.

-¿Y cómo podré lograr eso?

-Lo sabrás en su debido momento.

-No me dejes sola ahora…

-Nunca lo estarás…

-¡Confía!, Asiram Uab.

-Tengo tantas preguntas…

-Ahora vive, olvida lo que sabes y sorpréndete de la fiesta de tu nueva vida… Ayudarás a subir la frecuencia con tu amor y generosidad. Gracias por todo ello.