Conversando con… Hugo Valverde creador de Arwen, Luz y amor

Castellón, 20 de octubre de 2017

Entrevista realizada por Jose Mª Escudero Ramos

 

Hugo Valverde es una de esas personas a las que no les importa decir cosas hermosas cuándo así las siente. Hace alquimia con esencias y minerales. Su vida es una lección de contacto con esas entidades que te hacen un encargo y lo tienes que cumplir.

Nos cuenta su experiencia de vida y su hermoso proyecto ARWEN.

 

Revista IMO: Nos conocimos hace un par de veranos en el Festival de yoga de las playas de Castellón. Compartimos espacio dentro del mercadillo que con tanto amor preparan las organizadoras del Festival.

Hugo: Así es. Fue un placer compartir esa experiencia.

Revista IMO: ¿Qué es lo que haces? ¿Qué productos ofreces?

Hugo: Pomadas, ungüentos, mezclas de esencias energetizadas con mucho amor.

Revista IMO: ¿Cómo comenzó todo?

Hugo: Hace diecisiete años estaba trabajando en un laboratorio de químicas, sin saber exactamente que hacía allí, todo cobró sentido cuando empecé a trabajar con las energías, la naturopatía, la sanación multidimensional, el Reiki egipcio y otras disciplinas. Eso me llenaba el corazón. Por necesidades la gente empezó a preguntarme si podía hacer una pomadita para su madre, que tenía artritis y le dolía por aquí. Otro que se había quemado me pidió una pomada para las quemaduras y así poco a poco y como un juego, por peticiones de la gente, comenzó a nacer lo que hoy es Arwen.

Revista IMO: Abriste la mente e integraste conocimientos…

Hugo: Utilicé todos los conocimientos de formulación, etc. adquiridos en el laboratorio de químicas, entonces fue cuando cobró sentido el por qué estaba yo ahí. Tenía que aprender a formular.

Revista IMO: Y así llegas a crear Arwen.

Hugo: Desde hace un año y medio que he sacado el registro sanitario, el sello Bio y trabajo todo con conciencia.

Revista IMO: ¿Cómo es el proceso de producción? ¿Tenéis el laboratorio en una cueva oscura?

Nos reímos los dos…

Hugo: Quitamos toda oscuridad, por eso esta serie que hacemos ahora se llama Luz y amor

Revista IMO: Sois todo amor y luz…

Hugo: y lo que hacemos es trabajar con productos Bio, los aceites son de primera prensada en frío y todo lo más respetuoso con el medio ambiente.

Revista IMO: ¿Qué es para ti ser respetuoso con el medio ambiente?

Hugo: Para mi el ser respetuoso con el medio ambiente es hacer fórmulas y cremas que funcionen a la primera. Que no te acabes el envase, que acabes con la dolencia antes que con el envase, para no fomentar el consumismo. Esa es la idea con la que ha nacido Arwen.

Revista IMO: Me encanta. Acabar con la dolencia antes que con el envase.

Hugo: A la gente le cuesta creer esto porque no es algo que hagan otras empresas, así que el consumidor, cuando le cuentas tu idea, al principio no se lo cree, pero me acaban llamando para decirme lo bien que le funcionan las cremas y pomadas.

Revista IMO: ¿Produces en casa?

Hugo: Producimos en un laboratorio en Eslida, en el parque natural, al igual que las plantas que también las recogemos de allí. Luego me llevo los productos a casa y allí hago el trabajo energético. En el proceso canto un mantra a los productos para seguir elevando sus frecuencias, en casa los trabajo en una parrilla energética, con minerales, con simbología sagrada. Todo el proceso está rodeado de un trabajo energético de luz y amor.

Revista IMO: Ahora lo entiendo mejor. ¿Y distribuís?

Hugo: En herboristerías, de momento de Castellón y tenemos 9 puntos de venta en Mallorca. Poco a poco vamos creciendo, se puede comprar en la web www.arwenlight.com

Revista IMO: ¿Buscas socios?

Hugo: No, creo que es un trabajo personal mío y lo quiero hacer todo yo. Fabricó, soy contable, distribuyo. De momento me conformo con ir pagando las facturas. Mi recompensa es que los productos funcionen y la gente se pueda beneficiar de ello.

Revista IMO: ¿Qué productos tienes ahora?

Hugo: Pues tengo ungüentos de sanación y unos repelentes para mosquitos, y por si no te lo has puesto y te pican, tengo un ungüento para las picaduras que funciona muy bien.

Revista IMO: ¿Tuviste algún tipo de “visión” durante tu infancia o juventud?

Hugo: Mi vida fue normal hasta que con 14 años haciendo cosas de niños, una travesura, rompiendo ladrillos en una obra abandonada, tuve un accidente, me caí de un segundo piso de cabeza, fue mi primera “experiencia especial”, pasé por todo el proceso de muerte, lo sé por lo que he leído posteriormente sobre el tema pero en ese momento yo no lo sentí así…

Revista IMO: Una E.C.M., experiencia cercana a la muerte.

Hugo: Salí del cuerpo, subí por el tuvo de luz, me puse a negociar con la gente que estuve allí arriba, porque no me apetecía nada quedarme, quería tener familia, vivir… entonces llegamos a un trato en el que me dijeron “Bueno, tú bajarás, pero bajarás por algo” y ese algo es en lo que estoy trabajando ahora…

Revista IMO: ¿Lo supiste en ese momento?

Hugo: No. Además una vez sucedió eso, me recuperé, llevé una vida, yo diría que normal, claro, porque solo he vivido la mía, pero en la que me sucedían muchas cosas, se me aparecían muchos personajes, tenía unas experiencias muy intensas durante mucho tiempo, y tampoco entendía el significado de todo ello. Cuando tenía alrededor de 32 años se me aparecieron las personas de “allí arriba” y me dijeron “Chavalito, ¿Te acuerdas que teníamos un trato? Pues es hora de ponerlo en marcha”.

Revista IMO: Con 32 años ¿Cómo te llegó ese mensaje?

Hugo: Estaba en la cama, como meditando, en aquel entonces no sabía meditar, me gustaba cerrar los ojos y centrarme en la respiración. Entonces vinieron tres, no recuerdo quienes eran pero lo tuve claro en ese momento. Y me puse a trabajar todo el tema energético, el Reiki, y a limpiar cosas de mí, y empecé a avanzar y a partir de allí, sin darme cuenta, empezaron a aparecer las cosas. Estudié los cristales, los registros akásicos…

Revista IMO: Por aquel entonces estabas trabajando en el laboratorio químico…

Hugo: Mi “trabajo de diurno” como decía yo, lo que ocurrió es que tras el trabajo, la gente venía a casa a hacerse algún tratamiento y veía como venían y como se iban  y eso me llenaba tanto el corazón que me dije “Voy a tratar de vivir de lo que me gusta y me llena tanto el corazón”.

Revista IMO: Eso que has dicho lo voy a escribir pero la gente no lo va a entender, es que hasta que no sientes eso de “hacer algo que te llena tanto el corazón que vas a tratar de vivir de ello”, eso que sientes es algo tan pleno, ¡es la Plenitud!. No se está acostumbrado a, siquiera, intentar conseguirlo.

Hugo: En el laboratorio, cuando había alguna discusión me bajaba mucho la vibración, entonces mandaba Reiki y veía como la situación mejoraba. Tenía un horario especial por ser padre, llegaba un poco antes que el resto y aprovechaba limpiando energéticamente el espacio para que hubiese mejor compañerismo.

Revista IMO: Eso es muy importante. Hacer que los demás suban la vibración en lugar de que el resto de compañeros baje la nuestra. ¡Bravo!

Para ir terminando…Si te vieras a ti mismo a ti, cuando tenías trece años, ¿Qué consejo te darías?

Hugo: ¿Qué consejo me daría? Ser más yo. Hacer más caso a esa vocecilla interna, a la que empecé a hacer caso en su momento, que me ha llevado a tan buen puerto. Empezar antes, tal vez, a hacer caso a esa voz, a dejar de pensar en los juicios de los demás, en el que dirán, porque realmente la felicidad la encontré al hacer lo que realmente siento. No obstante creo que toda experiencia que he tenido, desde los trece años y antes, ha sido absolutamente necesaria para llegar al punto en el que estoy, por lo cual, al final si me encontrará con ese Hugo más jovencillo, le diría eso, que fuera él y que no tuviera miedo al juicio de los demás.

Revista IMO: Recomiéndanos un libro que te haya cambiado la vida…

Hugo: Lo que ocurre es que muchas veces estoy teniendo vivencias, y después me llegan los libros en los que explican que esas vivencias ya las ha tenido más gente. Me estuve leyendo, con la boca abierta, los libros de Conversaciones con Dios de Neale Donald Walsh, porque son conversaciones y cosas que he entendido y he aprendido de otra manera.

Revista IMO: En primera persona…

Hugo: En primera persona, y después ver que eso ya eran las directrices y canalizaciones de otras personas…

Con ese libro disfruté muchísimo. Con el primero y con el segundo, el tercero todavía no lo he leído.

Revista IMO: Ahora dinos una película, esa que te marcó…

Hugo: Una película que me marcó mucho tiempo porque me dio la herramienta… yo creo que toda la gente que es muy sensible siempre tiende a ponerse una máscara o una coraza simplemente por el hecho de no ser herido… en mi infancia vi Grease y todo aquello de la dureza y que expresará tan bien que no era más que una coraza y que el chaval no era más que un buenazo. La historia por sí, siendo una historia de amor, teniendo tanta miga por debajo, me gustó mucho. Y además también me gustaba la música, el rockabilly…

Revista IMO: Y la parejita…

Hugo: Sí, Olivia Newton John y John Travolta…

Revista IMO: Y el coche que al final se elevaba…fíjate que mensaje…se eleva…

Hugo: Sí…volamos,  al final nos abrimos delante de todos, mostramos a todo el mundo que somos sensibles y a partir de ahí podemos vivir sintiendo y amando.

Revista IMO: Y mostramos que somos amor… Muchas gracias por contarnos tu experiencia de vida.

Hugo: A ti.

Y nos despedimos fundiéndonos en un abrazo de película.