Encuentro Carga tu Pila de Solidariza tu energía

Castellón, 20 de noviembre de 2017
Artículo escrito por Jose Mª Escudero Ramos

 

El pasado viernes 17 de noviembre tuvo lugar el I Encuentro generador de Motivación, Energía y Solidaridad a favor de la Asociación Síndrome de Down, en el Colegio San Cristobal de Castellón.

Un encuentro divertido, motivador y muy emocionante donde pudimos aprender a alimentarnos con Pilar Esquer, nutricionista de emociones; y a motivarnos de una forma muy entretenida con Daniel Abad, Director de la Orquesta de Cámara de la Comunidad de Valencia y Fernando Botella Coach especializado en desarrollo del talento y autor de varios libros, Atrévete y El factor H entre otros.

El acto fue presentado por Sergio Ayala quien nos dio unas pistas de “todo es posible” a través de unas muy divertidas historias.

Desafortunádamente no pudo asistir en persona Teresa Perales, la atleta española que ha ganado más medallas paraolímpicas, pues tuvo un percance de última hora. Nos trasmitió su pesar gracias a las nuevas tecnología.

Todo ello ha sido posible gracias al esfuerzo de la periodista Susana Fabregat, a quien pudimos entrevistar hace tiempo por su gran campaña Solidariza tu energía.

Pilar Esquer nos habló de la nutrición y de las emociones. Cuando comemos nutrimos el cuerpo, la mente y las emociones. Sabemos que el chocolate es bueno cuando se está deprimido y es que cambia la bioquímica del cerebro.

Nos contó datos que nos tiene que hacer meditar como que en el mundo muere más gente por problemas de la alimentación que por hambre. También nos confirmó que España es el segundo país con más diabetes infantil y nos recomienda reducir la ingesta de azúcar, si se toma, mejor que sea integral.

Si hay un desequilibrio en el cuerpo, hay un desequilibrio en las emociones, tanto por comer en exceso como por no comer. Equilibrio, siempre hemos de estar en equilibrio.

La cocina es una forma de dar amor a los demás, nos asegura. Si amamos a nuestras familias, saquemos tiempo para cocinar a fuego lento, preparar un bocadillo en lugar de esa merienda compuesta de bollería industrial, premiemos a los hijos dando piezas de frutas en lugar de chocolatinas y chuches que alteran el comportamiento de los chavales.

Nos dice que los pescados grandes como el emperador, tienen mucho mercurio, y nos regala una perla para meditar de nuevo, “Era cuestión de tiempo que el mar nos devolviese todo lo que le echamos… y nos lo pone en la mesa”. Es sabido que los pescados a los que se refiere tienen un alto componente de Mercurio.

También nos dice que evitemos los productos Light o desnatados. Si quitamos la grasa de un producto han de añadir químicamente potenciadores, o le añadan más azúcar, para conseguir algo de sabor, por lo que es peor el remedio que la enfermedad. Nos recomienda que en lugar de Light, usemos el sentido común, comamos normal pero un poquito menos cantidad.

Estamos produciendo de tan mala manera que hemos de tener cuidado con lo que comemos.

El problema actual de los alimentos es la industrialización, añade.

Nos recomienda que leamos las etiquetas y que veamos en qué orden están los ingredientes, los ingredientes se ponen de más cantidad a menos en el listado que viene en cada producto. ¿Qué es lo que realmente comemos?

A través de diapositivas nos mostró cómo ha de ser una dieta adecuada.

Resultó muy interesante la ponencia, nos abrió los ojos de lo que ha de ser una alimentación consciente a la vez que sostenible para el planeta.

Antes de comenzar la siguiente ponencia Sergio Ayala nos regaña la fórmula del éxito, E=X+1, esto es, E, el éxito, es igual al número de veces que te caes, X, más 1, que es la última vez que te levantas, antes del éxito. Si te caes 300 veces, te levantas 301.

 

Y llegó el turno de la música y las emociones.

Fernando Botella y Daniel Abad nos cuentan que se han encontrado un tipo de flautas hechas de hueso en China, que datan de 1.000 años antes de Cristo, pero que todavía hay un instrumento más antiguo, la voz y el cuerpo humano.

Nos dicen, entre hermosas melodías del piano que toca Daniel Abad, que la música no miente, se interpreta, se siente de una forma diferente, la música es capaz de llegar donde no llegas las palabras.

Comparten con nosotros unas nociones básicas de música, unas ideas básicas de la vida, son metáforas musicales.

La melodía conecta con las emociones. La melodía de la vida hace que nos relacionemos con los demás.

La sintonía hace que seamos empáticos, que nos movamos en la misma frecuencia que los demás. Y nos dan una receta: Que escuchemos como si el interlocutor tuviera el100 % de la razón”, eso hará que cambie nuestra forma de relacionarnos con los demás, les haremos sentir escuchados. Muchas veces no escuchamos, sencillamente mientras que el otro habla estamos pensando en el argumento para ganar la conversación, como si estuviésemos todo el día compitiendo, discutiendo. Cuando escuchamos dando importancia al interlocutor, no hay juicios, no hay barreras y generas SINTONÍA.

Nos dicen que los seres humanos no somos lo que sabemos, o decimos, somos lo que hacemos y nos  invitan a que paremos de vez en cuando para que podamos observar nuestra respiración.

La armonía, continúan, es la parte espiritual, el alma, es la que sustenta. Tiene que haber dos notas, al menos, para crear armonía. La armonía es capaz de convertir lo sencillo en algo extraordinario. La armonía es equilibrio.

La melodía afecta a la mente, es una serie de notas que tienen un sentido. Cada nota tiene un significado.

Nos invitan a que estemos pendientes de los detalles y a que aprendamos a “borrar” para dotar nuestra vida de lo realmente importante.

Siguen aportando metáforas entre la vida cotidiana y la música.

La masticación o rumiación emocional, es cuando tu mente se queda enganchada en una nota, erre, que erre, DO, DO, DO,DO…, habitualmente de cosas que no nos son agradables o nos inquietan.

Nos hablaron de las Notas de paso, que son como las personas que pasan por nuestras vidas, todas y cada una de ellas nos dejan una huella especial…entre una armonía y otra siempre hay notas de paso. Y del ritmo que es la sucesión de acentos fuertes y débiles que marcan un patrón, el elemento fundamental del ritmo es el tiempo. La música nos enseña a escuchar, nos enseña a descubrir que todo necesita su tiempo…y nos dan otro consejo: El mejor día para comenzar algo es hoy.

Cuando algo te gusta le dedicas tiempo…cuánta razón…nos invitan a poner el foco en lo realmente importante porque si no vienen las arritmias del corazón. Arritmia, sin ritmo…

La vida es la elección de lo que haces con tu tiempo.

Cambiar la vida, nos dicen, es cambiar las prioridades, entonces te haces dueño de tu tiempo.

El modo en música nos determina el carácter de cada nota musical, nos va a evocar una parte del mundo, una época.

El modo es el carácter: ¿Cómo me enfrento a la vida? ¿Con qué carácter me enfrento a las cosas?

Nos hacen otra reflexión y es que lo natural es lo incierto, lo inseguro es lo normal.

El humor nos hace más humanos, el carácter es la disponibilidad mental con la que afronto a los hechos? ¿Con qué humor me enfrento a los hechos?

La voluntad es, siempre, más importante que la motivación, sin voluntad no llevas a cabo los proyectos por muy buena voluntad que se tenga.

Cada una de sus palabras que nos regalaron,  fueron  como partes de una sinfonía cuyas notas suenan en armonía y hacen que todos los corazones suenen al ritmo de la motivación.

Ahora que estamos puestos vamos a trabajar  con humor, vitalidad y entusiasmo, que por cierto, dicen que viene del griego y significa Divinidad. Ahí lo dejo.

Gracias a todos los ponentes por vuestra energía solidaria y por compartir tantos conocimientos.

Gracias, Susana, porque a pesar de las adversidades y de la ausencia de una gran ponente, Teresa Perales, has conseguido que el público vibrase al ritmo de un gran corazón como es el tuyo.