El renacer del alma, testimonio de Ana Tere, Ser de luz

Castellón, 9 de mayo de 2017

Testimonio compartido por Ana Tere, Ser de Luz

Hace unos años un Alma vino al mundo creada por la unión de dos seres que vivieron una experiencia de amor.

Al poco de nacer, uno de los seres que la engendró se marchó, dejando al otro ser abatido y desesperado. Desde entonces, nuestra protagonista, el alma de esta historia, se encontró perdida y abandonada. Se desarrollaba y buscaba, en las personitas que le dieron vida, un amor que nunca encontró; crecía y crecía… sola, abandonada… O eso era lo que ella apreciaba.

Se sentía perdida, en su fuero interno sabía que necesitaba algo, aunque tampoco tenía muy claro el qué. Vivía triste, sin ganas; aun así la vida le ponía obstáculos para que ella avanzara, aunque no siempre era consciente de dichas pruebas y señales.

Fueron pasando los años y el Alma iba creciendo…seguía insatisfecha, desilusionada con la vida.

Buscaba ayuda, ya que tenía inquietudes, quería saber y dar explicación a  todo aquello que le angustiaba. Rebuscaba en su interior, sin obtener respuesta…se dedicó a ir a conferencias, danzas, visitó a diferentes terapeutas, fue a todo aquello que les suscitaba interés, sin embargo no encontraba ese cable al cual asirse para salir de dicho estado.

Encontraba personas dispuestas a tenderle la mano, incluso algún hombre que decía que la quería ayudar,  luego resultaba que siempre pedían algo a cambio y eso le hacía sentir traicionada e insatisfecha, cada vez más hundida.

Llegó a olvidarse de ella misma, ocupándose solo de los demás, utilizando su energía en la ayuda al prójimo,  sin reparar en sus propias necesidades, en esos gritos callados que el cuerpo le susurraba.

Cansada de tanta incomprensión y angustia Alma se derrumbó, se encogió, moría lentamente, regodeándose dentro de su propia desdicha.

Pero como dicha Alma era fuerte, se armó de valor y recuperó las ganas de luchar. Fue entonces cuando, y gracias a un “clic” en su interior, empezó a despertar cambiando todo aquello que le incomodaba, dándose el permiso para actuar según sus dones, desechando todo aquello que era inservible para ella en ese preciso momento y dejando entrar nuevas opciones hasta entonces rechazadas aun a sabiendas de que requería de esas energías por ella conocidas, fruto de experiencias y vivencias de “otras vidas”.

Desde entonces empezó a mimarse, explorarse…escrutando su interior a pesar de que los sentimientos no habían cambiado. Trabajó y trabajó hasta que salió de su propio enredo.

Ahora es un Alma libre, vive experiencias nuevas llenas de amor, está satisfecha con ella, sintiéndose plena y feliz. Se reconoce como un ser de luz, el mismo que siempre ha sido, aunque ahora es sabedora de ello y lo demuestra allá donde va, dando su amor y su paz interior. Ahora tiende la mano de otro modo, con consciencia, siempre dispuesta a prestar su hombro y toda la ayuda que sea necesaria, sin agotarse.

Esta inmensamente agradecida por la vida que le dieron sus creadores, los ama aunque no se los haya comunicado nunca, quizás por miedo, quizás por ignorancia o como suele decir ella excusándose “por no tener oportunidad”.

Tiene un amor infinito que está deseando demostrar, que demuestra.

Gracias, gracias, mil gracias por todo.

Os amo. Me amo.