Tapa Solidaria en beneficio de Amor en acció

Me encanta observar cómo pasan las cosas.  

Me gusta detenerme y mirar el resultado de algunos movimientos. No nos damos cuenta pero vamos por la calle y damos una patada a una chapa que hay en el suelo, esa chapa llega a un niño que la coge y juega con ella, su imaginación le lleva a crear un partido de fútbol o una carrera de ciclismo, con montañas y todo, si se encuentra un terreno de tierra próximo a donde ocurre la escena. Mi escena, mi historia, pasa en el típico parque donde hay columpios y terrazas, donde los niños juegan en paz, despreocupados, mientras los adultos se preocupan por no tener la mente en paz.

Me gusta detenerme y observar el paso de las personas ante mí, con sus necesidades y sus posibilidades. A veces siento la necesidad de ofrecerme a una causa en esos momentos en que la encuentro. Ya sé que muchas personas piensan que ayudar a una ong es hacer que la desigualdad exista, es seguir fomentando las diferencias y el dolor. Muchos de los trabajos que hacen las ong´s las tendrían que hacer los gobiernos, es verdad. Muchas veces nos situamos como colonizadores yendo en busca de un “pobre necesitado” de nuestra ayuda mientras nuestros gobiernos firman acuerdos de cooperación para seguir manteniendo el sistema tal cual es. Todo está bien. Tienen razón, mientras se discute el asunto me llega la noticia de un grupo de personas que van, en sus vacaciones, a Burkina Faso o Paraguay y se entregan, dejando todo ego a un lado, para limpiar las heridas que la sociedad hace, que el universo hace. Y observando todo el movimiento energético que se genera me parece precioso que cada alma tenga elegido su plan de vida, con un 25 % de improvisación a lo que llamamos Libre Albedrío, para que todo este “polvo de estrellas” que somos, se sitúe en la enorme alfombra en la que estamos.

Cada uno tiene su función.

Y voy a dar mi tiempo y me llevo el mejor regalo. Mi tiempo. Un tiempo que no existe fuera de nuestro mundo, un tiempo que vuela, que hace que sintamos…miedo al llegar, tristeza al irnos. Un tiempo y un mundo que nos hace darnos cuenta que nuestra propia evolución es la entrega desinteresada al Universo. Eso se empieza a sentir cuando dejas fluir, cuando te despreocupas de lo que pueda pasar y te ocupas de que las cosas pasen.

Y en una de esas historias en las que me veo metido es porque la persona con la que estoy, estamos, compartiendo vida, tiene, tenemos, las mismas inquietudes…entonces vas una noche a tomar una cerveza a un mágico lugar e invitas al dueño a que se embarque en tu sueño y sin dudar dice que Sí, que contemos con él…y así se forma una cadena de solidaridad. En esta ocasión es por Amor en acció, esos que se van de vacaciones a limpiar heridas, operar tumores, enseñar cultivo ecológico…esos que van a compartir toda la abundancia que tenemos para poder “volver a casa” con los deberes hechos.

Entonces uno se da cuenta que si por algo vale la pena hacer eventos solidarios es por hacer que las cosas pasen, hacer que la gente del primer mundo vuelva a tener esperanza, vuelva a creer que hay un mundo mejor.

Es bueno pararse a pensar que, a poco que sugieras, hay un montón de seres deseando hacer girar la rueda de un molino que nunca ha estado parado, quizás le haya costado moverse por falta de manos pero hay conciencia de ayuda, y cuando lo hacemos, cuando movemos la rueda, nos damos cuenta de que el valor de la acción no está en hacerlo sino en hacer que las cosas pasen…y por eso me encanta pararme a observar dónde está la necesidad…siempre en el mismo lugar…en nuestros corazones.

Gracias por hacerlo posible.

Mira el evento en Facebook….!Te esperamos!

 

Firmado

Jose Mª Escudero Ramos

LEMURIA…recuerdo de las memorias ocultas, de KAI

 

Castellón, 13 de noviembre de 2017

Reseña realizada por Desam. Ferrández

 

 

Título: Lemuria…recuerdo de las memorias ocultas

Autor: Kai

Nº de páginas: 441

Editorial: Isthar Luna-Sol

ISBN: 978-84-945259-8-8

 

 

Cuando vi este maravilloso libro lo primero que dije es ¡Yo quiero leerlo!

En cuanto comencé su lectura, sentí unas ganas tremendas de devorarlo para saber qué sucede, y que de cosas interesantes me contaba, a la vez que estaba pensando… en cuanto lo acabe volveré a empezar su lectura, para en esa segunda vez, saborearlo y deleitarme con cada descripción, permitiéndome viajar al mismo espacio donde acontecen los propios hechos.

Pues bien, dicho y hecho, devorado y además con subidón de emoción, !casi eufórica! jajaja.

En las primeras páginas del libro, nos dicen que actúa como portal para que podamos llegar a nuestros recuerdos y revivirlos, así es, doy fe de ello, ciertamente me he encontrado reviviendo más de una situación, me ha hecho viajar e involucrarme directamente en alguna iniciación. Relato una en concreto, donde me vi en manos de mi padre, mientras esté me miraba con orgullo, detrás, mi madre con cara de estar viviendo un acto realmente relevante para la bebé que había llevado en su vientre, mientras yo, recibía la primera iniciación de mi vida… ¿Cómo no leerlo con entusiasmo, cuando estoy recibiendo tanto amor de parte de mis progenitores Lemurianos?

El libro empieza muy bien, ya que cuenta la historia gracias a las canalizaciones recibidas por Kai,  a través de una gran ballena de luz llamada la “Ballena Madre” de quinta dimensión, la cual relata parte del libro junto con Mariam una niña Lemuriana también de quinta dimensión;  a mí esto ya me parece espectacular, y eso que no es nada comparado con las descripciones de los seres de luz que colaboran con el plan de la tierra Madre “Gaia”.

El ejemplar está dividido en dos partes y de verdad que no sabría decir cuál es la mejor si la primera parte con la mágica descripción de Lemuria, los Ancianos Maestros, Templos, Guardianes, Árbol de la sabiduría, Animales y demás seres o la segunda parte cuando nos cuentan los sucesos y el desenlace final.

Las palabras con las que nos revela los secretos de este continente están muy cuidadas, sirviendo de descripción fascinante a la vez que de una enseñanza completa, dejándonos sensibilizados con la elección de algunos Lemurianos.

Yo siempre he tenido a Lemuria y Atlántida en un altar, como que en estas tierras ha sido todo bueno, con sus magníficos templos de cuarzos, yo adoro los cuarzos, por lo que no comprendo cómo algunos Lemurianos deciden abandonar su país, desvelando ese ego oculto que al fin y al cabo llevamos los humanos, no deja de sorprenderme, y en contrapartida otros Lemurianos deciden no abandonar Lemuria, aunque saben cuál es el final de su tierra y a la vez comprendiendo cuál es el final de ellos mismos sin inmutarse, sabiendo que es lo que han de hacer, por amor y compromiso, esto hace que se me pongan los pelos de punta y lloro como humana ante esta situación, y a la vez siento el desasosiego del ego y cuál es la finalidad de este, el ego destruye. Después de leer estos párrafos me vengo al aquí y al ahora, dónde todos tenemos el ego sin moderar, ya que simplemente somos una experiencia humana y la verdad es que me quedo taciturna y pensativa.

Recomiendo la lectura de este libro sí o sí. Es una de esas maravillas que no te pueden explicar, has de vivirla metiéndote en el papel, metiéndote en los templos, sintiendo los minerales, el templo de jade verde a mí me dejo sin respiración, la obsidiana de la puerta, el espejo, brutal en su conjunto, era como ¡no puede haber nada más energético!.

Otro capítulo muy interesante es el de nuestros primeros antepasados ya que cuenta la historia de Adán y Eva; aquí es Adam, Lilith y Eva las primeras personas que cedieron ante el ego y la soberbia hasta llegar a destrozar… ¡Qué fuerte! pero no quiero contar más porque quiero que lo leas, quiero que te dejes sumergir por ese torbellino de lugares, de sentimientos y emociones que aparecen con este libro.

Algo que no puedo dejar de mencionar  y cito textualmente, “son los pilares de la conciencia: Discernimiento, Confianza, Certeza, Fidelidad, Respeto, Fuerza Interior, Causa y Efecto, Paciencia, Silencio, Vacío, Orden, Valor y Contemplación. Representan caminos y estados de consciencia desde los cuales el ser Humano puede alinearse con las Leyes de la luz y de esa manera mantener la armonía consigo mismo, su entorno y la naturaleza”.

El propósito de este libro según nos dice Kai es: “Que recordemos y reconozcamos la historia, para que seamos capaces de reconocer el poder interior que habita en el corazón de cada Uno, y así volvamos a manifestar la Luz en el planeta”.

El Proyecto de “Gaia” continua…existen Guardianes de Energía Lemuriana, esperando el momento del despertar de la conciencia humana.

Saber que quedan vestigios de Lemuria y sus energías en diferentes sitios, me ha dado ganas de visitarlos, quien sabe en un futuro por donde caminaré…

Gracias Kai, gracias Ballena Madre, gracias Marina, gracias Maestros, Tortuga y energías que os habéis expresado a través de este libro, mil gracias.

Me quedo con ganas de que escriba una segunda parte, en la Atlántida quizás…

Este libro sin intentarlo me hace recapacitar sobre el ego y sobre otras cosas más, bueno ahora me queda mi trabajo interior…aprovechar la lección.

Mil gracias por hacerlo posible.

 

Si te interesa su lectura puedes comprarlo en El jardín del libro