El despertar del tercer ojo de Susan Shumsky

Título: El despertar del tercer ojo

Autora: Susan Shumsky

Editorial: Obelisco

Año de edición: 2016

Nº de páginas: 352 páginas

ISBN: 9788491111580

 

 

 

El despertar del tercer ojo es un libro que va más allá de enseñar técnicas. Habla de historia, de ciencia, de religiones y espiritualidad, de chakras, de yoga…Es un libro aparentemente fácil de leer pero es muy denso, queremos decir, es uno de esos libros que se leen fácilmente pero que se ha de trabajar mucho. Los ejercicios de limpieza del Tercer Ojo, las meditaciones, las afirmaciones, las oraciones, no solo se trata de repetirlas, hay que sentirlas, interiorizarlas.

Nos ha gustado porque nada más comenzar el libro agradece y mucho y en IMO somos mucho de agradecer. Menciona al Maestro Babaji, a Paramahansa Yogananda, en este preciso momento en el que estos maestros son tan mencionados en la Revista, ¿Será un sincronismo? Pues ésta es otra forma de recibir las señales o respuestas a través de las técnicas de apertura y desarrollo del Tercer Ojo que Susan Shumsky menciona en el libro. Sincronismos y serendipias ¡Qué bellas palabras!

Susan Shumsky es una multidisciplinar autora y terapeuta, entre otras  Metafísica, se nota en sus afirmaciones, y Meditación, aprendió con Maharishi Mahesh Yoguim, gurú de los Beatles y de Deepak Chopra.

El despertar del tercer ojo no es el libro que esperas al leer el título, sorprende por la cantidad de información bien estructurada que incluye. Vale la pena leerlo si tienes interés en conocer y activar el tercer ojo, si es así, el libro resulta indispensable en tu biblioteca.

 

Si te interesa lo puedes comprar aquí, en El jardín del libro

Conversando con…Julio Bevione, autor y peregrino.

Madrid, 13 de octubre de 2017

Entrevista realizada por Jose Mª Escudero Ramos

Julio Bevione es autor de libros de crecimiento personal, conferenciante y peregrino. Nacido en Córdoba, Argentina, vive en Nueva York, dónde observa y aprende para compartir lo aprendido. Ha venido a España a presentar su libro !Activa tu GPS!, aprovecha para dar un taller conferencia y hacer de guía en un viaje interior recorriendo el Camino de Santiago.

 

Revista IMO: Nacido en Argentina, vives en Estados Unidos. Vaya diferencia de culturas.

Julio: Lo que pasa es que Argentina tiene una cultura definida y Nueva York no, en realidad tiene una mezcla de muchas y eso es lo que me encanta de Nueva York. Las grandes capitales son así, en Madrid la mayoría son madrileños y luego están los inmigrantes, en Nueva York, casi no hay neoyorquinos como tal, hay, pero no son tantos. La mezcla es lo más importante allí. Y ocurre algo que creo, como proyecto humano, es muy interesante, y es que las diferencias no separan. No hay que hacer el esfuerzo, hay una convivencia muy fácil. En otras ciudades se tiene que hace un verdadero esfuerzo para integrarse.

Revista IMO: ¿Ciudades de Estados Unidos?

Julio: Y de Latinoamérica.

Revista IMO: ¿Para tu idea de vida vivir en Nueva York supone…?

Julio: Vivir en Nueva York me va muy bien, primero porque me da la oportunidad de aprovecharla, como no trabajo en la ciudad, soy un turista que vivo.

Revista IMO: La disfrutas….

Julio: La disfruto, la camino.

Revista IMO: Y aprendes… por lo que he podido ver, tú eres de los que aprende viviendo.

Julio: Sí, no leo ni nada de eso. Creo que hay suficiente material en la calle y en las escuchas con las personas como para aprender.

Revista IMO: ¿Observador?

Julio: Por naturaleza porque de niño ya era así.

Revista IMO: Y “preguntón” como buen argentino.

Julio: Sí _ ríe _ “cuestionador”, como buen argentino. Sabes que nunca nos quedamos con la última respuesta, buscamos más. Creo que también ha sido un beneficio, esa mezcla entre rebeldía y curiosidad que siempre he tenido, me ha beneficiado.

Revista IMO: ¿Cómo planteas tus conferencias? ¿Hablas? ¿Preguntas al público?

Julio: Lo que hago… cumplo con mi conferencia que suele durar hora y pico y dedico otro tanto a conversar. La mayoría de mi público me conoce por redes sociales, a través de ellas tenemos más ganas de comunicación real, en las conferencias se tiene la posibilidad de escuchar sus voces, ponerles cara, y puedo responder en base a lo que ellos preguntan.

Revista IMO: ¿Cómo ves a la gente de Madrid?

Julio: Lo que he podido apreciar en la gente de Madrid es que hablan, se comunican, se miran. En Nueva York la gente no levanta la cabeza de los móviles. En Madrid he entrado en cafeterías donde la gente está hablando, en un Café de Nueva York no levantan las miradas de los móviles o tablets. Aquí se dan tiempo, esa actitud llena un montón. Cuando te viene un momento duro en la vida pero tienes a alguien con quién conversar es menos duro. A veces, los modelos más occidentales, con asuntos menos graves, se hacen más graves porque nos sentimos solos. No tenemos con quien hablar.

Revista IMO: ¿Hay mucho sentimiento de soledad?

Julio: Desconexión, porque en realidad cada vez estamos más conectados, las redes sociales hacen que puedas comunicarte  a distancia con cualquier parte del mundo, pero hay una desconexión. No estamos conectados, no estamos realmente interesados en el otro.

Revista IMO: Ni en nosotros mismos…

Julio: Claro, de ahí parte todo, por eso la conferencia que he venido a dar a Madrid trata de volver a nosotros. Cuando nosotros habitamos en nosotros, cuando sabemos que hay alguien aquí al que atendemos, el mundo deja de ser necesario, te alegra compartir pero nunca se llega a estar solo. La soledad está más relacionada con el abandono a uno mismo.

Revista IMO: Haces estos días el camino de Santiago.

Julio: Si, este año hacemos uno y el próximo año hacemos otro.

Revista IMO: ¿Cómo tienes planteado hacer el camino?

Julio: Es la primera vez que hago el camino y no tengo planteado nada, me pasa como con las conferencias o como contigo, hasta que no estoy en el lugar, en la conferencia o en la entrevista, no sé lo que voy a decir, todo lo decidiré cuando vea al grupo de personas que integran la aventura. Mi pretensión, o mi trabajo, es no dejarlos escapar de ellos, guiarlos a través de ellos. Quiero ser una compañía en el camino y todo se basará en sus propias experiencias, cada uno viene con su propia historia, con su propia meta y voy a guiarles en lo que cada uno quiera. En mis sesiones intento que se tome distancia para ver la vida desde otro punto, en el camino vamos a ver nuestra vida pero desde un lugar más en paz para poder decidir que es lo que queremos hacer.

Revista IMO: ¿Haces algún tipo de meditación, de trabajo energético?

Julio: Camino mucho. Eso alcanza para todo, sueltas todo, recibes lo mejor, la mente se calla, aprendes…yo creo que las formas meditativas pasivas son muy orientales y vienen de otra época. Hoy el cuerpo pide moverse. Yo prefiero caminar rápido, no corro porque corriendo me pierdo cosas.

Revista IMO: ¿Crees en que hay un origen emocional para cada enfermedad?

Julio: Cuando el cuerpo se enferma es la última consecuencia de una causa que no es el cuerpo. Por eso el caminar es tan bueno, cuando caminas vas soltando.

Revista IMO: Como buen observador, ¿Te gusta leer entre líneas y ver más allá de la pantalla?

Julio: La sociedad está despertando y es más difícil cada día manipularnos. Creo que es importante que no nos quedemos con lo que vemos a primera vista, tenemos que hacer más caso a lo que sentimos cuando “vemos”.

Revista IMO: ¿Sigues tu intuición?

Julio: Vivo dejándome guiar. Vivo en esa constante. Si sientes que tienes que cruzar la calle, hazlo, seguro que te vas a encontrar algo maravilloso al otro lado. Cruzar la calle no es algo trascendental pero sí lo es lo que te vas a encontrar cuando sigues tu instinto. Vivo atento.

Revista IMO: Si tuvieses la oportunidad de volver al pasado y ver al pequeño Julio de 13 años, ¿Qué consejo te darías?

Julio: Que confíe más, creo que he confiado, pero el miedo me limitó, me diría que confiará más, sobretodo entre los 17 y los 24 años, siento que esos fueron años perdidos porque traté de encajar. No perdí tanto tiempo, pero durante esos años sentía que sí, y esos años, durante esa etapa, son muy valiosos.

Revista IMO: ¿Eso te ha formado para ser lo que ahora eres?

Julio: Sí, porque una de las formas de saber quien eres es sabiendo lo que no eres. Esa dualidad que te propone el mundo acelera, a veces, algunos aprendizajes, entonces se hizo bueno, pero me hubiese gustado que fuese más corto.

Revista IMO: El Tao Te King, El libro del Tao, dice que somos lo que somos más lo que no somos…

Julio: Exactamente. Lo que no somos se hace parte de nosotros. Es como la sombra, lo que no nos animamos a mirar para descubrir que no somos eso.

Revista IMO: Al final hay que acabar abrazando a la sombra, ¿No?

Julio: De eso se ocupa el tiempo o lo hace uno a conciencia, de hecho mi trabajo es eso, yo no trabajo desde la visión espiritual rosa donde todo está bien, aspiro a que vean lo que no está bien para que lo abracen y se den cuenta de que también es valioso.

Revista IMO: Las dos últimas preguntas, recomiéndanos una película que te haya marcado la vida…

Julio: Recuerdo una de hace unos 10 años, Las horas, The Hours, trata sobre la muerte, es muy provocadora. En esa época estaba trabajando sobre mi propia muerte, me dije ¿Cuál es el mayor miedo que tiene la gente? ¡El miedo!, e hice un trabajo personal sobre ello.

Revista IMO: Ahora dinos un libro…

Julio: Es un libro no libro, Un curso de milagros. Siento que es el más cercano, es el que dice las verdades que tenemos que escuchar. Considero que hoy es un libro que se ha quedado anticuado, el lenguaje, se escribió en los 60, demasiado intelectual. Mi primer libro, Vivir en la zona, fue una adaptación, un resumen muy sintético del Curso de milagros que hice para los grupos que tenía en Miami.

Otro libro de Louis L. Hay, Usted puede sanar su vida  también me marcó…es el que me confirmó que mi pensamiento podía cambiar mi vida, cosa que ya sabía, así que cuando lo leí fue como ¡no soy el único que lo piensa!

Revista IMO: Muchas gracias por compartir tu tiempo y conocimientos. Creo que lo estás haciendo muy bien. Hay un despertar en muchas personas y muy diversos ámbitos.

Julio: Bueno, lo hago lo mejor que puedo, si está bien o mal ya veremos. Somos pedacitos que suman.

Y nos despedimos con un fuerte abrazo y con una frase y una sonrisa:

¡Buen camino, peregrino!

 

Arde parte de la península

Arde parte de la península.
Ha habido varios muertos, y no se puede contabilizar las desgracias en la flora y fauna de las zonas afectadas.
Unos incendios sin precedentes claramente provocados.

Incendios que se producen justo antes de que llegue en forma de tormenta los restos del huracán Ophelia, el que ha pasado más cerca de la península en toda la historia.
Lo fácil es maldecir y odiar pero eso es lo que quieren esos seres oscuros que quieren jugar con nosotros.

Yo propongo que oremos, mandemos Reiki, que tengamos pensamientos positivos visualizando como se apaga el fuego.

Pido que todos aquellos que provocan el mal encuentren esa chispa que les haga despertar y que sean conscientes del daño que han estado haciendo… Que cambien de actitud y se pasen el resto de sus vidas haciendo el bien para compensar sus años de vivir en la sombra.
Sé luz en la oscuridad, consuelo en el dolor, amor en el odio.
Así es y así se cumple.
Todo mi amor a PACHAMAMA y todos los seres que aquí habitan.

La paz tras la… Experiencia compartida por Desam. Ferrández

Castellón, 14 de octubre de 2017

Redacción: Desam. Ferrández 

 

Hay días que no tienen desperdicio, y este ha sido uno de ellos, aunque realmente ya estoy en el día siguiente.

En el muro de mi Facebook aparece una canción que habla sobre la Guerra Civil Española, tiene una letra preciosa, con una estrofa poética que dice “sí mi sangre fuera tinta y mi corazón tintero, con la sangre de mis venas te escribiría te quiero”. 

La primera vez que la escuchado se me ha erizado todo el vello, aun así, no sé qué tiene que no puedo parar de oírla, seguramente mi ser quiere seguir escuchándola para decirme algo, por lo que hago caso a ese instinto, y me voy a meditar con esta canción de fondo, la escucho y empiezo a analizar lo que dice mi “cuerpo”.

Siento opresión en la espalda, con un dolor profundo qué cala hasta mi interior, desde mi abdomen aparecen las náuseas, el pie izquierdo no deja de picarme, todo el conjunto de síntomas resulta muy curioso.

Creo que he de hacer Ho´oponopono y que posiblemente estoy sintiendo algo que viví con anterioridad, la respiración también se ve afectada, empiezo a balancearme y hacer Ho´oponopono, lo siento, perdón… más no remiten los síntomas, empiezo a  rascarme el pie con insistencia, hasta que me doy cuenta que me lo estoy estrujando, siento que el Ho´oponopono se queda corto, por lo que invoco del mar de las infinitas posibilidades, que elijo experimentar en este momento, que sano todas y cada una de las veces qué herí o mate, en esta vida y en las anteriores a algún ser. Esta forma de pedir la aprendí de un video que vi de Neale Donald Walsch 

La energía aparece fuerte en mis manos, subiendo la temperatura hasta casi llegar a quemar, sigo balanceándome y escuchando machaconamente la misma canción, una y otra vez, una y otra vez, no puedo respirar, sé que todo esto me está diciendo algo, escucho mi cuerpo que habla a través del erizamiento de mi vello, habla a través del nudo en la boca del estómago, aquí hay algo más, libero y sano… me perdono de todas y cada una de las veces qué herí o mate a algún ser, dejo de estrujarme el pie, no sin antes haberme dado cuenta que ya me está doliendo la mano de tanto que presiono y de repente un “Clic”, el clic maravilloso de la comprensión.

Esto viene a liberarme del picor y de las náuseas, comprendo que en cada vida y en cada situación hice lo que tenía que hacer, me abrazo, esta vez sin necesidad de perdón, me abrazo y agradezco cada experiencia.

Dichas experiencias me han hecho como soy, me han ido puliendo y agradezco esta forma de sentir, aunque sea a través de la náusea, ya que para mí es el detonante que expresa que he de hacer algo.

Acabo con la meditación…preparo una infusión y me voy al ordenador, aunque sea la una de la madrugada no importa, vivo el presente, esto es ahora, no es preciso dormir, hago caso a lo que mi corazón me dicta, en este momento quiero escribir, ya dormiré en la otra vida.

Qué bonito poder ser libre y sentirme libre y decir un “NO” bien grande a la mente, la mente me dice “has de dormir“ por qué mañana bla bla…, pero mi cuerpo dice ¡NO!, vete a escribir, disfruta del ahora, hazte una infusión y saca lo que llevas dentro, es otra forma de liberar, es otra forma de agradecer a esta colega, que compartió una preciosa música que me ha llevado de la sanación, a la comprensión, desde el desagrado del dolor y las lágrimas, hasta el placer de la sonrisa, con un cuerpo y una mente en paz, a pesar de haber tenido un día sin paz, para continuar con una música que también me había arrebatado el sosiego. Estoy viva y gracias a estas emociones desde lo más interno de mi ser, salen estas palabras qué brotan desde el tintero precioso del corazón, desde ahí, solo desde ahí se puede vivir, para abrazarme y comprender que estoy viva y libre.

Reflexión, dos puntos:

Después de vivir estos sentidos enredándome con las lágrimas y la desazón, recuerdo que la semana pasada vi una película titulada “Hasta el último hombre”, que no pude acabar de ver, el tema de la peli, la guerra… y sentí tanto dolor, que lloré desconsoladamente con una pena intensa desde lo más profundo de mi ser, desde la profundidad de mis entrañas, me puse a llorar hipando como los niños sin poder parar.

Yo creo que todos hemos sido verdugos en otra vida, y que también hemos estado formando parte del otro bando, aunque ahora voy a hablar de mí.

Yo he sido verdugo y seguro que en la guerra civil he matado algún compañero, amigo que seguramente algún día me ayudó a levantarme y sin embargo, con el paso de  los años, cambian las ideologías, y entonces fui capaz de blandir un fusil y disparar a mi “amigo” que una guerra lo convirtió  en mi peor enemigo y le arrebato la vida sin pensarlo, a sangre fría.

Voy a ir más allá, como dice la física cuántica que todos somos uno, si todos somos UNO y yo soy mi amigo, sí yo he matado a mi amigo y soy él, yo me he matado a mí misma…

¡Esto es muy fuerte! ¡Yo me he asesinado! Llegado a este punto, no paro de dar gracias por poder sentir esto y poder solventarlo, me abrazo a mí y a todas mis células, resolviendo esta historia con este tema, con esta canción que hizo de conmutador hasta hacer que todas mis células temblaran y se estremecieran.

Gracias, gracias, gracias… abrazo mi cuerpo, abrazo cada célula y me lleno de luz para terminar con este episodio.

Gracias, gracias, gracias.

Mil gracias cuerpo, por las inefables sensaciones.

Activa tu GPS de Julio Bevione

Título: Activa tu GPS

Autor: Julio Bevione

Editorial: Urano

Año de edición: 2017

Nº de páginas: 192 páginas

ISBN: 9788479539924

 

 

Activa tu GPS es un libro de ejercicios. Si no quieres trabajarte no lo leas. Hasta aquí todo está claro.

Es un libro para hacer poco a poco, leer la introducción a cada capítulo y hacer los ejercicios que te vibren, que te resuenen. Quizás no te haga falta hacer todos los ejercicios en este momento…quizás puedas jugar a abrir una página y leer el ejercicio que te ha tocado hacer hoy, a modo de oráculo.

Libro de textos sencillos y ejercicios fáciles de hacer, factibles, y muy útiles para el crecimiento personal, la cuestión es que hay que querer hacerlos para poder activar tu GPS.

La brújula moderna es el GPS pero el camino es el tuyo propio, el de siempre, con las herramientas que nos plantea el autor, Julio Bevione, conferenciante y autor de más de una docena de libros nos puede resultar más fácil hacer nuestro camino.

 

Puedes comprarlo en aquí, en El jardín del libro

Historias de Nuba. Más allá de la antigüedad de Marion Bugarach

Título: Historias de Nuba. Más allá de la antigüedad.

Autora: Marion Bugarach

Editorial: Editorial Círculo Rojo

Año de edición: 2017

Nº de páginas: 404

ISBN: 978-84-9160-410-5

 

¡Un libro de aventuras! ¡Bien!

¿Un libro de aventuras en IMO?

Hemos dejado volar la imaginación leyendo un libro juvenil de aventuras con mensaje. ¿Hay que leer entre líneas? ¿A buen entendedor pocas palabras faltan?

Yo os dejo una pregunta en el aire… ¿Y si Marion Bugarach resulta que ha venido de un planeta lejano para contarnos esta historia?

Marion ha elegido una frase preciosa de Shakespeare para el comienzo del libro “Estamos hechos del material de los sueños”. Siendo así no podemos nada más que vivir entre sueños y fantasías mezclándose con lo que creemos realidad. Podemos vivir cada una de nuestras vidas como si fuesen auténticas aventuras, nada más hay que conectar con el material con el que están hechos nuestros sueños, con nosotros mismos, con nuestros niños interiores que se aburren en un mundo de adultos. Esos niños están deseando encontrar su mundo y vivir mil aventuras. Marion no solamente lo ha encontrado sino que lo ha querido compartir con todos nosotros.

Es un libro muy recomendable para todas las edades a partir de la adolescencia, para leer y creer que todo es posible. Yo lo creo y lo creo.

Feliz lectura.

AH, y otra sorpresa, dentro de poco Revista IMO publicará una entrevista que hemos hecho a Marion Bugarach…No os la podéis perder.

Para más información del libro visita la página https://www.dardiraworld.com/ o el Facebook de Historias de Nuba

Lo que usted no use, dónelo. !Gracias!

Ya hemos entregado 5 cajas con ropa, medicinas, material escolar, etc. a Amor en acció para que lleven en las próximas expediciones a Paraguay y Burkina Faso.

 
Si quieres colaborar, como ya han hecho otros amigos de Revista IMO, puedes hacerlo.

Necesitamos:

Comida: Legumbres, arroz o latas. Comida no perecedera.

Ropa

Juguetes usados pero no rotos

Libros en francés y en castellano de todas las edades.

Tratamiento de 6 pastillas contra el paludismo: 2´50 euros.

Proyecto educativo   “Educando con corazón”

* Juegos educativos  (abecedario, parchís, oca, tres en raya, números, memoría…)

* Estuches individuales con material (lápiz, goma, saca puntas, colores…)

* Libretas de lecto escritura y en blanco sin gusanillo.

* Corrector de lápices

* stikers (pegatinas, recortables de muñecas)

* Animales de tela y de plástico.

*Pinturas especiales para caras.

 

Lee ésta entrevista para saber hasta dónde llega su donación: http://revistaimo.com/conversando-con-hector-guiral-torner…/

Recogemos donaciones en Madrid y Castellón y la Asociación en Valencia y en Burriana. Pregúntanos como podéis hacernos llegar vuestra donación.

En Diciembre salen dos contenedores con vuestras donaciones rumbo a Paraguay y Burkina Faso

Ejemplo de esperanza

Durante la guerra de Vietnam se dieron muchas escenas terribles donde la humanidad parece volcar toda la ira contenida en el Ser Humano. 

Esas escenas apocalípticas dieron paso a otra con verdaderos seres de luz dando ejemplo de amor incondicional.

Un fotógrafo hizo una foto de un niño cargando a sus espaldas a otro pequeño mientras escapaban de un bombardeo. Le preguntaron si no llevaba mucho peso a sus espaldas para poder huir, el niño respondió “No es un peso, es mi hermano”.

El grupo The Hollies popularizó una preciosa balada basada en esa historia. Una canción que seguro has escuchado…

 

Mi calma, pensamiento compartido por Desam. Ferrández

Castellón, 5 de octubre de 2017

Redacción: Desam. Ferrández

 

Parece ser que vivimos en un mundo donde todo es cíclico, y digo esto porque  en este momento parece que se repiten las historias de antaño. Estamos en el siglo XXI y sin embargo hay prohibiciones, persecuciones, odio, drama… observando me recuerdan al tiempo de la Inquisición o de las guerras entre hermanos, sí, digo bien, entre hermanos, ya que al final los humanos somos”todos hermanos” y según nos han dicho hechos a imagen y semejanza “DE”.

Cíclicos porque hay un periodo de bonanza y luego una etapa de crisis, salimos de ella para vivir un tiempo de bonanza y luego otro de crisis, miramos atrás y se ven estos altibajos aunque a mí se me antoja más como una montaña rusa, similar a como yo vivo mis emociones, a veces arriba y otras veces abajo.

En mi círculo más próximo vivo un mini asedio por superioridad, miedo y poder.

Es como sí un reflejo diminuto se estuviera viviendo en casa, un reflejo político y social de España, ¡Como son las sincronicidades!

En el otro extremo total de este desvarío, los milagros siguen aconteciéndose, seres maravillosos siguen engendrándose, almas blancas y puras nacen en este preciso momento trayendo “el pan” y la alegría a cada hogar .Por otro lado la tecnología avanza y además nos hacen la vida más fácil, los hogares están llenos de aparatos y progresos ayudando a que nuestras tareas sean más rápidas y eficaces.

Los inventos no paran de germinar cual  milagros, en el programa del Hormiguero, dirigido por Pablo Motos, regalaron unas gafas maravillosas que permiten ver los colores de los objetos a las personitas daltónicas.

Poder ser testigo de la cara que pone un joven que nunca ha visto el color y en un instante, enfrente de él, observa todo el color maravilloso de frutas y flores, en un bodegón precioso… eso es algo que seguro su mente jamás habría imaginado, ya que no lo conocía y de repente, simplemente con unas gafas puede apreciar la maravilla de la naturaleza y podrá ver el color del arcoíris, otro milagro que podemos contemplar en cuanto  llueve.

Y sí, sí quiero ver los milagros, la emoción y las lágrimas de ese joven y sus compañeros, no tienen desperdicio, quiero sentir el amor y seguir creyendo en el ser humano.

Todo sucede el mismo día, España tiembla, los milagros se acontecen, mi calma se desmorona, seguramente en algún momento se me han contagiado las lágrimas  por el sufrimiento, quizás en algún momento mi alma llora, sin embargo al momento siguiente estoy pensando… yo, desde mi diminuto ser comparado con la grandiosidad del planeta, ¿Para qué narices he venido?, ¿Qué puedo hacer en este momento? y es tan, tan obvio para mí que ayer mismo, en una conversación con una compañera me contestaba yo a mí misma mientras le decía: no te puedes llevar su sufrimiento, es su sufrimiento no el tuyo, abraza, comprende y ama.

Esto lo recuerdo en  mi meditación del día y ha sido igual de obvio, es como “¡Desam! te lo dijiste ayer mismo, desde La Paz del corazón abraza, comprende y ama, sin dejarte arrastrar por la ira y el odio, aunque quieran sacudir tu calma”

Eso sí, quiero ir el sábado 7 de octubre, a las 12 am, a la puerta del Ayuntamiento vestida de blanco y con globos del mismo color para pedir por la paz, aunque primero he de llegar a mi paz.

Lo que también quiero hacer es pasear por las calles de la capital, imaginándome un instrumento maravilloso qué va dispersando y repartiendo amor, emitiendo notas de ternura y sonrisas, como si fuesen transparentes y perfectas pompas de amor.

Cada parte quiere tener la verdad, su verdad… ¿Quién es el verdadero dueño de la verdad? A veces nos metemos en discusiones creyendo que tenemos la verdad absoluta y está muy lejos de la realidad, porque cada uno tenemos la nuestra propia, si en ese momento yo entro en esa discusión, pierdo la calma, dejo que golpeen mi paz y me enredo en sus líos, ni gano nada, ni soy mejor, por lo que soy cautelosa y mido mis palabras, a veces un silencio es valioso, e incluso un oído ecuánime es más acertado que mil razonamientos.

Paso la jornada sin necesidad de convencer a nadie de mi punto de vista ya que quizá solo sea mi realidad actual, quizás mañana reaccione de otra manera, aunque hoy escucho y no participo de ninguna provocación.

 

 

Exposición Mujeres Afganistán

Castellón, 4 de octubre de 2013

Redacción: Jose Mª Escudero Ramos

 

El pasado martes 3 de octubre hemos tenido la gran fortuna de asistir a la inauguración de una muy recomendable exposición de fotografías de Gervasio Sánchez  y textos de Mónica Bernabé en el Menador Espai Cultural, un espacio del ayuntamiento de Castellón que gestiona la Universidad Jaume I.

Mujeres Afganistán es un “encargo”, más bien una beca que dieron a Gervasio Sánchez hace ya unos años para hacer lo que quisiese en ese momento. Eligió hacer un trabajo junto a Mónica Bernabé, corresponsal de guerra. Mónica ha pasado 8 años viviendo en Afganistán, ha conocido bien la cultura y la forma de vida de los afganos, de sus tribus, de sus ciudadanos. Gervasio ha puesto color a las narraciones de Mónica. Ver la exposición en una mezcla de emociones. Ver las imágenes, sentir cada palabra descrita y además poder escuchar a la autora, que pese a la dureza de algunos contenidos no dejaba de sonreír y a Gervasio quien también estuvo muy cercano y sonriente, ha sido un regalazo del Universo.

Al terminar la visita guiada pudimos disfrutar de una puesta en escena de un grupo de actrices que narraron unos poemas denominados Landays que son poesías cantadas por mujeres pashto, versos compuestos por 22 sílabas, nos contaban, con sensibilidad y emoción,  la situación de la mujer en las diferentes etapas por las que ha pasado el país: antes de la invasión soviética del 78, tras la caída y auge de los talibanes, después del 2001, y tras el abandono de las fuerzas de intervención dejando en el poder a los Señores de la guerra.

Gracias a todos los que lo han hecho posible.

Recomendamos la visita a la expo, vayan con tiempo, hay mucho que leer y que digerir.

Cuando acabó la jornada, regresé a casa con una extraña sensación de gratitud por tener la fortuna de haber nacido donde he nacido pero con la extraña necesidad de contar que todavía queda mucho trabajo por hacer para que la mujer tenga el “lugar” que se merece en la sociedad. Y no solo la mujer, como pude aprender en el Foro de Mujeres del Tercer Milenio, si viviésemos o gobernásemos con nuestro lado femenino, no tendríamos las inquietudes que tiene nuestra sociedad en este momento en el que la luna está a punto de llegar al plenilunio.

¡Tenemos tanto camino que recorrer todavía!

Exposiciones como Mujeres Afganistán son recomendables para visitar con adolescentes para que vean la fortuna que tienen, es recomendable que la vean personas de todas las edades. Sería precioso poder fomentar la tertulia para escuchar que es lo que sienten unos y otros y aprender nuevos puntos de vista que nos hagan sentirnos parte de la solución a un problema de desigualdad social, aquí y allí. Da igual el nombre del país.

 

Hablando con Mónica comenté que quizás no cambié la situación en Afganistán o en España pero si podemos sentir la gratitud por todo lo que tenemos en la vida, ya es una forma de elevar la frecuencia del planeta, ¡Qué tanta falta hace!

Gervasio, Mónica, gracias por vuestra sensibilidad y por vuestro trabajo.

 

Conversando con Gervasio Sánchez

IMO: Ante todo, muchas gracias por vuestro tiempo. Sé que estáis tremendamente ocupados.

¿Cómo te metiste en el mundo de la fotografía?

Gervasio: Cuando era niño coleccionaba sellos, me permitía viajar con mi mente por los países de mis sellos, por todo el mundo. Cuando tenía 12 o 13 años pensé que el ser periodista me iba a permitir viajar por el mundo como lo había soñado, quería ser periodista, lo tenía muy claro desde pequeño. Más tarde fui el único de mi instituto, en Tarragona, donde yo estudié, que iba a clases con un periódico debajo del brazo. Y mis compañeros de Universidad me recuerdan que nada más llegar tenía claro que quería hacer la especialidad de conflictos armados.

IMO: ¿Cuándo tuviste tu primera cámara de fotos?

Gervasio: La tuve con 20 años, mi padre tenía una cámara que evidentemente no se la dejaba a nadie, yo me compré mi primera cámara con mis ahorros a los 20 años. Yo no fui un fotógrafo primerizo ni tenía una tradición fotográfica en mi casa.

IMO: ¿Y la mirada fotográfica?

Gervasio: Eso lo he ido esculpiendo a medida que iba avanzando, viendo mis errores, escuchando a personas más maduras, aprendiendo de compañeros que ido conociendo en el camino, aceptando sus críticas y sus consejos.

IMO: ¿Trabajas en digital o analógico?

Gervasio: Ahora estoy trabajando un proyecto, que presentaré dentro de muchos años, en analógico, trabajo en digital temas que son más de actualidad o con el móvil, no me importa la herramienta, me importa el resultado.

Esta exposición está hecha con fotografía digital por la rapidez con la que tenía que actuar en muchos casos. Tenía que renunciar a una fotografía más de autor y centrarme muy bien en el documento.

IMO: ¿Blanco y negro o color?

Gervasio: He trabajado durante décadas en blanco y negro, sigo trabajando el blanco y negro, empecé trabajando en color en diapositiva y ahora hago fotos en color con digital y  fotografía con móviles en color. Soy un poco dogmático para estas cosas.

IMO: ¿Intentas cambiar el mundo con tu fotografía?

Gervasio: No tanto cambiar el mundo pero si mostrar lo que está pasando. Quizás al principio sí que quieres cambiar las cosas pero con el paso del tiempo te vuelves un poco pesimista.

IMO: ¿Cambia uno?

Gervasio: El impacto con la violencia, el impacto con los dramas humanos a mí me ha hecho mejor persona, más sensible, mejor persona, más solidario…Más crítico, más autocrítico. Quizás es porque he podido contarlo gracias a que sigo vivo porque grandes compañeros míos han muerto ejerciendo el periodismo con mayúsculas en las zonas más conflictivas del mundo.

IMO: ¿Agradeces? Al volver de un país como Afganistán, por ejemplo…

Gervasio: Cuando regresas de los países que he podido realizar mis fotografías el quejarte es como un insulto a la conciencia de lo que pasa en el mundo. Todo el mundo tiene que ser consciente de las ventajas que tenemos aquí.

IMO: Recomiéndenos un libro que te ha cambiado la vida

Gervasio: Tengo una biblioteca de miles de libros en mi casa, siempre he estado interesado en los libros pero no te puedo decir uno ahora. Hay montón de libros que me encantan…

IMO: ¿Y una película?

Gervasio: Me pasa igual que con los libros, no te puedo decir una. Hay películas que me han enseñado valores muy importantes y que me han hecho entender mejor el mundo.

IMO: Si volvieses al pasado y te vieses con 13 años ¿Qué consejo te darías?

Gervasio: Vuelve a empezar tal y como estabas a los 13 años e intenta llegar a los 58 años con la misma actitud. Me siento bastante “orgulloso” con la actitud coherente que he tenido en mi vida y con mi trabajo, contra viento y marea, y agradezco que haya tenido la suerte de poder contarlo.

 

Conversando con Mónica Bernabé

 

IMO: ¿Por qué escribes? ¿Cuándo tuviste claro que querías ser periodista?

Mónica: La verdad que yo empecé a estudiar periodismo sin tenerlo muy claro. Yo quería viajar a los denominados  países del tercer mundo para comprobar que lo que me explicaban a mí en el colegio era cierto. Yo no lo tenía tan claro como Gervasio que desde pequeño supo lo que quería…cuando fui a matricularme a la universidad era la típica joven que no tenía las ideas claras. Iba pensando que para viajar por el mundo podía matricularme en Turismo o Periodismo. Me matriculé en Periodismo. Escribir es la manera que tengo de contar y explicar lo que está ocurriendo.

IMO: ¿Resolviste esa inquietud que te hizo estudiar Periodismo? ¿Comprobaste todo aquello que te habían contado sobre el llamado tercer mundo?

Mónica: Sí, claro. Antes de viajar a Afganistán hice otros viajes. Aunque te he de decir que soy defensora del periodismo local, creo que es la gran escuela de los periodistas. Yo estuve trabajando en un medio local 8 años, y te digo que para encontrar pobreza no hace falta irse a la Conchinchina, a la otra punta del mundo. Si no encuentras historias que contar al lado de tu casa, tampoco las encontrarás por muy lejos que viajes. Se puede hacer buen periodismo en todas partes.

IMO: ¿Tenías un cierto sueño de cambiar el mundo?

Mónica: Sí, tenía un cierto sueño de cambiar el mundo pero creo que ya se ha pasado un poquito. Una se vuelve un poco pesimista.

IMO: Bueno, comentando en la visita guiada de la exposición creo que has dejado un poso importante en los asistentes, te veía contar el dramatismo de tus experiencias y acabas siempre con una sonrisa. Habéis mostrado no solamente el lado dramático de una sociedad extremadamente machista, también contáis historias que dejan abierta la puerta del optimismo.

Mónica: Soy un poco escéptica. Espero que no se les pase esos pensamientos en cuanto salgan de la exposición.

IMO: Creo que viendo la situación de la mujer en otros países, aquí tenemos que dar gracias pero sin olvidar que queda mucho trabajo que hacer…

Mónica: Aquí queda mucho por hacer, la situación de la mujer no es maravillosa, creo que no nos acordamos de la mujer aquí tampoco hace tantos años. Los prejuicios que hay con la mujer…el caso de Juana Rivas hace poco. Los medios entrevistando al maltratador…buff…

IMO: Recomiéndanos una película que ha marcado tu vida.

Mónica: Tengo tan mala memoria para las películas, no recuerdo ningún título.

IMO: Pues un libro…

Mónica: Un libro que me he leído cuando  regresé de Afganistán, hace dos años, Todos náufragos de Ramón Lobo. Tras 8 años viviendo en Afganistán, volví un poco tocada, no es como volver de las Bahamas, y ese libro me ayudó a reflexionar. El autor también viaja a lugares en conflicto y  reflexiona sobre su propia familia, sobre la guerra civil en España…

IMO: Es un buen libro para leer ahora por la situación que estamos viviendo…

Mónica: Sí, sí, sí…sobre la fractura que arrastra un país que no ha hecho un proceso  de recuperación de memoria histórica correcto.

IMO: Si volvieses al pasado y vieses a la pequeña Mónica de 13 años, ¿Qué consejo te darías?

Mónica: ¿Qué consejo me daría a la pequeña Mónica de 13 años? Que sea yo misma y que no me deje influenciar por los demás. Creo que cuando era adolescente me dejaba influenciar demasiado por los demás, tal vez.

 

Muchas gracias por vuestro tiempo. Enhorabuena por el trabajo que hacéis.

Mujeres Afganistán, realmente vale la pena. Se puede ver en Castellón, en el Menador Espai Cultural hasta el 30 de Noviembre.

También hay un libro disponible, editado por Blume.