Editorial de Noviembre, Ama y haz lo que quieras

Ama y haz lo que quieras

Editorial por Jose Mª Escudero Ramos

1 de noviembre de 2017

Noviembre es un mes muy hermoso. Comienza recordando a todos los santos, a nuestros difuntos, y en algunos países termina celebrando la Gratitud con su especial día de acción de GRACIAS.

Noviembre, otoño o primavera, dependiendo de en qué lado del planeta nos encontremos.

El otoño es nostalgia, es inspiración, es recolecta y gratitud.

Ahora que lo pienso, la gratitud y el recordar a nuestros difuntos deberían hacerse todos los días. No voy a utilizar este medio para regañar a nadie, sino para concienciar. La muerte, esa gran desconocida. Vivimos con la convicción de que vamos a morir, construyendo una sociedad tan de bienestar que nos olvidamos del propio sentido intrínseco de la vida. Vida y muerte van unidas en el mismo ciclo como deberían estar unidas la gratitud, la vida y la muerte.

¿Tenemos miedo a morir o a perder todo lo conseguido materialmente en vida?

Quizás sea el otoño una buena estación para reflexionar sobre todo esto y entender que solamente entendiendo el sentido de la vida, comprenderemos la trascendencia de la muerte.

Vivimos bajo los paradigmas de nuestros ancestros. Hemos crecido educados en unas religiones en las que el miedo y la culpa han hecho mucho daño en nuestros pensamientos.

Ahora, en este momento en el que me encuentro, te invito a tener esa fe que mueve montañas, sea cual sea tu ideología, lo que nos espera es algo mejor seguro…Ojo, que a mi me encanta mi vida. Hay una teoría espiritual de las reencarnaciones, supuestamente en cada vida ganamos puntos para no tener que reencarnar más. Una amiga me dice que no quiere hacer daño a nadie para cumplir su ciclo de reencarnación y que sea, esta vida, su última reencarnación. A mi me hace gracia, yo no quiero hacer daño pero si lo hago sin querer, no creo que me limite mi ascensión al siguiente nivel…somos luz y sombra y no todos ven nuestra luz. Ama y haz lo que quieras decía San Agustín. El vivir condicionado por algo puede generar sufrimiento.

Lo que he aprendido viviendo es lo que dice el santo, ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor, si gritas, gritarás con amor, si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos. Ese es el camino del Bodhisattva para mí humilde entender. Aquel al que no le importa trascender por esperar ayudando a los demás a que trasciendan con él. O trascendemos todos o pinchamos la pelota. Así de sencillo y de difícil a la vez. Ayudar a elevar la frecuencia de la humanidad, ayudar al prójimo es ayudar también a tu enemigo, es ayudarte a ti también.

Pensando en voz alta, que para eso se escriben las editoriales, nos deberíamos olvidar de la culpa, el dolor y el perdón. Si entendemos las palabras de San Agustín y las aplicamos, todo está bien.

El mundo será perfecto cuando no haga falta aplicar leyes, si no hiciesen falta las leyes para vivir. Resulta que mi mundo es perfecto y a mi no me hacen falta las leyes para recordarme lo que he de hacer o como actuar. Respeto y amo y hago lo que quiero, esto es, ayudo a aquel que está detrás de mí para la correcta evolución de la humanidad, así como me dejo ayudar por todos aquellos que están por delante de mí para mi correcta evolución espiritual, la mía y la de todos mis compañeros.

Amo y respeto. Me enfado, corrijo y perdono con amor. ¿Y tú?

 

Autobiografía de un yogui de Paramahansa Yogananda

Reseña realizada por Jose Mª Escudero Ramos

Madrid, 31 de octubre de 2017

 

Título: Autobiografía de un yogui

Autor: Paramahansa Yogananda

Nº de páginas: 742 páginas

Editorial: Self-RealizationFellowship

ISBN: 9780876120989

 

 

 

Hace muchos años que conozco este libro, reconozco que nada más introducirme en el mundo espiritual me llamó la atención, aunque también he de reconocer que en ese momento no estaba preparado para soportar la cautivadora mirada del retrato que muestra la portada.

Pasaron los años, décadas, de seguir los eventos que la Fundación por la realización del ser, Self-RealizationFellowship, organizan, y de pronto recibo una invitación para ver la película, Awake, Despertar, y voy a verla. Por fin llegó el momento de adentrarme en el mundo de Yogananda Paramahansa. Veo la película, la curiosidad me atrae todavía más, la película documental da pinceladas de la vida de este gran Ser pero quiero más…y Rafael Álvarez, el Brujo, estrena un monólogo de dos horas y pico sobre el libro. Dos veces he visto la obra ya y no dudo en volver al teatro cualquier día.

Llamo a la sede de Madrid para ver si me envían un ejemplar del libro y no pasan más de unas horas, cuando recibo mi ejemplar.

¡Lo ojeo. 800 páginas de un libro espiritual!. Lo leo poco a poco. Al principio cuesta un poco, pero una vez que empiezas se convierte en tu libro de mesilla. Es sencillamente espectacular. La narrativa es impresionante, el uso del vocabulario, la construcción de las frases pero lo que más me ha impresionado es todo el conocimiento que aporta.

Podría decir que la Autobiografía de un yogui es una enciclopedia de conocimiento universal, cósmico, contado como una novela de aventuras con un montón de frases que formarían por si mismas un libro de Pensamientos de sabiduría, contado con un lenguaje fácil de entender a la vez que muy hermoso.

Leo y releo los capítulos. Me detengo a meditar en lo que he leído. Disfruto con las palabras, las medito. Además me ha cautivado más de un personaje de los muchos que habla a lo largo del libro, Babaji, por ejemplo…hablar sobre ello daría para otro artículo, o muchos más. Todo se define en dos palabras: Fe y reverencia.

Paramahansa Yogananda es un hombre santo que trajó el Yoga a Occidente. El Kriya yoga se basa en la respiración y en la meditación, además de la determinada posición del cuerpo físico para una correcta armonía entre los cuerpos físico, mental, espiritual y supramental.

Recomiendo la lectura de este libro, es de esos que, seguro, lees más de una vez.

Gracias por compartir tanto conocimiento.

 

Puedes comprar el libro aquí

Web de la Fundación en Madrid http://yogananda-srfmadrid.es/

EVENTO ICTUS para el Fair Saturday

 

¿Qué es el Fair Saturday?

 Antes de hablar sobre qué es el Fair Saturday me gustaría que vieseis este vídeo promocional del evento de 2016 https://www.youtube.com/watch?v=UkY7uug7emo

y el de este año  https://www.youtube.com/watch?v=dTfQR-82me4

 El Fair Saturday, FAIR SATURDAY  es una plataforma de difusión de arte y cultura que se hace un día determinado muy especial, el día después del Black Friday, el último sábado de noviembre. Este año es el sábado 25 del 11 de 2017 a las 11:30 am

El último jueves de noviembre es el Día de Acción de Gracias en EEUU. Es el día en el que se reúnen todas las familias allí, es como nuestra Navidad.

El viernes siguiente, debido a los desplazamientos o noches largas de fiesta, la gente no compraba. Las tiendas comenzaron a hacer descuentos muy interesantes para acabar con la falta de venta. Lo llamaron Black Friday, el Viernes Negro.

 Un grupo de artistas se reunió hace unos años para contrarrestar esa exagera y compulsiva muestra de consumismo y decidieron crear el Fair Saturday. Un día en el que artistas van a crear o mostrar su creación por y para el mundo…por una causa. Es el día de consumo de arte y cultura.

 

El año pasado estuve presente para difundir el trabajo de AMELyA, Asociación Madrileña de Enfermos de Lupus. Este es el trabajo que hice Retratos Lupus

Este año estoy especialmente sensible con la epidemia silenciosa que es el ICTUS, por haberla vivido en primera persona.

 

Quiero mostrar:

Autorretrato Narrado: pequeña charla sobre mi experiencia por Jose Mª Escudero Ramos. 
4 escenas de Teatro, frescas y divertidas, ofrecidas por el taller de teatro que realizan Marc Escrig y Trini Bru del Teatre de Caixó en el Ateneu Castelló. 
Audiovisual: 24 horas en la vida de Ateneu

 

 

La importancia del Fair Saturday es que es un evento internacional. 

Y para mí lo más importante es agradecer poder contar mi experiencia, mucho de lo que me ha ocurrido y de cómo ha evolucionado se lo debo a los usuarios de Ateneu, cuando estoy en Castellón voy a hacer un voluntariado de Reiki allí, por eso al darme el ictus supe lo que me estaba pasando. En ese momento empaticé con ellos, no podía hablar bien, no podía mover un lado del cuerpo. Me puse en su piel, cuando ellos me hablan con dificultad, ahora sé cómo se sienten. Lo he vivido y quiero contarlo al mundo para poder ayudar desde mi propia experiencia.

 

El mensaje

Prevención pero si te da, actúa con rapidez y si te quedas algo tocado, quiero enseñar que un ictus puede despertar dones que se tenían dormidos cuando se hacía vida “normal”.

 

 Proyecto realizado a favor de Ateneu Castelló

 Asociación – Fundación y centro de día ATENEU Castellón 
Antiguo Regimiento Tetuán, Cuadra Tercera, s/n
C.P. 12004 – Castellón

Teléfono: 964 243 240 – Fax: 964 341 031

 Sobre el autor

 Jose Mª Escudero Ramos, lleva haciendo fotos desde que tenía 7 años. A lo largo de su carrera tiene publicados 5 libros y cuenta en su experiencia con más de 20 exposiciones tratando todos los temas. Ha ganado el premio nacional Imágenes Jóvenes en 1995.

Uno de los trabajos que más le llena es la seria 24 horas en la vida de…ha realizado la serie para Bibliotecas de la Comunidad de Madrid, para los que fotografió la vida cotidiana en una biblioteca pública; para el ayuntamiento pasó 24 horas en el Parque del Retiro, aquí hizo de comisario y fotógrafo, junto con otros dos compañeros; en Ilusiones y esfuerzos, convivió en una escuela de teatro y sala alternativa de cultura.

www.escuderoramos.com

Colaboran: 
Fair Saturday
http://www.fair-saturday.org/home_es/
Revista IMO 
http://revistaimo.com/
Jose Mª Escudero Ramos, maestro de Reiki y editor de Revista IMO
http://susurrosdeluz.com/
Marc Escrig y Trini Bru del Teatre de Caixó. http://teatredecaixo.com/ 
Menador Espai Cultural
http://www.uji.es/serveis/scp/base/menador/ 
Ateneu Castelló
http://www.ateneocastellon.org/
Asociación Namasté La Plana
http://namastelaplana.blogspot.com.es/

2ª Conferencia de La Nueva Asociación del Voluntariado

Alicante, 27 de octubre de 2017

Redacción: Jose Mª Escudero Ramos

El pasado jueves 19 de octubre tuvo lugar en Alicante, el segundo ciclo de conferencias que se ofrecen dentro del marco del Curso de Formación Avanzado de Voluntariado de Comunicación, Acción y Conciencia Siglo XXI organizado por La Nueva Asociación del Voluntariado.

En esta ocasión tuvieron a bien invitar a dos conferenciantes muy distintos. Primero habló Koldo Aldai, articulista y reportero según dicen en el programa de presentación al que he tenido acceso, pero Koldo es algo más. Es un hombre que trabaja para la unidad de ser. Sus palabras susurrantes, algo tímidas, encierran un misterio que no todos entenderán ahora. Después de Koldo tuvo su tiempo de charla el apocalíptico chamán Miyo Fiel, quien, con una mirada traviesa, nos invitó a irnos a vivir a la montaña porque, un día de estos, la ola de un gran tsunami arrasará las costas del mundo. Hoy es un gran día para morir, nos dice. Indudablemente que sí, por eso es bueno que “sólo por hoy” tengamos la conciencia tranquila y despierta y para ello es bueno darse el premio de escuchar a personas como Koldo y Miyo.

El evento fue presentado por Tomás Torío del Instituto de Comunicación Humanista  y Ray Gilabert, terapeuta y meditador, y moderado muy dinámicamente por Daniel Blanco, presentador  de televisión, locutor de radio y fundador de ReVerde.

 

Resumen de la Conferencia de Koldo Aldai titulada “Nuevo grupo de servidores del mundo”:

 

-Somos devotos de la humanidad en vistas de dar grandes saltos de conciencia.

-Un mundo nuevo está naciendo. ¿Las claves? La apertura, la integración. Somos más permeables.

-Venimos de muy diferentes circunstancias pero hemos acudido a la llamada en un momento trascendente con una actitud comprensiva.

-Únanse en torno a ideales por unos estrechos lazos de comunicación. Todas esas voluntades que se unen  se olvidan de sí mismas y se entregan a los demás. Caminan unidas en pos de un nuevo paradigma, una nueva civilización cuya clave de unión es la diversidad, la clave de los universos avanzados para llegar a la unidad.

-Respondamos a los grandes retos de la vida con tranquilidad.

-Recuperemos el poder que hemos entregado a terceros, para ello hemos de olvidarnos de las respuestas anteriores y hemos de escuchar a nuestra voz interior. Sentiremos que la vida tiene un sentido maravilloso.

-Vivamos el aquí y el ahora.

-La vida no es ese nihilismo materialista al que, afortunadamente, vamos dejando atrás para ahondar en nuestra propia naturaleza.

-El sentido de la vida es la entrega al prójimo.

-Nuestro momento es absolutamente privilegiado, la conciencia planetaria se está haciendo realidad. Los anteriores maestros sabían que iban a desaparecer pero también sabían que iban a sembrar. Los cátaros se entregaron por completo sabiendo que iban a desaparecer en la hoguera de cremar, pero sabían que iba a volver “el hombre de espíritu puro” y que un día llegaría la fraternidad que nunca desaparecerá.

-El mundo se ha ensanchado, las posibilidades del altruismo se han acrecentado.

-Únanse en torno a objetivos con espíritu de redes, de esas redes sociales, pues tenemos que atender a los signos de los tiempos, usemos las nuevas tecnologías, tenemos nuevas posibilidades. Aquí y ahora puedo ser gestor del nuevo paradigma.

-Cada uno escoge la vida que quiera vivir de cara o de espaldas a la humanidad.

-Hemos estado oyendo el “canto de sirenas de la felicidad” en forma de coches, placeres, del carro lleno de comida…pero el camino de la felicidad es el camino del altruismo.

-Hay una doble naturaleza humana, un doble impulso. En el románico se hablaba de la doble naturaleza, demonios y ángeles. ¿A qué naturaleza queremos dar fuerza? ¿A la violenta? ¿A la pacífica?

-La acción pura y desinteresada nos acerca a la verdadera felicidad.

-El olvido de nosotros mismos es agradecer al cielo poder atender a los demás, poder ser servidores de la humanidad.

-El prado no piensa en cómo y cuándo tiene que florecer, el alma no piensa en cómo y cuándo florece cuándo se entrega.

-Hemos de sentir esa necesidad de corresponder a la vida, servir por agradecer todo lo que tenemos.

-La espiritualidad es agradecimiento a la vida, al mar, a este momento, al reino vegetal, animal y mineral. Es agradecer y devolver todo lo que nos ha dado.

-Busquemos las oportunidades para el servicio más pleno. Hemos de encontrar el nuestro, cada uno el suyo en función de sus posibilidades, oportunidades y dones.

-Hay un cambio de paradigma en todos los ámbitos de la actividad humana. El viejo paradigma del “sálvese quien pueda” da paso a los servidores trabajando anónimamente para el servicio de la humanidad. No hay que destruir el viejo paradigma, el viejo modelo no es sostenible. No podemos trabajar en contra de…no podemos trabajar en la confrontación. Debemos ganar con el corazón. Los que trabajan en el viejo paradigma no conocen las bondades del nuevo.

-Según la RAE, terrícola es todo ser vivo que habita en la tierra. La solidaridad ha de ser con todos los reinos, el animal, el vegetal y el mineral, no solo con los humanos. No podemos ir a los supermercados y percibir el dolor de nuestros hermanos animales que han sufrido la industrialización de la ganadería.

-La humanidad no avanza a la deriva, hay un sueño de fraternidad. Ya hay muchos grupos pequeños trabajando, esperando el momento para unirse a nivel global.

-Somos luz, nos espera una estancia luminosa.

-La fraternidad es nuestra meta y nuestro ideal. La libertad es la primera ley del universo.

-Es indispensable sumar amor.

Koldo nos habló del pensamiento de Shantideva  y nos deleitó con este poema:

Que sea yo un protector para los desprotegidos,
un guía para los que viajan,
un bote, un puente, un vado
para los que desean la otra orilla.

Que el dolor de cada ser vivo
se elimine por completo.

Que sea yo el médico y el remedio,
y sea yo el enfermero
de todos los seres enfermos del mundo
hasta que estén todos curados.

Que a semejanza del espacio
y de los grandes elementos como la Tierra,
pueda yo siempre sustentar la vida
de los seres ilimitados.

Y que hasta que mueran del dolor,
sea yo también fuente de vida
para todos los reinos de seres diversos
que se extienden hasta los límites del espacio*

Shantideva.

 

 

Resumen de la Conferencia de Miyo Fiel titulada “Del aislamiento social a la conciencia colectiva. Espíritu de servicio”:

 

-Fortalecemos aquello que rechazamos.

-Hay diferentes formas de afrontar el camino pero nadie se mueve del camino.

-Se ha socializado la espiritualidad.

-Tenemos que ver la relación con uno mismo, desde lo viejo hasta lo nuevo. Somos desde el problema hasta la solución.

-Jamás podremos realizar una economía justa para todos.

-Este mundo es el problema, en este cuerpo, en este plano físico no vamos a encontrar la solución, pero es un camino a realizar.

-Estoy cansado de oír “daría mi vida por ti” pero yo te pregunto ¿Estarías dispuesto a ser eterno por mí?

-Se puede ser voluntario por huir, por miedo, para ligar, para encontrarse… nunca es alcanzable una mayor frecuencia que la que tenemos. Intentaremos ayudar pero no lo podremos hacer si no vemos nuestra sombra.

-Muérete. Hoy es un buen día para morir. Desataros y desapegaros de toda atadura, de todo apego. Este es el tiempo del desapego. Podemos ser libres si no estamos atados a las cosas.

-Tenemos un desván oscuro el cual podemos ver gracias a que el aire corre las cortinas y deja pasar algo de luz de vez en cuando. Primero vemos nuestros miedos, luego los problemas, al final del desván está, escondida, la sombra dorada de nuestros dones y mientras estén escondidos esos dones, estaremos dominados. Esa sombra boicotea nuestros dones, nuestro plan de vida.

-La espiritualidad significa “no mente”, si hay mente no hay espiritualidad. Espiritualidad es ir más allá de la mente. Cuando uno se entrega, la mente se calma.

-Hay que afrontar la sombra. La sombra oculta tesoros.

-La abuela araña, con todo el simbolismo sagrado de la araña como animal de poder, teje sus telas en las redes cósmicas del universo.

-Si no logramos entrar en ese cuarto de las sombras por miedo a las arañas, no podremos poner orden en nuestra mente. Las sombras ocultan la sombra dorada.

-La atención y la intención se juntan con otras fuerzas que hay a nuestro lado y que no vemos.

-Cuanto más luchas contra algo, más nos convertimos en ello.

-Cada vez más personas escuchan su voz interior, la música de las esferas.

-Olvídate de ti y mírate reflejado en el otro y que el otro se vea reflejado en ti. Cada cosa que se acerca a tu vida es lo que tenemos que ver. Cuando una persona viene y te saca de quicio, enfréntate a ello, esos son los grandes maestros.

-¿Cómo podemos servir si no nos servimos?

-Los cuatro jinetes del apocalipsis están desbocados, son los cuatro elementos. Observad como está el planeta, terremotos, tsunamis, maremotos, incendios… !Y lo qué está por venir!

-Sea lo que sea lo que te pase, métete en el corazón. “El amor” tiene poco que ver con la emoción, es la fusión con tu pareja, con un árbol o con el universo.

-Los árboles hoy son caminos de contemplación muy poderosos.

-El mundo élfico a ha despertado de nuevo.

-¿Cómo nos unimos a la sombra? ¿A otros mundos? Nos han acostumbrado a no meternos en el mundo de los sueños, ese era el mundo de Antoñita, la fantástica, nos decían. ¿Cómo nos unimos nosotros con nuestro doble? No sólo tenemos un vehículo…

-Somos seres eternos e inmortales. Lo más importante es Dios, el Dios que yo soy. En el proceso de evolución hemos sido 100 veces padres/madres y 100 veces hijos/as. Tenemos la obligación de educar y de dejar ir. Dejar los vínculos. El amor existe siempre, más allá de los vínculos.

-Este planeta está agotado. Es sostenible para 500 millones de personas y somos 8.000 millones. La llamada de María llegará pronto, aparecerá Niburu. Mirad la situación del planeta…confrontación, guerras, volcanes, independencia…

-Toda rebeldía permite el cambio. Rechazar el mal lo fortalece. Si queremos cambiar algo, creamos un mundo nuevo. Sin rebeldía no hay comprensión. Tenemos que entender lo que está pasando con el independentismo para saber de qué tenemos que independizarnos. España durante 250 años no perdió una batalla, recordad lo que hemos hecho en América. Dicen que no amamos la bandera española y tenemos ese sentimiento por conciencia planetaria.

-Lo que nos hacemos a nosotros se lo hacemos a los demás.

-El voluntario tiene la necesidad de abrazar su sombra.

-Tenemos en el plexo el freno de la evolución. Observen la palabra “esquizo freno”, “cortado por el diafragma”.

-¿Quieres asumir la autonomía que hemos de tener para asumir el servicio? Tenemos que pasar de la vida del trabajo a la del voluntariado.

-Hay un camino a través del silencio, del ensueño, que nos indica que somos dioses… Es el camino de la tercera dimensión unificada e integrada. Hemos de entrar en la sombra, en el mundo sutil y reconocer el dios que mora en cada uno de nosotros.

-El servicio del voluntario eleva la frecuencia del que es ayudado.

-Abrazar la sombra es salir de la tercera dimensión condicionada, la matrix, a la unificada y se consigue a través de la meditación, del misticismo.

-Hemos integrado la sombra y ya podemos servir a la humanidad, te olvidas de ti mismo y te entregas. Entras en ese mundo paralelo.

-Hay un desapego del cuerpo pero cuidando de él, devorado por el hábito del amor. Reconocer ese cuerpo de gloria que no es capaz de morir.

-Solo existe el instante, lo que sucede y cómo reaccionas.

-Hemos venido a este plano a jugar, unos a la luz y otros a la sombra. Cada vez que nos juntamos con una sombra formamos una personalidad, cuando nos juntamos con luz, formamos un Yo Soy, hasta eso hemos de trascender.

-Desde la llamada final hasta el Fin habrá 132 días, desde ese día de la llamada solo será vida de “servicio” para ayudar al cambio a los que no estén preparados.

-Tanto el bien como el mal son ilusiones. Hay un tercer punto desde el cual se ve todo objetivamente.

 

Estos son los apuntes de lo que he interpretado de estas interesantes y dispares ponencias. El punto de unión de ambas es la entrega y el servicio. Hemos de ayudar a todo aquel que no esté preparado para trascender. El voluntariado del siglo XXI trata de eso, de convertirnos en bodhisattva, aquel iluminado que rechaza alcanzar el Nirvana para ayudar a toda la humanidad a elevarse con él.

Estos ciclos de formación hacen que nos planteemos más preguntas que nos ayudan en el camino de la evolución personal. Quizás no estemos de acuerdo en todo lo escuchado pero siempre es interesante que nos hagan reflexionar. No creas todo lo que escuchas. Reflexiona, duda y busca respuestas, están en tu interior.

A todos los asistentes a las 4 conferencias se les dará un Certificado de haber terminado el Curso de Formación Avanzado de Voluntariado de Comunicación, Acción y Conciencia Siglo XXI.

Las próximas citas son el 10 de noviembre, con Nicolás Castellanos y Nadia Gulham y el 13 de diciembre, con Joan Garriga.

Gracias por organizar tan interesantes eventos.

Conversando con… Hugo Valverde creador de Arwen, Luz y amor

Castellón, 20 de octubre de 2017

Entrevista realizada por Jose Mª Escudero Ramos

 

Hugo Valverde es una de esas personas a las que no les importa decir cosas hermosas cuándo así las siente. Hace alquimia con esencias y minerales. Su vida es una lección de contacto con esas entidades que te hacen un encargo y lo tienes que cumplir.

Nos cuenta su experiencia de vida y su hermoso proyecto ARWEN.

 

Revista IMO: Nos conocimos hace un par de veranos en el Festival de yoga de las playas de Castellón. Compartimos espacio dentro del mercadillo que con tanto amor preparan las organizadoras del Festival.

Hugo: Así es. Fue un placer compartir esa experiencia.

Revista IMO: ¿Qué es lo que haces? ¿Qué productos ofreces?

Hugo: Pomadas, ungüentos, mezclas de esencias energetizadas con mucho amor.

Revista IMO: ¿Cómo comenzó todo?

Hugo: Hace diecisiete años estaba trabajando en un laboratorio de químicas, sin saber exactamente que hacía allí, todo cobró sentido cuando empecé a trabajar con las energías, la naturopatía, la sanación multidimensional, el Reiki egipcio y otras disciplinas. Eso me llenaba el corazón. Por necesidades la gente empezó a preguntarme si podía hacer una pomadita para su madre, que tenía artritis y le dolía por aquí. Otro que se había quemado me pidió una pomada para las quemaduras y así poco a poco y como un juego, por peticiones de la gente, comenzó a nacer lo que hoy es Arwen.

Revista IMO: Abriste la mente e integraste conocimientos…

Hugo: Utilicé todos los conocimientos de formulación, etc. adquiridos en el laboratorio de químicas, entonces fue cuando cobró sentido el por qué estaba yo ahí. Tenía que aprender a formular.

Revista IMO: Y así llegas a crear Arwen.

Hugo: Desde hace un año y medio que he sacado el registro sanitario, el sello Bio y trabajo todo con conciencia.

Revista IMO: ¿Cómo es el proceso de producción? ¿Tenéis el laboratorio en una cueva oscura?

Nos reímos los dos…

Hugo: Quitamos toda oscuridad, por eso esta serie que hacemos ahora se llama Luz y amor

Revista IMO: Sois todo amor y luz…

Hugo: y lo que hacemos es trabajar con productos Bio, los aceites son de primera prensada en frío y todo lo más respetuoso con el medio ambiente.

Revista IMO: ¿Qué es para ti ser respetuoso con el medio ambiente?

Hugo: Para mi el ser respetuoso con el medio ambiente es hacer fórmulas y cremas que funcionen a la primera. Que no te acabes el envase, que acabes con la dolencia antes que con el envase, para no fomentar el consumismo. Esa es la idea con la que ha nacido Arwen.

Revista IMO: Me encanta. Acabar con la dolencia antes que con el envase.

Hugo: A la gente le cuesta creer esto porque no es algo que hagan otras empresas, así que el consumidor, cuando le cuentas tu idea, al principio no se lo cree, pero me acaban llamando para decirme lo bien que le funcionan las cremas y pomadas.

Revista IMO: ¿Produces en casa?

Hugo: Producimos en un laboratorio en Eslida, en el parque natural, al igual que las plantas que también las recogemos de allí. Luego me llevo los productos a casa y allí hago el trabajo energético. En el proceso canto un mantra a los productos para seguir elevando sus frecuencias, en casa los trabajo en una parrilla energética, con minerales, con simbología sagrada. Todo el proceso está rodeado de un trabajo energético de luz y amor.

Revista IMO: Ahora lo entiendo mejor. ¿Y distribuís?

Hugo: En herboristerías, de momento de Castellón y tenemos 9 puntos de venta en Mallorca. Poco a poco vamos creciendo, se puede comprar en la web www.arwenlight.com

Revista IMO: ¿Buscas socios?

Hugo: No, creo que es un trabajo personal mío y lo quiero hacer todo yo. Fabricó, soy contable, distribuyo. De momento me conformo con ir pagando las facturas. Mi recompensa es que los productos funcionen y la gente se pueda beneficiar de ello.

Revista IMO: ¿Qué productos tienes ahora?

Hugo: Pues tengo ungüentos de sanación y unos repelentes para mosquitos, y por si no te lo has puesto y te pican, tengo un ungüento para las picaduras que funciona muy bien.

Revista IMO: ¿Tuviste algún tipo de “visión” durante tu infancia o juventud?

Hugo: Mi vida fue normal hasta que con 14 años haciendo cosas de niños, una travesura, rompiendo ladrillos en una obra abandonada, tuve un accidente, me caí de un segundo piso de cabeza, fue mi primera “experiencia especial”, pasé por todo el proceso de muerte, lo sé por lo que he leído posteriormente sobre el tema pero en ese momento yo no lo sentí así…

Revista IMO: Una E.C.M., experiencia cercana a la muerte.

Hugo: Salí del cuerpo, subí por el tuvo de luz, me puse a negociar con la gente que estuve allí arriba, porque no me apetecía nada quedarme, quería tener familia, vivir… entonces llegamos a un trato en el que me dijeron “Bueno, tú bajarás, pero bajarás por algo” y ese algo es en lo que estoy trabajando ahora…

Revista IMO: ¿Lo supiste en ese momento?

Hugo: No. Además una vez sucedió eso, me recuperé, llevé una vida, yo diría que normal, claro, porque solo he vivido la mía, pero en la que me sucedían muchas cosas, se me aparecían muchos personajes, tenía unas experiencias muy intensas durante mucho tiempo, y tampoco entendía el significado de todo ello. Cuando tenía alrededor de 32 años se me aparecieron las personas de “allí arriba” y me dijeron “Chavalito, ¿Te acuerdas que teníamos un trato? Pues es hora de ponerlo en marcha”.

Revista IMO: Con 32 años ¿Cómo te llegó ese mensaje?

Hugo: Estaba en la cama, como meditando, en aquel entonces no sabía meditar, me gustaba cerrar los ojos y centrarme en la respiración. Entonces vinieron tres, no recuerdo quienes eran pero lo tuve claro en ese momento. Y me puse a trabajar todo el tema energético, el Reiki, y a limpiar cosas de mí, y empecé a avanzar y a partir de allí, sin darme cuenta, empezaron a aparecer las cosas. Estudié los cristales, los registros akásicos…

Revista IMO: Por aquel entonces estabas trabajando en el laboratorio químico…

Hugo: Mi “trabajo de diurno” como decía yo, lo que ocurrió es que tras el trabajo, la gente venía a casa a hacerse algún tratamiento y veía como venían y como se iban  y eso me llenaba tanto el corazón que me dije “Voy a tratar de vivir de lo que me gusta y me llena tanto el corazón”.

Revista IMO: Eso que has dicho lo voy a escribir pero la gente no lo va a entender, es que hasta que no sientes eso de “hacer algo que te llena tanto el corazón que vas a tratar de vivir de ello”, eso que sientes es algo tan pleno, ¡es la Plenitud!. No se está acostumbrado a, siquiera, intentar conseguirlo.

Hugo: En el laboratorio, cuando había alguna discusión me bajaba mucho la vibración, entonces mandaba Reiki y veía como la situación mejoraba. Tenía un horario especial por ser padre, llegaba un poco antes que el resto y aprovechaba limpiando energéticamente el espacio para que hubiese mejor compañerismo.

Revista IMO: Eso es muy importante. Hacer que los demás suban la vibración en lugar de que el resto de compañeros baje la nuestra. ¡Bravo!

Para ir terminando…Si te vieras a ti mismo a ti, cuando tenías trece años, ¿Qué consejo te darías?

Hugo: ¿Qué consejo me daría? Ser más yo. Hacer más caso a esa vocecilla interna, a la que empecé a hacer caso en su momento, que me ha llevado a tan buen puerto. Empezar antes, tal vez, a hacer caso a esa voz, a dejar de pensar en los juicios de los demás, en el que dirán, porque realmente la felicidad la encontré al hacer lo que realmente siento. No obstante creo que toda experiencia que he tenido, desde los trece años y antes, ha sido absolutamente necesaria para llegar al punto en el que estoy, por lo cual, al final si me encontrará con ese Hugo más jovencillo, le diría eso, que fuera él y que no tuviera miedo al juicio de los demás.

Revista IMO: Recomiéndanos un libro que te haya cambiado la vida…

Hugo: Lo que ocurre es que muchas veces estoy teniendo vivencias, y después me llegan los libros en los que explican que esas vivencias ya las ha tenido más gente. Me estuve leyendo, con la boca abierta, los libros de Conversaciones con Dios de Neale Donald Walsh, porque son conversaciones y cosas que he entendido y he aprendido de otra manera.

Revista IMO: En primera persona…

Hugo: En primera persona, y después ver que eso ya eran las directrices y canalizaciones de otras personas…

Con ese libro disfruté muchísimo. Con el primero y con el segundo, el tercero todavía no lo he leído.

Revista IMO: Ahora dinos una película, esa que te marcó…

Hugo: Una película que me marcó mucho tiempo porque me dio la herramienta… yo creo que toda la gente que es muy sensible siempre tiende a ponerse una máscara o una coraza simplemente por el hecho de no ser herido… en mi infancia vi Grease y todo aquello de la dureza y que expresará tan bien que no era más que una coraza y que el chaval no era más que un buenazo. La historia por sí, siendo una historia de amor, teniendo tanta miga por debajo, me gustó mucho. Y además también me gustaba la música, el rockabilly…

Revista IMO: Y la parejita…

Hugo: Sí, Olivia Newton John y John Travolta…

Revista IMO: Y el coche que al final se elevaba…fíjate que mensaje…se eleva…

Hugo: Sí…volamos,  al final nos abrimos delante de todos, mostramos a todo el mundo que somos sensibles y a partir de ahí podemos vivir sintiendo y amando.

Revista IMO: Y mostramos que somos amor… Muchas gracias por contarnos tu experiencia de vida.

Hugo: A ti.

Y nos despedimos fundiéndonos en un abrazo de película.

 

 

 

 

Viendo el aura de los árboles con Hani , cuento de Desam. Ferrández

¡Bien! ¡Por fin  es sábado!

Hoy he quedado con Hani y me apetece un montón salir a caminar y “desemboirarme”, despejarme. Después de toda una semana encerrada en la ciudad tengo ganas de bosquecito, de pasear, de ver las flores y descansar.

Es la primera vez que quedo con Hani a una hora concreta y lo curioso es que no la puedo llamar por teléfono porque no tiene, ja ja es como una quedada aunque diferente, ya que con los amigos cuando llegas al punto de encuentro, mandas un WhatsApp para avisar de que ya has llegado.

Me pongo ropa cómoda, cojo la mochila y me dispongo a salir, no sé hoy a qué rinconcito me llevará, aunque tengo como mariposillas en la panza y ganas de descubrir un nuevo día junto a Hani, la verdad es que es una amiga peculiar, diría que ni siquiera es una amiga, ya que ¿Se puede tener una hada como amiga? No puede acompañarme a la capital, ¿Los humanos en la capital la verían? Eso se lo tengo que preguntar ja ja, ¿En realidad la pueden ver todos? Y si no es así, ¿Por qué me lo ha permitido a mi?, bueno dejo tranquila a mi mente y me pongo en camino.

Cruzo la ciudad deprisa, ya que tengo ganas de llegar al monte. Cada vez me encanta más estar en plena naturaleza, en contacto con el verde y hoy tengo una cosa importante que contarle a Hani he leído un libro que dice cosas que le van a maravillar.

Después de un rato de caminata llego a la zona donde hemos quedado, ¡Qué curioso! Hani no está, voy a llamarla, empiezo con la mente a mandarle mensajes “Hani, ya estoy en el punto de encuentro. Hani, ya he llegado”… le grito, aunque telepáticamente.

Enseguida se presenta Hani.

 

H: Buenos días, Desam.

D: Buenos días, preciosa amiguita. Tengo algo que contarte, le digo muy jovial, seguro que te encanta, he leído un libro en el que dice que en Japón está de moda hacer baños de bosque, dice que si paseas por debajo de los árboles en un bosquecito se armoniza nuestro cuerpo y además mejora el equilibrio, hasta de las hormonas de las personas, las relaja y es beneficioso para la salud. Lo están usando como terapia, teniendo muy buenos resultados.

H: Vaya estos japoneses son muy inteligentes… por eso yo estoy tan sana jajaja.

D: Seguramente, jaja, ¿Dónde me llevas hoy?

H: Pues te llevo a un lugar para meditar.

D: ¿Vamos a meditar en el bosque? Aplaudo de emoción.

H: Algo parecido. El otro día cuando te despediste, me dijiste que querías meditar y yo me quedé pensando a qué lugar te podía llevar para qué meditaras sin ninguna distracción.

D: ¿De qué tipo de distracción estás hablando?

H: Pues de silencio y quietud, además, sin que te esté enseñando nada.

D: Bueno, bueno, ¡Sorpréndeme!

H: Vamos, me dice la pequeña, quieres caminar o volamos.

D: Volemos, por favor, ya sabes que me rechifla.

Me cojo a Hani, ella empieza a batir sus alitas y me lleva consigo llegamos hasta un montículo donde aterrizamos.

H: Falta un trocito pero prefiero que caminemos este tramo.

Llegamos casi al borde de una pequeña montaña y de repente el bosque desaparece, para comenzar un gran acantilado, desde donde se ve la falda de la montaña de enfrente y su pequeña loma, a la derecha despunta la cima de otra montaña, vaya, que estamos rodeados de monte pero entre donde estamos y la otra montaña hay un enorme espacio.

Hani me mira el rostro.

H: ¿Qué te parece?.

D: ¡Gualaaaa! Esto es brutal. Observo todos estos árboles e imagino que está lleno de seres como tú, por ahí volando y haciendo su vida particular.

H: Así es preciosa, está lleno de vida. ¿Meditamos? Aunque primero me tendrás que enseñar como meditas tú.

D: Claro. Pues mira voy a elegir un sitio para sentarme y cruzo las piernas así.

H: Interesante postura para meditar. ¿Me puedes explicar porque esa posición?

D: Pues dicen que si mantenemos la columna recta junto a una postura de flor de loto o media flor de loto y se conecta mejor.

 H: ¿Qué continúa luego de ponerte en esa postura tan rara?

 D: Cierras los ojos, agradeces, haces unas respiraciones y empiezas a relajar tú activa mente.

H: ¿Más o menos así?

D: Lo haces muy bien, linda. Lo único que yo aquí, en este paraje tan hermoso, con las montañas que nos rodean y tanto árbol frondoso, no cerraría los ojos porque es tan, tan hermoso que no quiero perderme ni un instante, aunque en mi casa cuando medito sí que cierro los ojos.

Hani me imita y cierra los ojos, se ha puesto en la postura de media Flor de loto, está muy graciosa, me río, no puedo parar de reír… hasta que río a carcajadas…

H: Desam, que me vas a desconcentrar, así no puedo parar la mente, si no paras de reírte, me estas contagiando la risa ja ja…

D: Perdona pero es que estás muy graciosa.

H: Jooo, pues es verdad a mí tampoco me gusta estar con los ojos cerrados.

D: Ya… imagina que estuvieras en tu cuevita, allí seguramente cerrarías los ojitos, pero aquí es una pena.

H: Vale. ¿Des, tú ves las chispitas que hay en el cielo?

D: ¿Chispitas, a qué te refieres?

H: ¿Tú no ves puntitos de luz que se mueven y no paran de agitarse?

D: No, ¿Qué has desayunado, Hani? Jaja

H: Un sorbito de rocío ja ja. Desam, haz lo mismo que yo, mira hacia el cielo y quédate sin mirar a nada, aguanta la mirada en el mismo sitio.

D: Es verdad veo chispitas que no para de moverse, ¿Qué es eso?

H: Es la energía.

D: ¿Cómo? ¿Energía?

H: Claro, todos somos energía o todos estamos hechos de eso más o menos, solo que parece ser que tu no lo ves, si miras al cielo es más fácil de que lo veas.

D: ¿Tú ves en mí esas motitas brillantes?

H: Veo motitas, aunque las tuyas están más estáticas que éstas.

Sigo mirando al cielo y viendo como las pequeñas chispitas se mueven, vibran, saltan sobre un fondo azul celeste hermoso y despejado.

D: ¡Cómo molan! ¿En la ciudad también se verán?

H: No sé, puedes hacer la prueba cuando llegues, aquí en el cielo son muy visibles, en la arboleda es más difícil, allí lo que se ve es el brillo que tienen los árboles alrededor.

 D: ¿A qué brillo te refieres? ¿Al que hay en las hojas después de llover? ¿O el aura de los árboles?

H: ¿Qué es el Aura? Tenéis un idioma un poco raro los humanos.

D: Pues verás, es una capa transparente pegada a nuestra piel, que mide como un dedito, dicen que hay más capas y abarcan más espacio, sin embargo la que se ve mucho es la primera capa, le explico a Hani.

H: ¿Tú me ves mi aura?

D: No, yo no veo el aura. ¿Y tú? Seguro que si ves el aura de los árboles, veras la mía.

H: Sí, o algo similar, porque no sé si es el aura lo que veo.

La pequeña se sitúa a mi lado, con carita  amable

H:  Te voy a enseñar lo que yo veo en los árboles, dirige tu mirada a los pinos de enfrente y quédate mirándolos, sin intentar ver, como cuando buscabas a los duendecillos, pues un poco igual, primero mira a estos pinos, el fondo que tienes es la pinada, o sea, verde.

Hago caso de lo que dice la pequeña e intento ver el brillo o similar, después de varios intentos parpadeando y descansando empiezo a ver algo…

D: Hani parece que veo una pizca de… ¡Brillo! Mientras doy un salto de alegría.

H: Muy bien, Desam, descríbemelo.

Vuelvo a descansar la vista, para después de unos segundos volver a mirar hacia los árboles

D: Ahora ¡Sí!  Sí que veo como un reborde de dos dedos de ancho alrededor de los extremos del pino, es entre un gris azulado o un color que no podría definir muy bien…

H: Genial, Desam. Pues ahora haz lo mismo con los pinos aquellos que están a tu derecha, de fondo el cielo, mira a ver cómo lo ves.

Vuelvo a mirar de la misma manera que he visto el aura en los anteriores pinos, insisto hasta que por fin también lo veo.

D: Gualaaaa ¡Hani! Aquí tiene diferentes colores, contesto emocionada, es como si tuvieran un pequeño arco iris.  En la parte que de fondo está el cielo, se ve claramente.

H: Tiene diferente color porque lo ves con diferente fondo.

D: Pues eso será, ja ja, espera, espera que lo vuelvo a repetir.

Me pongo a jugar mirando de una pinada, hacia la otra, viendo la diversidad de la tonalidad de una y de la otra, es diferente totalmente porque como bien dice mi amiga tienen diferente fondo, como ya sé lo que busco me es más fácil verlo, cambio la dirección del punto de visión, la enfoco hacia otro lado hasta que otra vez vuelvo a ver el aura.

 Hani me mira con cara de felicidad, la miro de reojo

D: ¿qué te estás riendo?

H: De ver tu cara… estás feliz solo porque has visto el aura o como se llame, de los árboles  ¿Intentas ver mi aura?

D: Ja ja ja, esto ya me lo pones muy difícil, no creo que pueda.

H: Pruébalo.

Haciendo caso al desafío de la pequeña me pongo a mirar a Hani, hasta que veo cómo en su cabecita se aprecia como una pequeña coronita o una diadema, que es como si saliera de su cabeza, en el resto del cuerpo no puedo ver nada.

H: A lo mejor si practicas más veces también me puedes ver el aura de todo el cuerpo.

D: Bueno lo intentare.

H: Mira ahora a ver si aprecias el aura de aquella vereda.

Me pongo a ello aunque soy incapaz

D: Joooo no veo nada Hani, será porque está muy lejos

H: Podría ser.

D: Tengo hambre.

H: Buscamos un lugarcito para comer.

D: Sí por favor, que sea en un valle bonito y así luego podremos echar una siesta.

H: Hecho.

Comimos, dormimos, jugamos y después otra vez a la ciudad, cada vez me da más pereza volver al mismo lugar, cada vez me encuentro más a gusto aquí, con esta graciosa pequeñaja y en este entorno; empiezo a comprender un poco a los ermitaños que viven en una cueva, rodeados de naturaleza, sin ruidos, sin distracciones exteriores, disfrutando siempre que quieren del bosquecito y sus habitantes.

Quizá algún día, pueda encontrar una casita en medio del bosque y vivir allí en silencio y en contacto con el hermano árbol y todos los seres que lo rodean.

 Gracias, otra vez gracias bosque, gracias Hani, gracias vida.

El despertar del tercer ojo de Susan Shumsky

Título: El despertar del tercer ojo

Autora: Susan Shumsky

Editorial: Obelisco

Año de edición: 2016

Nº de páginas: 352 páginas

ISBN: 9788491111580

 

 

 

El despertar del tercer ojo es un libro que va más allá de enseñar técnicas. Habla de historia, de ciencia, de religiones y espiritualidad, de chakras, de yoga…Es un libro aparentemente fácil de leer pero es muy denso, queremos decir, es uno de esos libros que se leen fácilmente pero que se ha de trabajar mucho. Los ejercicios de limpieza del Tercer Ojo, las meditaciones, las afirmaciones, las oraciones, no solo se trata de repetirlas, hay que sentirlas, interiorizarlas.

Nos ha gustado porque nada más comenzar el libro agradece y mucho y en IMO somos mucho de agradecer. Menciona al Maestro Babaji, a Paramahansa Yogananda, en este preciso momento en el que estos maestros son tan mencionados en la Revista, ¿Será un sincronismo? Pues ésta es otra forma de recibir las señales o respuestas a través de las técnicas de apertura y desarrollo del Tercer Ojo que Susan Shumsky menciona en el libro. Sincronismos y serendipias ¡Qué bellas palabras!

Susan Shumsky es una multidisciplinar autora y terapeuta, entre otras  Metafísica, se nota en sus afirmaciones, y Meditación, aprendió con Maharishi Mahesh Yoguim, gurú de los Beatles y de Deepak Chopra.

El despertar del tercer ojo no es el libro que esperas al leer el título, sorprende por la cantidad de información bien estructurada que incluye. Vale la pena leerlo si tienes interés en conocer y activar el tercer ojo, si es así, el libro resulta indispensable en tu biblioteca.

 

Si te interesa lo puedes comprar aquí, en El jardín del libro

Conversando con…Julio Bevione, autor y peregrino.

Madrid, 13 de octubre de 2017

Entrevista realizada por Jose Mª Escudero Ramos

Julio Bevione es autor de libros de crecimiento personal, conferenciante y peregrino. Nacido en Córdoba, Argentina, vive en Nueva York, dónde observa y aprende para compartir lo aprendido. Ha venido a España a presentar su libro !Activa tu GPS!, aprovecha para dar un taller conferencia y hacer de guía en un viaje interior recorriendo el Camino de Santiago.

 

Revista IMO: Nacido en Argentina, vives en Estados Unidos. Vaya diferencia de culturas.

Julio: Lo que pasa es que Argentina tiene una cultura definida y Nueva York no, en realidad tiene una mezcla de muchas y eso es lo que me encanta de Nueva York. Las grandes capitales son así, en Madrid la mayoría son madrileños y luego están los inmigrantes, en Nueva York, casi no hay neoyorquinos como tal, hay, pero no son tantos. La mezcla es lo más importante allí. Y ocurre algo que creo, como proyecto humano, es muy interesante, y es que las diferencias no separan. No hay que hacer el esfuerzo, hay una convivencia muy fácil. En otras ciudades se tiene que hace un verdadero esfuerzo para integrarse.

Revista IMO: ¿Ciudades de Estados Unidos?

Julio: Y de Latinoamérica.

Revista IMO: ¿Para tu idea de vida vivir en Nueva York supone…?

Julio: Vivir en Nueva York me va muy bien, primero porque me da la oportunidad de aprovecharla, como no trabajo en la ciudad, soy un turista que vivo.

Revista IMO: La disfrutas….

Julio: La disfruto, la camino.

Revista IMO: Y aprendes… por lo que he podido ver, tú eres de los que aprende viviendo.

Julio: Sí, no leo ni nada de eso. Creo que hay suficiente material en la calle y en las escuchas con las personas como para aprender.

Revista IMO: ¿Observador?

Julio: Por naturaleza porque de niño ya era así.

Revista IMO: Y “preguntón” como buen argentino.

Julio: Sí _ ríe _ “cuestionador”, como buen argentino. Sabes que nunca nos quedamos con la última respuesta, buscamos más. Creo que también ha sido un beneficio, esa mezcla entre rebeldía y curiosidad que siempre he tenido, me ha beneficiado.

Revista IMO: ¿Cómo planteas tus conferencias? ¿Hablas? ¿Preguntas al público?

Julio: Lo que hago… cumplo con mi conferencia que suele durar hora y pico y dedico otro tanto a conversar. La mayoría de mi público me conoce por redes sociales, a través de ellas tenemos más ganas de comunicación real, en las conferencias se tiene la posibilidad de escuchar sus voces, ponerles cara, y puedo responder en base a lo que ellos preguntan.

Revista IMO: ¿Cómo ves a la gente de Madrid?

Julio: Lo que he podido apreciar en la gente de Madrid es que hablan, se comunican, se miran. En Nueva York la gente no levanta la cabeza de los móviles. En Madrid he entrado en cafeterías donde la gente está hablando, en un Café de Nueva York no levantan las miradas de los móviles o tablets. Aquí se dan tiempo, esa actitud llena un montón. Cuando te viene un momento duro en la vida pero tienes a alguien con quién conversar es menos duro. A veces, los modelos más occidentales, con asuntos menos graves, se hacen más graves porque nos sentimos solos. No tenemos con quien hablar.

Revista IMO: ¿Hay mucho sentimiento de soledad?

Julio: Desconexión, porque en realidad cada vez estamos más conectados, las redes sociales hacen que puedas comunicarte  a distancia con cualquier parte del mundo, pero hay una desconexión. No estamos conectados, no estamos realmente interesados en el otro.

Revista IMO: Ni en nosotros mismos…

Julio: Claro, de ahí parte todo, por eso la conferencia que he venido a dar a Madrid trata de volver a nosotros. Cuando nosotros habitamos en nosotros, cuando sabemos que hay alguien aquí al que atendemos, el mundo deja de ser necesario, te alegra compartir pero nunca se llega a estar solo. La soledad está más relacionada con el abandono a uno mismo.

Revista IMO: Haces estos días el camino de Santiago.

Julio: Si, este año hacemos uno y el próximo año hacemos otro.

Revista IMO: ¿Cómo tienes planteado hacer el camino?

Julio: Es la primera vez que hago el camino y no tengo planteado nada, me pasa como con las conferencias o como contigo, hasta que no estoy en el lugar, en la conferencia o en la entrevista, no sé lo que voy a decir, todo lo decidiré cuando vea al grupo de personas que integran la aventura. Mi pretensión, o mi trabajo, es no dejarlos escapar de ellos, guiarlos a través de ellos. Quiero ser una compañía en el camino y todo se basará en sus propias experiencias, cada uno viene con su propia historia, con su propia meta y voy a guiarles en lo que cada uno quiera. En mis sesiones intento que se tome distancia para ver la vida desde otro punto, en el camino vamos a ver nuestra vida pero desde un lugar más en paz para poder decidir que es lo que queremos hacer.

Revista IMO: ¿Haces algún tipo de meditación, de trabajo energético?

Julio: Camino mucho. Eso alcanza para todo, sueltas todo, recibes lo mejor, la mente se calla, aprendes…yo creo que las formas meditativas pasivas son muy orientales y vienen de otra época. Hoy el cuerpo pide moverse. Yo prefiero caminar rápido, no corro porque corriendo me pierdo cosas.

Revista IMO: ¿Crees en que hay un origen emocional para cada enfermedad?

Julio: Cuando el cuerpo se enferma es la última consecuencia de una causa que no es el cuerpo. Por eso el caminar es tan bueno, cuando caminas vas soltando.

Revista IMO: Como buen observador, ¿Te gusta leer entre líneas y ver más allá de la pantalla?

Julio: La sociedad está despertando y es más difícil cada día manipularnos. Creo que es importante que no nos quedemos con lo que vemos a primera vista, tenemos que hacer más caso a lo que sentimos cuando “vemos”.

Revista IMO: ¿Sigues tu intuición?

Julio: Vivo dejándome guiar. Vivo en esa constante. Si sientes que tienes que cruzar la calle, hazlo, seguro que te vas a encontrar algo maravilloso al otro lado. Cruzar la calle no es algo trascendental pero sí lo es lo que te vas a encontrar cuando sigues tu instinto. Vivo atento.

Revista IMO: Si tuvieses la oportunidad de volver al pasado y ver al pequeño Julio de 13 años, ¿Qué consejo te darías?

Julio: Que confíe más, creo que he confiado, pero el miedo me limitó, me diría que confiará más, sobretodo entre los 17 y los 24 años, siento que esos fueron años perdidos porque traté de encajar. No perdí tanto tiempo, pero durante esos años sentía que sí, y esos años, durante esa etapa, son muy valiosos.

Revista IMO: ¿Eso te ha formado para ser lo que ahora eres?

Julio: Sí, porque una de las formas de saber quien eres es sabiendo lo que no eres. Esa dualidad que te propone el mundo acelera, a veces, algunos aprendizajes, entonces se hizo bueno, pero me hubiese gustado que fuese más corto.

Revista IMO: El Tao Te King, El libro del Tao, dice que somos lo que somos más lo que no somos…

Julio: Exactamente. Lo que no somos se hace parte de nosotros. Es como la sombra, lo que no nos animamos a mirar para descubrir que no somos eso.

Revista IMO: Al final hay que acabar abrazando a la sombra, ¿No?

Julio: De eso se ocupa el tiempo o lo hace uno a conciencia, de hecho mi trabajo es eso, yo no trabajo desde la visión espiritual rosa donde todo está bien, aspiro a que vean lo que no está bien para que lo abracen y se den cuenta de que también es valioso.

Revista IMO: Las dos últimas preguntas, recomiéndanos una película que te haya marcado la vida…

Julio: Recuerdo una de hace unos 10 años, Las horas, The Hours, trata sobre la muerte, es muy provocadora. En esa época estaba trabajando sobre mi propia muerte, me dije ¿Cuál es el mayor miedo que tiene la gente? ¡El miedo!, e hice un trabajo personal sobre ello.

Revista IMO: Ahora dinos un libro…

Julio: Es un libro no libro, Un curso de milagros. Siento que es el más cercano, es el que dice las verdades que tenemos que escuchar. Considero que hoy es un libro que se ha quedado anticuado, el lenguaje, se escribió en los 60, demasiado intelectual. Mi primer libro, Vivir en la zona, fue una adaptación, un resumen muy sintético del Curso de milagros que hice para los grupos que tenía en Miami.

Otro libro de Louis L. Hay, Usted puede sanar su vida  también me marcó…es el que me confirmó que mi pensamiento podía cambiar mi vida, cosa que ya sabía, así que cuando lo leí fue como ¡no soy el único que lo piensa!

Revista IMO: Muchas gracias por compartir tu tiempo y conocimientos. Creo que lo estás haciendo muy bien. Hay un despertar en muchas personas y muy diversos ámbitos.

Julio: Bueno, lo hago lo mejor que puedo, si está bien o mal ya veremos. Somos pedacitos que suman.

Y nos despedimos con un fuerte abrazo y con una frase y una sonrisa:

¡Buen camino, peregrino!

 

Arde parte de la península

Arde parte de la península.
Ha habido varios muertos, y no se puede contabilizar las desgracias en la flora y fauna de las zonas afectadas.
Unos incendios sin precedentes claramente provocados.

Incendios que se producen justo antes de que llegue en forma de tormenta los restos del huracán Ophelia, el que ha pasado más cerca de la península en toda la historia.
Lo fácil es maldecir y odiar pero eso es lo que quieren esos seres oscuros que quieren jugar con nosotros.

Yo propongo que oremos, mandemos Reiki, que tengamos pensamientos positivos visualizando como se apaga el fuego.

Pido que todos aquellos que provocan el mal encuentren esa chispa que les haga despertar y que sean conscientes del daño que han estado haciendo… Que cambien de actitud y se pasen el resto de sus vidas haciendo el bien para compensar sus años de vivir en la sombra.
Sé luz en la oscuridad, consuelo en el dolor, amor en el odio.
Así es y así se cumple.
Todo mi amor a PACHAMAMA y todos los seres que aquí habitan.

La paz tras la… Experiencia compartida por Desam. Ferrández

Castellón, 14 de octubre de 2017

Redacción: Desam. Ferrández 

 

Hay días que no tienen desperdicio, y este ha sido uno de ellos, aunque realmente ya estoy en el día siguiente.

En el muro de mi Facebook aparece una canción que habla sobre la Guerra Civil Española, tiene una letra preciosa, con una estrofa poética que dice “sí mi sangre fuera tinta y mi corazón tintero, con la sangre de mis venas te escribiría te quiero”. 

La primera vez que la escuchado se me ha erizado todo el vello, aun así, no sé qué tiene que no puedo parar de oírla, seguramente mi ser quiere seguir escuchándola para decirme algo, por lo que hago caso a ese instinto, y me voy a meditar con esta canción de fondo, la escucho y empiezo a analizar lo que dice mi “cuerpo”.

Siento opresión en la espalda, con un dolor profundo qué cala hasta mi interior, desde mi abdomen aparecen las náuseas, el pie izquierdo no deja de picarme, todo el conjunto de síntomas resulta muy curioso.

Creo que he de hacer Ho´oponopono y que posiblemente estoy sintiendo algo que viví con anterioridad, la respiración también se ve afectada, empiezo a balancearme y hacer Ho´oponopono, lo siento, perdón… más no remiten los síntomas, empiezo a  rascarme el pie con insistencia, hasta que me doy cuenta que me lo estoy estrujando, siento que el Ho´oponopono se queda corto, por lo que invoco del mar de las infinitas posibilidades, que elijo experimentar en este momento, que sano todas y cada una de las veces qué herí o mate, en esta vida y en las anteriores a algún ser. Esta forma de pedir la aprendí de un video que vi de Neale Donald Walsch 

La energía aparece fuerte en mis manos, subiendo la temperatura hasta casi llegar a quemar, sigo balanceándome y escuchando machaconamente la misma canción, una y otra vez, una y otra vez, no puedo respirar, sé que todo esto me está diciendo algo, escucho mi cuerpo que habla a través del erizamiento de mi vello, habla a través del nudo en la boca del estómago, aquí hay algo más, libero y sano… me perdono de todas y cada una de las veces qué herí o mate a algún ser, dejo de estrujarme el pie, no sin antes haberme dado cuenta que ya me está doliendo la mano de tanto que presiono y de repente un “Clic”, el clic maravilloso de la comprensión.

Esto viene a liberarme del picor y de las náuseas, comprendo que en cada vida y en cada situación hice lo que tenía que hacer, me abrazo, esta vez sin necesidad de perdón, me abrazo y agradezco cada experiencia.

Dichas experiencias me han hecho como soy, me han ido puliendo y agradezco esta forma de sentir, aunque sea a través de la náusea, ya que para mí es el detonante que expresa que he de hacer algo.

Acabo con la meditación…preparo una infusión y me voy al ordenador, aunque sea la una de la madrugada no importa, vivo el presente, esto es ahora, no es preciso dormir, hago caso a lo que mi corazón me dicta, en este momento quiero escribir, ya dormiré en la otra vida.

Qué bonito poder ser libre y sentirme libre y decir un “NO” bien grande a la mente, la mente me dice “has de dormir“ por qué mañana bla bla…, pero mi cuerpo dice ¡NO!, vete a escribir, disfruta del ahora, hazte una infusión y saca lo que llevas dentro, es otra forma de liberar, es otra forma de agradecer a esta colega, que compartió una preciosa música que me ha llevado de la sanación, a la comprensión, desde el desagrado del dolor y las lágrimas, hasta el placer de la sonrisa, con un cuerpo y una mente en paz, a pesar de haber tenido un día sin paz, para continuar con una música que también me había arrebatado el sosiego. Estoy viva y gracias a estas emociones desde lo más interno de mi ser, salen estas palabras qué brotan desde el tintero precioso del corazón, desde ahí, solo desde ahí se puede vivir, para abrazarme y comprender que estoy viva y libre.

Reflexión, dos puntos:

Después de vivir estos sentidos enredándome con las lágrimas y la desazón, recuerdo que la semana pasada vi una película titulada “Hasta el último hombre”, que no pude acabar de ver, el tema de la peli, la guerra… y sentí tanto dolor, que lloré desconsoladamente con una pena intensa desde lo más profundo de mi ser, desde la profundidad de mis entrañas, me puse a llorar hipando como los niños sin poder parar.

Yo creo que todos hemos sido verdugos en otra vida, y que también hemos estado formando parte del otro bando, aunque ahora voy a hablar de mí.

Yo he sido verdugo y seguro que en la guerra civil he matado algún compañero, amigo que seguramente algún día me ayudó a levantarme y sin embargo, con el paso de  los años, cambian las ideologías, y entonces fui capaz de blandir un fusil y disparar a mi “amigo” que una guerra lo convirtió  en mi peor enemigo y le arrebato la vida sin pensarlo, a sangre fría.

Voy a ir más allá, como dice la física cuántica que todos somos uno, si todos somos UNO y yo soy mi amigo, sí yo he matado a mi amigo y soy él, yo me he matado a mí misma…

¡Esto es muy fuerte! ¡Yo me he asesinado! Llegado a este punto, no paro de dar gracias por poder sentir esto y poder solventarlo, me abrazo a mí y a todas mis células, resolviendo esta historia con este tema, con esta canción que hizo de conmutador hasta hacer que todas mis células temblaran y se estremecieran.

Gracias, gracias, gracias… abrazo mi cuerpo, abrazo cada célula y me lleno de luz para terminar con este episodio.

Gracias, gracias, gracias.

Mil gracias cuerpo, por las inefables sensaciones.