Conversando con… Emilio Sáez Soro, hacedor de caminos

Madrid, Castellón. 5 de septiembre de 2017

Entrevista realizada por Jose Mª Escudero

 

 

Conocí a Emilio Sáez Soro por nuestra común afición de correr descalzos.  Emilio es un profesor de comunicación de la universidad Jaume I de Castellón. Es poeta, autor de libros de ensayo. Próximamente publicará su tercer libro sobre correr descalzo. Un hombre integro, con las ideas bien claras y los pies, descalzos, en la tierra.

Acaba de terminar un recorrido precioso al que ha llamado el Camino del fauno. Un viaje de 940 kilómetros en 36 etapas, desde Castellón a La Coruña, corriendo descalzo, y ya está organizando el Campeonato del mundo de Carreras Descalcistas que tendrá lugar el 22 de octubre en Oropesa del  Mar.

 

IMO: La verdad es que siempre es un placer verte, leerte, escucharte, en persona o  a través de tu blog o en Facebook. Eres una autentica leyenda descalcista. Emilio Sáez Soro ¿Maestro o profesor?

Emilio: Yo creo que autodefinirse como maestro es muy pretencioso, yo trabajo transmitiendo conocimientos, que los alumnos digan si soy Maestro o Profesor, eso lo tienen que decir ellos.

IMO: Cuántos años llevas corriendo?

Emilio: 36 años. Desde los 16 años llevo corriendo. Es una forma de entender la vida. No es una moda, no es una afición. Es como dormir o comer. No concibo la vida sin correr.

IMO: ¿Y corriendo descalzo?

Emilio: Este mes de abril hizo cinco años.

IMO: ¿Te acuerdas por qué empezaste a correr?

Emilio: Bueno, al final correr es una actividad física natural. Te sale de una manera directa. Los niños pequeños juegan constantemente corriendo. Empezar a correr de una manera más especializada…pues me imagino que porque ves que otros corren. También está el factor de que en mi juventud, siendo de una familia humilde, lo más barato que podía hacer era salir a correr. Era barato y fácil. También quizás por mi carácter, introvertido, me gusta hacer cosas sólo, de forma individual.

IMO: ¿Te acuerdas esas primeras zapatillas con burbuja que salieron cuando éramos jóvenes? Las Karhu…

Emilio: Sí, pero esas fueron posteriores a cuando yo empecé a correr…

IMO: Antes de eso ¿corríamos todos de forma minimalista sin saberlo?

Emilio: Yo desde luego que llevaba las mismas zapatillas para correr que para hacer vida cotidiana, serían unas Paredes.

IMO: Sin burbujas ni cosas de esas.

Emilio: Tenían una suela bastante llana. Era un calzado bastante simplón.

IMO: Y no había lesiones.

Emilio: No, lo que pasa es que los adolescentes no se lesionan porque todavía son muy flexibles.

IMO: ¿Tus hijos son una motivación para hacer las cosas que haces? ¿Estuvieron apoyándote en el camino?

Emilio: Tengo una hija de 22 años, estuvo seis días  conmigo, y el pequeño de 11, estuvo veintitantos días. Siempre están esperando a que llegue y les cuente. Forma parte de la alegría de compartir una aventura. Me ha resultado muy agradable. Están muy contentos con su papi, tienen un papi muy entretenido. _sonreímos.

IMO: ¿Por qué escribes libros?

Emilio: Pues algunos son por trabajo en el mundo de la universidad, por temas de comunicación. Tengo otro publicado sobre turismo rural, es de hace muchos años, ahora publico el tercero sobre consejos  para correr descalzos.

IMO: Daremos cuenta del libro desde la Revista.

Emilio: Y de poesía también he publicado alguno en autoedición. Escribir también lo llevo haciendo muchos años, y también comencé de adolescente, con 16 o 17 años, esos escritos de diario, de intimidad. A los 18 años comencé a escribir relatos y luego vas evolucionando. He escrito más ensayo que literatura, tengo una novela en el tintero. Vamos que escribir es algo muy natural para mí.

IMO: Además de escribir y correr te veo con ganas de unir a las personas, en tu segundo libro me invitaste a que respondiese unas preguntas sobre mi trayectoria como corredor descalzo…invitaste a 13 corredores a compartir experiencias en tu libro El Reto descalzo.

Emilio: Escribieron corredores y médicos. M gusta unir a las personas que tenemos algo en común. Siempre he estado vinculado a movimientos asociativos desde muy joven. En 1988 monté una asociación de escritores amateurs en toda España apoyándome en Radio3, se llamaba Círculo de tinta, llegamos a ser 100 o más. Aún existen pequeños grupos que se generaron a través de esa asociación. Entiendo que si hay personas con afinidades y conocimientos que puedan compartir, y con iniciativas, siempre será más enriquecedor colaborar con esas personas que hacerlas de forma independiente.

IMO: ¿Cuál es el secreto para sacar tiempo para realizar todo lo que haces?

Emilio: Es cuestión de dedicar tiempo todos los días y darles forma ya, si no se acaban muriendo. Yo tengo proyectos a los que les dedico un minuto al día, así no se mueren nunca. Ese gesto de dedicarle un minuto hace que siga vivo. Si te gusta lo que haces, lo que escribes, yo lo intento terminar, darle forma y llevarlo a término, si es un libro y no consigo editor, lo autoedito. Ya que lo he escrito, que vea la luz.

IMO: Viendo tu historia, el correr 13 maratones descalzo en un año, ¿era un entrenamiento para hacer el Camino del Fauno?

Emilio: Realmente nunca sabes, una cosa a que te lleva. Esto me llevará a otras…Sí que es un proyecto que tenía pensado desde hacía muchos años pero no los había unido en mi cabeza. De hecho, lo de hacer 13 maratones en un año fue una especie de venganza por las lesiones que había tenido antes. Porque en mi etapa corriendo calzado tuve una serie de lesiones y muchas dificultades para hacer una maratón al año, muchas inscripciones perdidas por lesión de última hora. Así que cuando comprobé que podía correr tan bien descalzo me propuse como venganza correr 13 maratones, como diciendo “ahora os vais a enterar”. No era yo el que estaba defectuoso si no que eran otras cosas las que me hacían estar defectuoso. Fue una venganza saludable, me liberé físicamente. Y el Camino del fauno fue una reafirmación de aquello. Eso fue en la lógica de la competición, no iba a competir, iba a terminarlas, pero dentro del marco de una competición, el Camino ha sido dentro del concepto del usar el correr para fluir por el mundo de una forma natural.

 

IMO: Recordemos que algunos médicos dicen que correr un maratón es una locura por el esfuerzo al que se enfrenta el cuerpo en 42 kms. Por regla general, se recomienda hacer un maratón al año a un corredor amateur. Tú has hecho 13 maratones en un año, rompiendo todas las estadísticas, y ni una lesión. Y con el Camino del fauno has hecho una media de 30 kms en 36 días 940 kms, eso es ir por la cuerda floja sin cuerda, directamente.

Emilio: La cuestión es cómo corres y con qué intensidad corres. No es lo mismo hacer una media de 30 kms al día a un nivel competitivo, que de forma relajada, parando cuando me diera la gana, algunos tramos he caminado, y lo más importante, sin perder el placer de correr. Claro que ha habido momentos más duros y muy intensos, pero sin perder la felicidad por lo que estaba haciendo. Hay que diferenciar cuando corres un maratón para hacer tu mejor marca en que lo das todo que supone un esfuerzo extremo, y cuando corres por placer, de forma relajada.

IMO: Los tarahumaras, en México, corren de un lugar a otro 100 o 200 kilómetros, es su forma de desplazamiento, corren y con huaraches caseros.

Emilio: Claro, mejor ejemplo que ellos no hay. Mucha gente daba por hecho que al llegar a Coruña iba a estar destrozado pero llegué fenomenal, con ganas de volver, porque sí que tenia ganas de regresar, son muchos días fuera de casa, pero no estaba cansado. El hecho de correr descalzo hace que no sometas al cuerpo a tensiones no naturales, lo que implica que al día siguiente estás perfectamente en cuanto a musculación y articulaciones, el cansancio que puedas tener es por correr, no por las agresiones a las que se pueda someter el cuerpo por los impactos de correr con zapatillas amortiguadas.

Si descansas bien por la tarde, a la mañana siguiente estás fresco porque no has puesto en tensión articulaciones ni músculos. Al correr todos los días coges un hábito diario y así es como fortaleces músculos.

Cuando volví a casa, me equivoqué al ver el calendario de carreras y creí que había una esa noche y pensé ¿Qué no iré a correr esa carrera? No hubo, si no si que hubiese ido.

IMO: ¿Estiras al llegar al final de cada etapa?

Emilio: No, soy más de calentar antes de empezar. Los dos primeros kilómetros los hacía despacito, trote ligero o andando, para entrar en calor.

IMO: Creo que la mente también es primordial. Es obvio que para tus retos hay que tener un cuerpo muy bien entrenado, yo no podría hacer el Camino del Fauno como lo has hecho tú en este momento, pero creo que también es importante tener una mente muy equilibrada. Hay que ser fuerte mentalmente para comenzar los retos.

Emilio: Esto me imponía mucho. Cuando me preguntan si lo preparé mucho, respondo que no, porque si lo llego a preparar mucho, en la medida de darle muchas vueltas igual no lo hubiese hecho porque hay muchas incógnitas, muchas dudas. Esto no era una iniciativa para sufrir, no era un ejercicio disciplinario, ¡”Hay que hacer todos los días 30 kms!”. La idea era hacer algo interesante, crecer física y mentalmente y de alguna manera explorar lo que somos capaces de hacer. La planificación la fui haciendo sobre la marcha porque no quería ponerme unos límites muy rígidos, así si hubiese tenido un día muy duro, poder permitirme tener un día de descanso, o un día duro de 30 kms y al día siguiente poder hacer 10, sin planificar porque no conocía por cuales terrenos iba a pasar y no todos los suelos son iguales. Alguna etapa la hice andando porque la jornada anterior fue dura…hubo situaciones que si quieres disfrutar no podía ser rígido, así que dejé fluir y disfruté. No supe hasta el final que día iba a llegar a La Coruña.

IMO: ¿Qué te ha impactado del camino?

Emilio: Ha habido muchos tramos que no me han gustado, muchos largos tramos de carretera, a parte del peligro que puede haber, me tragué toda la polución…

Cuando un trailer te pasa a un metro echándote toda su energía, que lleva mucha, y además ese olor de animales que están allí. Los cerdos huelen mal siempre pero en esas circunstancias más, hacinados, haciendo sus cosas en ese pequeño espacio en el que viajan… ¡la energía que llevaba ese camión!, no era solo el olor…fue muy desagradable.

IMO: El camino entonces se puede mejorar.

Emilio: Ha sido una primera experiencia. Ha habido una mayor parte muy buena. En conjunto muy positiva pero hay una parte muy significativa que hay que cambiar para que sea mejor. No quiero que nadie repita el Camino del fauno porque yo lo difunda porque sé que el trazado que he realizado se puede mejorar, evitar tanta carretera, aunque se haga más largo puede que sea más hermoso, tranquilo y en contacto con la naturaleza. Yo repetiría el camino pero eliminando todas esas carreteras nacionales tan transitadas.

IMO: Cuenta alguna cosa que te hecho vibrar, algo positivo que te ha marcado.

Emilio: Había momentos en los que me encontraba, hasta donde se perdía el horizonte, in apreciar rastro de actividad humana. En esos momentos no es que te sientes sólo, te sientes bien. Estás ahí alejado de todo y me sentí integrado y perfectamente armonizado en esta situación, no desolada pero si aislada. Me sentí extraño porque es raro sentirse así, pues siempre hay un elemento humano que interrumpe, un tractor… Estoy sólo y soy el único en este territorio, y eso me hizo sentir quietud, paz, bienestar. Fueron momentos únicos. No es que quisiera estar siempre así pero en esos momentos me sentí muy bien. Los paisajes han sido tan diferentes, cada uno con su particularidad, montañas, valles… bellas experiencias.

IMO: ¿Te encontraste con otros peregrinos en el camino?

Emilio: El camino del fauno es una experiencia que he vivido en soledad, ha sido una experiencia muy personal, excepto tres etapas que coincidieron con partes del Camino de Santiago que estuve rodeado de gente todo el tiempo. Y creo que todas ellas valen la pena. Creo que vivir acompañado de personas que buscan cosas parecidas a ti, es muy bonito.

IMO: Fuiste apoyado por un ángel todo el camino: tu mujer.

Emilio: Rosario, me animó a hacerlo cuando yo tenía dudas, me acompañó todo el trayecto y ha sido soporte para la organización, el enlace en cada ciudad. Me ha resuelto muchos situaciones que de haber ido solo hubiesen sido complicaciones.

IMO: Sois muy afortunados por formar tan bella pareja. sois una gran familia.

Emilio: Nos complementamos muy bien, ella me apoya en mis proyectos y yo en los suyos todo lo que podemos. Hay mucha sintonía.

IMO: Recomiéndanos ese libro que te ha marcado la vida…

Emilio: ¿Uno solo? Es complicado. Déjame que piense…

IMO: Puedes decir dos…

Emilio: No soy persona de una sola obra, te puedo decir de distintos temas…pues…como libro de ficción y fantasía El señor de los anillos de J. R. Tolkien, es un libro que me lleno de felicidad mucho tiempo, lo leí muchas veces, con 18 años, y lo releí con 19 y más mayor…lo disfruté muchísimo. Como libro de historia de amor, El jinete polaco de Antonio Muñoz Molina. Es una historia peculiar. Y La insoportable levedad del ser de Milan Kundera.

IMO: Y ahora una película…

Emilio: Es muy poco original pero a mi me gustó mucho Blade Runner, siempre me gustó la ciencia ficción pero además en esta se une un trasfondo filosófico, el cambio estético de unir la ciencia ficción con la novela negra, los personajes…en fin, una película que me marcó en su momento.

IMO: Han hecho un remake.

Emilio: Sí, lo estrenan en noviembre.

IMO: A ver que tal lo hacen.

Emilio: No solo es la película, es también el momento en el que se estrena pues son películas que marcan una inflexión en el género, y en el que me encontraba yo, de vivirla como la viví yo con 18 años a ahora, pues hemos cambiado un poco.

IMO: Si pudieses volver al pasado y te encontrases con el pequeño Emilio de cuando tenías 13 años, ¿Qué consejo te darías?

Emilio: Buff, ¿Uno? “Piensa que no tienes ningún límite”, me diría, porque yo entonces pensaba que tenía muchos y eso a lo mejor me retrajo de hacer muchas cosas de las que podía haber hecho.

IMO: Muchas gracias por tu tiempo, tus consejos, por compartir tus experiencias. Ha sido un placer conversar con todo un hacedor de caminos…nos vemos en el campeonato del Mundo de Carreras Descalcistas en Oropesa…