Conversando con… Luis Briones

Conversando con…Luis Briones

Madrid, 26 de abril de 2017

Jose Mª Escudero Ramos, Revista IMO

A Luis le conozco por el mundo de las carreras y gracias a ello hemos llegado a ser muy buenos amigos. Le considero un hombre íntegro, solidario, activista, lo mismo tiene unos ideales diferentes a la mayoría, pero lucha por ellos y eso es importante en esta sociedad dormida. Es de esas personas que piensa en manifestarse por solidaridad, él tiene una vida cómoda, pero es consciente del mundo en que vivimos y aporta su grano de arena para hacer un mundo mejor y más justo. Con su actitud y amor, quizás no cambié el mundo, pero sí hace mella en un pequeño círculo de los que le rodeamos y marca nuestro pequeño mundo.

Él y yo tenemos grandes conversaciones mientras entrenamos juntos un maratón, él hace un gran esfuerzo por ir a mi ritmo, para que os hagáis una idea, Luis acaba un maratón (42´195 m) en tres horas y poco y yo en alrededor de 5 horas.

Charlar con él es una delicia.

Considero a Luis una buena persona, es como un ángel en la tierra. A mí me ayuda siempre que tiene oportunidad.

Luis, ¿Por qué? ¿Por qué activista? Por qué sales a la calle?

Primero decirte que eso de buena persona…aquí no hay ni buenos ni malos, y activista, pues tampoco…

Permíteme decir que cuando intentamos hacer ese proyecto al que nos invitó Samanta Aretino “Oír, Ver, Hablar” tú fuiste de los pocos que te movilizaste. Siempre estás yendo a manifestaciones y no precisamente para mejorar tu vida, sino las de los que lo tienen más complicado.

Bueno, es que manifestarse es lo único que nos queda pues ya el voto no va a contar nada, votes lo que votes, da igual ya, entonces es como poner tu voz a un problema. Me gusta salir por la gente que no puede hacerlo, por los refugiados, por los sirios, por los inmigrantes…

También es verdad que cada vez sale menos gente a manifestarse, entonces tampoco es muy útil manifestarse, es como que se retro-alimenta y al final si no sales, aunque seamos pocos, es como si el problema no existiese.

Eso suena muy cuántico. Nosotros creamos nuestras propias realidades.

Sí, pero lo que está pasando en Siria, los inmigrantes, los refugiados, el crecimiento de la xenofobia son problemas globales y está pasando, lo hacen visible cuando les interesa, porque está todo el año, durante años y de repente en tal momento lo ponen en televisión, yo me preguntó a veces ¿por qué eligen esos precisos momentos para recordarnos las guerras?

Ah, y de activista poco, tampoco mucho.

Más que la mayoría.

Más que la media pero eso no implica que sea activista.

Tú y yo hemos ido a repartir comida entre vagabundos y ahí me diste una buena lección porque me enseñaste que no se trata de lanzar la comida y batir el récord de ser los que más comida hemos dado, sino que se trata de hablar con ellos, gastar nuestro tiempo en conversar, aunque repartamos menos.

Eso sí, ves. Yo, aunque no les lleve comida siempre saco un rato para darles conversación que es lo que más les gusta porque dicen que les da rabia sentirse invisibles.

Y me echas una mano en Susurros de Luz ycon la Revista IMO. Sé que contigo siempre puedo contar. Te cuento, ahora quiero hacer unas pulseras con palabras positivas y dárselas a los mendigos para que llegue ese mensaje al 75% de agua que tiene el cuerpo humano y así hacer que su agua sea brillante, equilibrada. La idea está basada en los experimentos que hizo el científico japonés Masaru Emoto, quién puso palabras positivas en una botella de agua y en otra palabras negativas. Cristalizo el agua de ambas botellas y fotografió el resultado a través de un microscopio. En el agua que tenía las palabras negativas las fotos son imágenes grises, sucias, deformes; en las que tiene  palabras positivas la foto es equilibrada, con formas geométricas, hexágonos perfectos, muy claras, blancas…y los seres humanos somos 75% agua. Imagina lo que una pulsera con frases o palabras positivas podría hacer en estos seres…

¿Y cómo lo vas a financiar?

Todo llegará en su momento. Cuento contigo para repartirlas.

Vale

Revista Imo está creciendo. Estas entrevistas están gustando mucho. Me encanta poder transmitir todo tipo de inquietudes, no hace falta ser un Best Seller para tener algo que contar. Estamos viviendo en una época de doctrina de Shock y nos da miedo mostrarnos, con nuestras debilidades y nuestras fortalezas. Fíjate que, ahora que estoy hablando contigo, creo que esto lo hago por mi hija, para que vea, cuando pase sus correspondientes fases, que todos pasamos por unos procesos de evolución. Es bueno desnudarse un poco y compartir tus vivencias.

Está claro.

Los niños nos ven a los adultos como superhéroes que todo lo saben y todo lo pueden, pero también nos equivocamos y tenemos que contar nuestros procesos y compartirlos.

 ¿Por qué corres?

Siempre me ha gustado correr, te sientes más libre, más consciente de tu cuerpo, incluso poniéndolo al límite.

Tú sabes que eso es meditación…

La gente que medita es más tranquila.

Tú eres tranquilo.

No, yo no, Manu y tú si lo sois…

Ahora no estas tranquilo porque te estoy grabando.

Hay diferentes tipos de meditación, la de dejar la mente en blanco, la de fijar la mirada en una llama, y esa que haces, en movimiento.

Cuando corro no pienso, es verdad. Escucho a mi cuerpo, soy consciente de mi cuerpo, de la pisada, de la respiración.

Pues eso es estar en presencia, en el presente, lo que ahora se ha puesto de moda llamar Mindfulness.

Me hace sentir bien, aunque a veces pienso que estoy obsesionado por correr.

Quedas con gente en lugar de salir a correr.

Me planifico, si quedo, madrugo para entrenar lo que me toca.

Eres un campeón.

No, siento que he fracasado en mi último y reciente maratón de Madrid y no por el tiempo que hice.

¿Llegaste a Meta en 3:15?

No fastidies, en 3:06_Reimos los dos.

 Buff, que mal, no sé cómo puedes vivir con esto.

Siento que fracasé por mi debilidad mental.

¿Por tener expectativas?

Que va, no tenía expectativas, fue que en varios tramos no podía más, me hundí. Sentí debilidad mental a partir del kilómetro 40.

Bueno, esa sensación es normal y es un gran aprendizaje.

Sí, creo que tengo que poner los pies en la tierra. Correr Sub 3h en Madrid no es posible para mí.

Tú me lo dijiste el día que fuimos a por el dorsal. El éxito y disfrute del maratón no es la carrera en sí, es todo el entrenamiento.

Y eso lo he logrado, lo he disfrutado.

¿Qué es para ti la vida?

Complicada esa pregunta…Haz lo que quieres que te hagan a ti. No es, no hagas lo que no quieres que te hagan, que es lo que se suele decir y es justo al revés. Haz lo que quieres que te hagan a ti. Vivir el momento, la familia…

Eres un hombre muy familiar.

Es que mi pareja, Cristina, perdió a sus padres muy pronto y como que yo quiero aprovecharlos, tengo miedo de que llegue ese día en que no estén y aprovecho a disfrutar de su presencia mientras pueda. Quizás hasta me llegue a obsesionar…

Otra vez obsesión. Disfruta del presente sin necesidad de tener miedo.

Sin saber lo que va a pasar mañana.

Entonces la vida es vivir el presente, es amigos, familia, correr…

Y lo que decíamos antes, intentar hacer un mundo mejor pero es complicado.

En nuestro círculo se puede ir intentando poco a poco, con estímulos positivos, siendo ejemplo.

Intentando ser coherente.

La palabra coherente sale en todas las entrevistas.

Es que es muy difícil. Este sistema capitalista te pone complicado eso de ser coherente. Es como si quieres comer sano ¿Tienes dinero para comer sano? Porque resulta más caro hoy en día comer sano que comer mal.

Recomienda a los lectores de IMO un libro que te haya marcado especialmente.

“Sputnik, mi amor” de Haruki Murakami, es una historia de amor, al final la chica desaparece sin saber más, todo ello en la atmósfera de Murakami; te digo otros dos libros más, “1984” de George Orwell, que es lo que está pasando ahora; y “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley.

 ¿Y una película?

Léolo de Jean-Claude Lauzon, es una película canadiense de 1992.

No la conocía. La veré.

Me marcó mucho. Te gustará.

Si tuvieras la posibilidad de encontrarte con el pequeño Luis de 13 años, ¿Qué consejo te darías?

Involucrarme más políticamente, ser más consciente de lo que hay a mí alrededor, porque yo creo que he evolucionado bastante tarde. Le diría que supiese dónde vive y qué es lo que le rodea.

Gran consejo. Que vaya tomando consciencia, jajaja.

Gracias por el esfuerzo que has hecho, con lo tímido que eres, para hacer la entrevista.

 

Nueva Kedada de Abrazos en Castellón

Buenos días

Nuestra colaboradora Desam. organiza otra nueva Kedada de Abrazos, de esas en las que pedimos que nos den un abrazo gratificante. Colabora la Asociación Namasté La Plana y Revista IMO. Será el 6 de mayo en la Avda del Rey D. Jaime en Castellón a las 11:00 y hasta las 13:30.

¿Por qué son buenos los abrazos? 

Pues porque aumentan las defensas, hace que rompamos programaciones limitantes, crece nuestra autoestima, transmitimos amor, nos situamos corazón con corazón.

Asistir a una Kedada es una experiencia preciosa, salimos siempre elevados unos centímetros del suelo, en una burbujita feliz.

Los abrazos deberían durar 20 segundos pero es verdad que mucha gente no aguanta. Es muy interesante ver las reacciones de las personas ante un abrazo.

¿Quieres comprobarlo?

Te esperamos el 6 de mayo, bajo la Escultura del Rey Don Jaime

Feliz es poco (por Desam. Ferrández)

 
Castellón, 27 de abril de 2017
Escrito por Desam. Ferrández

 

Mi corazón es un órgano chiquitito que trabaja incansable, sin embargo mi corazón etérico es grande y hoy mucho más, hoy está desbordado de amor, de felicidad, no cabe dentro de este espacio que le corresponde, saliéndose de él hasta llegar al campo áurico y más allá.

Estoy feliz y desbordada de amor, tanto como mi corazón etérico.

Dicho corazoncito  tuvo la suerte el domingo 27 de poder dar junto a mi pareja (José) un primer nivel de Reiki para niños.

Es una experiencia inefable, porque no hay palabras para describir a estas almas transparentes y serenas, que aguantaron durante todo el domingo la cháchara incesante de dos desconocidos, jóvenes con una vibración muy especial, tiernos y sinceros.

De los padres no puedo decir más que bondades, personas tranquilas que acompañaron con paciencia a sus hijos en este magnífico taller, familias cálidas, en las cuales todos sus componentes tienen almas bondadosas, mirada transparente y el corazón muy Grande.

A mí me hace muy feliz poder compartir el Reiki con estas personitas, al comienzo somos extraños y terminamos tras solo 10 horas siendo grandes amigos.

Para continuar este fin de semana un primer nivel con tres damiselas impresionantes, a cuál de ellas más bella.

¿Cómo no tengo que estar así, “llena de felicidad”? se me saltan hasta las lágrimas y no paro de dar gracias al universo, por permitirme expresar lo que siento y compartir pequeños conocimientos para recordarles lo que realmente son, luz y amor.

Tres damas que se entregan a una desconocida y sin embargo he de decir que antes de conocernos en persona ya sabíamos que nos íbamos a gustar.

Estos talleres se viven con intensidad, salen detalles que son casi secretos y se desvelan en el grupo sabiendo que se les entiende, que se les va escuchar y que nadie va emitir juicio.

Ejerzo el papel de maestra, sin embargo soy una discípula agradecida, porque no paran de enseñarme, no paran de darme muestras de afecto y de respeto cosa que eleva mi ego muy alto, aunque intento mantenerme en la tierra.

Aun así insisto, cómo no me voy a sentirme extremadamente feliz y agradecida, cuando una muchacha que solo ha compartido conmigo 10 horas en un taller, llega el día siguiente y sin mediar palabra me da un beso y me da las gracias por “ser”… esto es magnífico y como he dicho antes siempre faltan palabras para explicar este sentimiento que me invade de gratitud y de amor.

Es como sentir esa palmadita en la espalda que me dice Desam. lo estás haciendo bien, sigue así, estás grandes mujeres te lo están diciendo, lo estás haciendo bien y te agradecen con su sonrisa y  sus guiños que les enseñes a ofrecer Reiki a todas las personas que lo necesiten, pero sobre todo a ellas mismas.

Ese es el mejor regalo que una persona se pueda ofrecer, querer estar mejor, querer estar en equilibrio, querer amar, querer amarse.

 A veces resulta más sencillo amar a los demás que a uno mismo, ya que nosotros somos nuestros más  duros jueces en esta aventura llamada vida.

Y para culminar la jornada un paseo en bicicleta buff.

Salir a pasear entre naranjos, para apreciar en el horizonte las majestuosas mimosas repletas de pompones de flores que desprenden un aroma dulce embriagando todos los sentidos, con una luz mágica, esa luz de primavera que da un tono especial, brillante y muy diverso por estar salpicado de bellas flores brotando, los árboles en flor, las cunetas llenas de flores de colores diferentes, los macizos de los jardines rebosantes de pimpollos saludando al paseante, los naranjos ya descargados del peso de su fruto, con los brotes dispuestos para volver a florecer y ofrecer la cosecha siguiente.

Enmarcando todo este paisaje, un bello cielo salpicado de multitud de nubes de diversas formas y tamaños con el fondo de un celeste intenso, con el sol alto acariciando mi pálido rostro, con los diferentes aromas entre las mimosas y otras flores.

Cómo no voy a estar así enamorada del universo y de la vida.

No paro de dar gracias, gracias y mil gracias por hacer que todo esto sea posible, vivirlo con intensidad con todos los poros de mi piel, con toda la fuerza que tiene mi ser. La sonrisa sigue invadiendo mi rostro mientras admiro el paisaje y digo bendito el día que conocía el Reiki, bendito el día que lo integré en mi vida.

Conversando con…Manuel Ulldemolins

Conversando con…Manuel Ulldemolins

Castellón, Viernes, 14 de abril de 2017
Entrevista hecha por Jose Mª Escudero Ramos

Manuel Ulldemolins, se define a sí mismo como Life Coach. Vive en Castellón. Es una de esas personas que te hacen pensar, quizás sea porque ha pasado por un proceso que le ha hecho plantearse muchas preguntas y querer encontrar respuesta a las dudas que nos plantea la vida en muchas de sus fases. Mejor que nos lo cuente él mismo.

Te sigo en Facebook, leo lo que compartes, me pareces una persona muy interesante, escribes cosas muy intensas, a veces me das hasta miedo. No sé si todas las personas que te leen saben de lo que estás hablando.

Yo también pienso lo mismo, lo que ocurre es que yo no escribo para ellos, escribo para mí y si eso hace que me entiendan está bien.

O despierten

O despierten…muchas veces pongo muchas reflexiones de mi vida, de mi experiencia, no son ficticias recogidas de ningún libro, obviamente he leído mucho, he hecho formaciones y terapias, de todo un poquito, pero mis reflexiones están basadas en mi experiencia de vida.

¿Qué podemos compartir de esa experiencia que has vivido?

Empecé a cuestionarme cuando tenía 26 años, si lo que yo estaba viviendo era la vida que yo quería vivir y a partir de ahí ese cuestionamiento me hizo que fuera curioso e investigará si realmente era la vida que yo quería vivir de verdad. Cayó un libro en mis manos, “El poder del ahora” de Eckhart Tolle, en el que exponía ciertas pautas para tomar consciencia.

En aquel momento tenía bastantes conflictos familiares, en particular sentía odio hacia mi padre, le demandaba el cariño que no me había dado, entonces me di cuenta, en aquel preciso momento, que el cariño que yo pedía a mi padre no me lo daba y no porque no pudiera. El conflicto lo estaba creando yo en función de esperar más de lo que él podía dar. Mi padre me daba 10 euros y yo le pedía 25, entonces el conflicto estaba en esos 15 euros de diferencia, hablando de una forma cuantificable para referirnos al cariño, a la energía, al afecto, que yo le demandaba.

Cada uno lo hacemos lo mejor que sabemos en cada fase en la que nos encontramos.

Llegué a entender que con los recursos, habilidades, cariño, creencias, educación que hemos tenido cada uno, hemos dado, damos, el máximo de lo que tenemos.

Cuando yo entendí que mi padre no me podía dar nada más de lo que tenía, apareció la gratitud.

Uno de los días en que estaba leyendo El Poder del Ahora,
 entonces vivía con ellos, yo salía de mi habitación, mi padre estaba sentado en el sofá del salón y me le quedé mirando sin ninguna sensación de odio o de rabia hacia él. Pensé “lo has hecho lo mejor que sabes y yo te estoy exigiendo que seas un padre diferente del que eres”.

Sentí que los demás me dan en función de lo que tienen y si tienen me lo pueden dar o no, si les apetece, porque también tienen su derecho de poder elegir el no querer dármelo.

A partir de ahí estuve seis meses con una paz que sentía sin más, incluso podría decir que salía a la calle y veía la vegetación como antes no la había visto, como si ese odio que yo sentía nublara esos “momentos presentes” pasados y no me permitía ver las cosas tal cual eran, sin filtros.

Todo esto creó un gran impacto en mí porque se marchó esa paz, como cuando mueves una botella que tiene agua y arena y la agitas, sentía que esa paz era la arena que se iba reposando a la vez que apareció en mi esa curiosidad de decir “yo quiero más de esto”.

Con el tiempo entendí que era el ego a través de la espiritualidad o del querer conseguir un poco más de paz, la que hacía que no la tuviera porque se daba la vuelta, había una ambición, había un ego espiritual ambicioso.

Y con expectativas, ¿No?

Y con expectativas. Yo quiero más de esto. Entonces empecé a buscar más respuestas.

Me hacía preguntas, esto me ha ocurrido ¿A quién se lo cuento? Si se lo cuento a alguien van a pensar que estoy un poco loco y sentía que más que una locura era un cordura. Me estaba sintiendo muy cuerdo porque realmente esa es la vida, eso es vivir, sentirme en paz con las personas que tengo alrededor.

Entrelíneas entendía que el amor no era pedirlo sino darlo, no era querer que me comprendieran sino comprender, porque eso me ponía en una posición activa y no pasiva, si estoy en modo “quiero que me comprendan” o “quiero que me den el amor”, el otro lo puede tener o no y si lo tiene puede elegir dármelo o no, entonces me di cuenta de que estaba situado en esa posición de esperar que el otro me dé amor, cariño, comprensión, empatía, en una actitud de mendigo, y cuando uno tiene la actitud de mendigo lo que está diciendo en el fondo es que no tengo eso que añoro. No tengo amor, no tengo cariño, no tengo comprensión, no tengo empatía, en relación a las personas que están a mí alrededor o las situaciones que se dan porque somos seres que interactuamos entre nosotros.

Somos auténticas redes sociales, realmente no haría falta
que hubiese Facebook, ya estamos creando redes con nuestras existencias

Sí, ya estamos ahí. De hecho no existe la no comunicación, estamos comunicando siempre a cualquier nivel.

Hasta cuando ignoras es una forma de comunicarse, ¿No?

Y el silencio es una forma de comunicarse. No llamar a alguien por teléfono es una forma de comunicar,
 estas dando información desde la ausencia.

¿Y seguiste en la búsqueda?

Sí, entendiendo todo aquello comencé una cierta búsqueda, había esa ambición por querer saber más, conocí el yoga, de todo esto hace 10-12 años, estuve haciendo yoga y llegué a sentir un poco más el cuerpo, a conocer la emociones… yo no sabía que existían las emociones.

Y encima están localizadas en diferentes partes del cuerpo.

Cierto, hay anclajes en diferentes partes del cuerpo, las puedes sentir en el pecho, como en las piernas…

En el riñón

En el riñón, en la cabeza, en la garganta, la falta de tomar decisiones y movimientos son los pies, la falta de tomar decisiones y coger y soltar cosas son las manos, no quiero abrazar, etc.

Durante ese periodo de búsqueda me compré muchos libros, devoraba libros sobre qué es realmente el amor y los leía con curiosidad crítica, no los consumía como creyendo que eso eran la verdad absoluta, cuestionaba todo eso que leía.

Eso que me dices es muy importante porque yo creo que hoy en día lo que hace falta es esa búsqueda, esa curiosidad y ese espíritu crítico. Nos comemos todo lo que nos llega y no nos preguntamos “¿Y si esto se quedó aquí y hay que avanzar un poquito más?” O “está bien pero, y si vamos por aquí…puliendo ideas”. Creo que hemos de aportar un poquito más de nuestra propia cosecha. Adquirir conocimiento de muchas personas pero sacando nuestras propias conclusiones.

Eso es porque al fin y al cabo cada persona tiene que encontrar su propio camino. Buda dejó un legado, Jesucristo dejó un legado, Krisna dejó un legado y si somos seguidores de estos Maestros pues no seguiremos nuestro propio camino, seguimos el camino de ellos, el de otros, que está muy bien, son directrices, guíaburros, por decirlo de alguna manera, o mapas que nos pueden orientar, pero al final el que tiene que encontrar su propio camino desde su experiencia es uno.

Los tiempos están cambiando, no es lo mismo ir a ayunar a un desierto ahora que hace dos mil años, como hizo Jesús. Tengo un amigo que me pregunta siempre por qué no hago un grupo de pensamiento, crear como una doctrina. Le respondo que no se me pasa por la cabeza pero además me hace replantearme si Jesús o Buda, en sus vidas, tuvieron en mente crear el Budismo o el Cristianismo. Ellos adoptaron una forma de vida, quizás querrían hacer un mundo mejor, pero puede que jamás pensaran en crear todo esto que hay ahora. Tras ellos llegó alguien, unos siglos después, y se montó todo este tinglado basado en algo que oyeron de uno que  hubo que dicen que hizo… la gente, por miedos, a menudo tiene necesidad de creer en algo externo a ellos.

Indudablemente, ni Cristo creó el Cristianismo ni Buda el Budismo, la crearon generaciones posteriores,  a partir de ahí se crea un dogma, unos patrones a seguir, como decía antes, que son como un pequeño bastón, pero al final la experiencia la tiene que vivir uno.

Estuve hace diez años en un monasterio budista en Val D´Alba, el Sakya Tashi Ling, yo lo regentaba, hice formaciones, me dieron unas pautas para meditar, me dieron un CD y un día estando meditando en casa, escuchando el CD para seguir las pautas, antes de que terminará lo quité y  lo rompí. En ese momento descubrí que hasta eso era una limitación. Con el tiempo descubrí que meditar es estar tomando el sol en la playa, tomando un granizado con un amigo o simplemente estar acostado en el sofá de casa, o trabajando…

Planchando, pasando el aspirador, con acciones repetitivas así es fácil meditar en movimiento, con cierto ritmo y siguiendo un patrón, fregona, cubo, suelo; aspirador, muebles…

Al final es tomar consciencia de cómo estoy en ese momento, desde dónde estoy haciendo lo que estoy haciendo.

¿Y cómo terapeuta? ¿Cómo te definirías?

Me dedico puntualmente al tema del Coaching, Life Coach, el coaching que yo hago se sostiene desde el PNL, programación Neurolingüística, desde todas las herramientas que he ido adquiriendo durante los años de búsqueda y de mi experiencia de vida.

Caí en una depresión en aquella época en la que me cuestionaba todo, me di cuenta de que no quería vivir la vida que llevaba y rompí prácticamente mi vida social y familiar. Quería construir algo nuevo.

Pero ¿Te aislaste? ¿Rompiste verdaderamente con todo?

Sí, me aislé. Necesitaba observar que estaba ocurriendo dentro de mí para darle un significado a mi vida.

¿Cuánta gente pasará por esa parte de su camino en estos momentos y que al leerte diga “ostras, si es que me pasa lo mismo”… Y después de esto ¿Hay un despertar?

El despertar es previo, por lo menos desde mi experiencia, no quiero decir que esto sea una verdad absoluta. Pensé “aquí hay algo más”, y luego se despertó la curiosidad de querer buscar.

Y entras en depresión.

Y entro en depresión en el sentido de romper con todo aquello, cuando lo hago, lo que aparece en mi es la nada. No hay nada y a partir de aquí me cuestiono, si no hay nada ¿Qué quiero en mi vida?. Preguntas tipo ¿Qué hago aquí en mi vida? Y la más importante ¿Quién soy? De hecho estuve buscando mucho tiempo respuesta a esa pregunta. Y un día, estando solo en el comedor de mi casa, me apareció la respuesta, además muy simple, muy llana. Surgía desde el mismo lugar desde dónde hacia la pregunta, porque no podía dar una respuesta mental, no podía decir, soy Manuel el hijo de fulana o mengano, o soy el hijo pequeño de cuatro hermanos. No satisfacía todas estas respuestas a la pregunta que subyacía de dentro. Y cuando apareció la respuesta fue muy simple. La respuesta era: SOY. Soy sin etiquetas, sin apellidos sociales, sin creencias de lo que me habían dicho que yo era, y a partir de ahí fue cuando empecé a tener la depresión porque tenía que encajar quién era en ese momento tras el descubrimiento de saber quién era sin etiquetas, sin apellidos sociales, sin creencias y a la vez tenía que vivir en sociedad. La cuestión era ¿Cómo? Y estuve tres años yendo del trabajo a mi casa y, o bien me quedaba toda la tarde en el sofá, o como segunda opción, me iba a un banco al parque.

Para observar, observarte.

Y averiguando como podía poner en palabras lo que me estaba ocurriendo, tenía que poner en palabras mis emociones para poder explicarlas a mi entorno más cercano, porque ellos no lo estaban llevando bien, y yo no podía explicar lo que no sabía.

Sabía que estaba pasando algo, que tenía que ponerlo en palabras y expresarlo.

Lo curioso es que despiertas y entras en este ciclo. ¿Cómo superas la depresión?

Cuando descubro que no quiero llevar la vida que estoy viviendo y quiero crear una nueva vida en función a este nuevo Manuel porque el antiguo ya había muerto o había desaparecido. A mí me gusta decir que había muerto porque era un envase de un Manuel que me había acompañado un tiempo con unas ideas o creencias adquiridas por el entorno, la sociedad, la familia, y está muy bien, hay una gratitud por ese Manuel y por las personas que estuvieron a mi alrededor y que me dieron unas herramientas que en aquel momento quedaron obsoletas, y para que apareciera ese nuevo Manuel había que construir, a mano y cincel, unas nuevas herramientas, y me convertí en un buen observador de mis emociones.

¿Cómo podía ponerle nombre a lo que me estaba sucediendo? Y a la vez ¿Cómo explicar a otras personas lo que yo sentía y que me pudieran entender?…Y lo conseguí. Fue un proceso de tres o cuatro años de depresión en la que yo escribía en libretas todo lo que me estaba sucediendo, podía entender todo ese proceso que había dentro de mí. Alguna vez he hablado con amigos o he escrito sobre “el arte emocional” “el artista emocional”.

Se lo pude explicar a mi madre en dosis homeopáticas; y a mi hermano con el que estuve varios años sin hablarme por unas decisiones que yo tomé en un momento dado, que a él le molestaron y lo entendí, yo era responsable. Para mi hay una parte muy importante de cuando uno quiere hacer un cambio y es la responsabilidad,  si uno quiere ser libre en su vida, tiene que ser responsable de las decisiones y acciones que toma.

Responsable y coherente

Coherente, cierto, coherente entre lo que pienso, siento y hago. Porque luego no valen las excusas y además la culpa no la tienen lo demás, si yo proyecto la culpa en los demás estoy diciendo, entre líneas, que yo no soy responsable de las decisiones y acciones que tomo en mi vida por lo tanto el poder lo estoy depositando en el otro y dejando que mi vida vaya en función del otro.

Tomé decisiones conscientes y mi hermano me pudo llegar a entender pues utilicé su mapa mental para que pudiera empatizar conmigo, así fue como tras una charla llegamos a la conclusión de que cada uno hizo en cada momento lo mejor que supo, quizás con el tiempo, echando la vista atrás, nos demos cuenta de que podíamos haberlo hecho mejor, pero en su momento con nuestros condicionantes, los dos lo hicimos lo mejor que sabíamos. Tras la conversación nos dimos un fuerte abrazo y nos echamos a llorar. Creamos una nueva relación en función de darnos información. En mis sesiones que hago de coaching, es muy importante la información, la comunicación y no presuponer, esto quiere decir que si yo tengo información que el otro no sabe, hemos de comunicarla y, lo más importante, ser consciente desde dónde estoy comunicando lo que estoy diciendo.

Ser honesto con uno mismo, no engañarte para no engañar. No digas verdades a medias, pues quizás no sea mentira pero no es toda la información, así no avanzamos.

Si yo no doy toda la información el interlocutor sacará esa información desde las presuposiciones, entonces el otro, que no tiene toda la información, está viviendo una realidad basada en una fantasía.

Y aunque hay muchos matices más, estos serían mis años de evolución interior en la que hay unos grandes protagonistas olvidados, las emociones.

Porque nos enseñan a ocultarlas.

Más que eso, nos enseñan a negarlas o juzgarlas. Para mí una emoción es como una semilla que cae en la tierra, tiene su fertilidad y está esperando a nacer, si a una emoción no sabemos ponerle palabras, la emoción queda como semilla, no florece y no es visible. Si tú no sabes ponerle palabras no vas a crecer, se va a quedar bajo tierra, no vas a ofrecer tu fragancia, tu color. Y puedes expresar emociones con palabras; con fotografía; a través de la pintura; desde la poesía; desde el cuerpo, la danza; desde el sonido, la música; la escultura…

Yo encontré mi modo de expresar mis emociones a través de la palabra pero también el lenguaje no verbal es muy importante, de hecho los bebés son muy buenos en eso, ellos manifiestan sus necesidades sin hablar y los adultos hemos de interpretar que emoción quiere transmitir el bebé.

Me han hablado de una forma muy original que tienes de hacer coach, el Coach Walking…

Fue muy anecdótico cómo surgió, estaba con nuestra amiga Anais, caminábamos por la periferia de Castellón, estábamos hablando y ella dijo “estamos haciendo Coach Walking”, me encantó el término y ahí empezó todo. Desde entonces muchas veces hago sesiones de Coach Walking paseando por la playa o por el Clot de Burriana.

¿La gente “se cura” solo por escucharse a si misma?

Casi te diría que hay una predisposición cuando uno pide ayuda, es más el intento o la apertura para mirar lo que yo quiero cambiar, que hasta ahora no me he atrevido aunque hay tenido unos resultados que no me gustaran.

“Se cura” quizás no sería la palabra exacta pues yo soy un acompañante, no curo nada, no sano nada, simplemente escucho-expongo y, en la medida de lo posible, hago las preguntas adecuadas para que la otra persona me de la información en relación a dónde está en ese momento en su vida.

¿Es escucha activa y habla amorosa o es al revés, habla activa y escucha amorosa?

Sería una escucha activa, podríamos decir. Incluso cuando hay palabras, frases o algún lenguaje no verbal en el que estoy viendo que hay una incongruencia, o bien paro la conversación o me apunto la pregunta que quiero hacer en relación a ese momento que yo he visto incongruente para seguir tirando del hilo.

Escuché hace tiempo que había gente en Castellón que se ponía en una plaza a escuchar todo aquel que pasará por allí ¿Tú tienes algo que ver con esto?

Manuel sonríe.

Estuve durante un tiempo yendo, de hecho mi amigo David Cebrián fue el impulsor, íbamos los martes de 8 a 9 a compartir desde esa horizontalidad, de una forma creativa, aquí y ahora, sin juzgar las emociones, cada uno podía exponer lo que le apetecía de cosas de hace una semana o de hace diez años.

Venían amigos o conocidos a través del evento creado en redes Sociales o algunos curiosos que, al vernos, se acercaban y abrían sus corazones.

Me apetece mucho hacerlo en Madrid.

Inténtalo. Se llama agoraterapia, Escucha al Aire Libre. Es una muy buena experiencia.

Tres preguntas más y terminamos. ¿Qué libro te ha marcado la vida? Me imagino que será El poder del ahora.

“El poder del ahora”, sí, pero también te recomendaría otro “Amor Libertad Soledad” de Osho. Son libros que tengo de “mesita”. Y un tercero, podría recomendarte un libro denso, es un libro con un principio y no un final, es “Un curso de milagros”.

¿Recomiéndanos una película?

El guerrero pacífico de Victor Salva con Nick Nolte y Scott Mechlowicz y Tierra de ángeles, una película sueca del director Kay Pollak, trata de un director de orquesta al que le da un ataque al corazón y vuelve a su tierra natal.

He visto las dos, El guerreo pacífico debería ser obligada de ver en las escuelas y Tierra de ángeles es un poema visual.

Y para terminar, imagina que te encuentras con el pequeño Manuel de cuando tenías 13 años, ¿Qué consejo te darías?

Buena pregunta. Buff ¿Qué le diría al pequeño Manuel?

Silencio

Que es un ser maravilloso, ¡me estoy emocionando!, que es un ser maravilloso, que tienes un gran potencial que descubrirás con los años. Adelante, sé valiente.

Pues muchísimas gracias, Manuel.

 Y nos despedimos, como hago en todas las entrevistas, con un gran abrazo.

Puedes contactar con Manuel a través de su Facebook o en su web http://manuelulldemolins.com/

 

Conversando con… Marisa Bau Coll

Conversando con…Marisa Bau Coll

Castellón, 11 de abril de 2017
Entrevista hecha por Jose Mª Escudero Ramos

¡Ya está bien de santos y de idealismos!…!Basta de misticismos!

 

Marisa Bau es una de esas personas que han llegado a mi vida gracias a la REVISTA IMO, es una mujer generosa, es un tipo de ángel sin alas. Sonriente, alegre, siempre curioseando los diferentes caminos espirituales.

Mejor es que se defina ella misma.

¿Cómo te definirías en este plano físico? ¿Quién eres en este momento?

En este momento…pues soy una mujer madura, con mucha información de muchos años a cuestas, muchas experiencias vividas, muy buscadora, muy inquieta.

¿Tienes despierta la capacidad de sorpresa?

Pocas cosas me sorprenden, desgraciadamente.

Eres buscadora, eres curiosa pero pocas cosas te sorprenden ya.

Busco y digo “esto ya lo sé” y así una y otra vez…pocas cosas me sorprenden. Lo último que me ha sorprendido ha sido un hombre… me quedé tan sorprendida que me sorprendí de sorprenderme.

Jajajaja ¡Qué bueno!

Y eso me despertó mucho. Muy buena tu pregunta porque esto da pie a reflexionar sobre la capacidad de sorpresa de las personas, esa cualidad está muy ligada a la vitalidad, como los niños pequeños que son tan inocentes y les haces un regalo y ponen esa cara de sorpresa cuando lo abren; y cualquier experiencia les entusiasma. Claro, es la vida, conservar esa inocencia y esa vitalidad es muy importante.

Sobre todo cuando somos buscadores y curiosos…

Pero buscas y no sabes qué buscas. En el caso mío yo lo definiría como un vacío del faltante muy grande, que mucha gente me lo ha dicho “es que se te ve el vacío que tienes…buscas, buscas, buscas…estás vacía”. Es sentir el vacío y pensar que alguien o algo te lo puede llenar cuando ya sabes que nada ni nadie te lo puede llenar, esa es el ansia del ser, el ansia de la realización, el ansia de Dios, llámale como quieras.

Sin embargo suena muy místico, yo estoy en la búsqueda y me vacío para encontrarme. Para encontrarme en mi interior tengo que vaciarme, tengo que quitarme muchas cosas con las que me han ido llenando…vamos a verlo como un Grial, somos recipientes, nos llenan de vino malo y nos apaga el brillo interior, tenemos que vaciarnos para poder ver, redescubrir el brillo de nuestro interior. Tú no estás vacía, estás llena de, como decías al principio, de mucha información.

Sí, pero esa información no me sirve de nada.

Sirve para darte cuenta de que no sirve, entonces tienes que vaciar más todavía.

Yo creo que es que he estado buscando en referencia externa, lo miro hacia fuera, no lo miro aplicándomelo a mí. Entonces lo miro para poder definir a los demás y saber en dónde estoy parada y el tema sería que toda esa información adquirida con el tiempo la aplicara y la experimentará en mí, para confirmar que la referencia está adentro mío. Y eso es lo que me cuesta, referirme a mí misma.

Hay que integrar toda la información que nos llega. Yo creo que estamos viviendo una época en la que estamos teniendo demasiada información y no nos da tiempo a procesarla, es una forma de despistarnos. Es decir, tenemos acceso a todas las religiones, culturas de todas las partes del mundo, toda forma de pensamiento…la devoramos, leemos libros, vemos vídeos de 20 segundos con los que nos sentimos identificados, pero no nos damos tiempo para asimilar toda esa información y  de hacerla nuestra. Aprendemos frases de memoria pero no somos capaces de integrar esas frases. Y tenemos que darnos nuestro tiempo para poder asentar e integrar tanto conocimiento.

¿Cuándo hablas de integrar?

Por ejemplo, cuando hablo de Reiki, es energía vital del universo, es amor incondicional, para mí el reiki deja de ser una terapia para convertirse en una forma de vida, cuando yo sé que todos somos amor, el amor es la energía que a todos nos une y cuando tu amas sin expectativas todo lo que viene es bueno aunque sean desgracias, todo es digno de ser agradecido…el universo es amor y no hace nada en balde…eso es teoría…

Bueno es teoría total porque no es así en la realidad.

Si lo integras tú haces tu propia realidad, creas tu realidad. Eso es lo que yo quiero creer y si mi realidad es esa yo amaré y entenderé que todo está bien así…la contradicción sería defender esta postura y acabar la entrevista y empezar a maldecir y a insultar a todo el mundo. Uno puede parafrasear a todos los santos…

Bueno, eso es las referencias externas que te digo.

Integrar sería hacer de esas frases, adaptarlas a tu forma de vida, hacer de aquello que te marca, tus creencias, sean las fuentes de referencia las que sean. Hacer tus propias teorías con retazos de aquello que te vibra de “lo mejor de cada casa”, pero genera tus propias teorías y cuando lo hagas cree en ellas, entonces sería pensamiento, palabra y acción en coherencia.

Has dicho la palabra clave: es Coherencia, más que integrar es cohesionar y ser coherente. Y como bien has dicho hace un momento hay que vaciarse totalmente y empezar desde el plano básico que es el físico, biológico, y biologizar todo lo que experimentas, es decir todo eso que experimentas, bajarlo a tierra, bajarlo a tu realidad, bajarlo a tu vida cotidiana porque de lo que estamos enfermos ahora es de Reiki y de misticismos…

Estamos en un supermercado de espiritualidad

Alejandra Casado dice que la referencia está en ti o está fuera de ti, en otras personas que imitas ¡Ya está bien de santos y de idealismos!basta de misticismos!. Ella habla de lo visible y lo invisible. Hay que empezar a conocernos desde el primer chakra, desde tierra, experimentar la coherencia de las emociones, lo que comes, lo que sientes, lo que vives, las enfermedades. Hay que entender todo eso en el plano lineal. Estamos todos mal porque estamos huyendo, idealizando, pero estamos fatal en este sentido. Estamos tan mal en este plano que necesitamos irnos allá “arriba”.

E incluso ésta misma idealización de ciertos aspectos espirituales crean frustraciones. “Es que yo no puedo meditar, no sé poner la mente en blanco””…es que tu tipo de meditación guiada no es meditación porque a mí me han enseñado otra”, y ponemos etiquetas;  “es que yo no puedo estar siempre feliz o pensando en positivo…” “a veces me dan ganas de pegar una patada a un cojín (por no dárselo a alguien)…”

Eso es Ego Espiritual, es el mayor enemigo que tenemos porque el otro ego enseguida se ve pero el Ego Espiritual es muy sutil porque te lleva a los cielos. Las tres tentaciones que le hace el diablo a Jesús cuando se pasa 40 días en el desierto, según cuentan las escrituras, es eso, le tiente con el Ego Espiritual.

Un buen maestro se puede ver tentado por esas tentaciones, el Pan que ofreció el diablo es como el maestro que pone una tienda y se ve obligado a entrar en el juego de la vida…Tiene que ganarse el pan, un mínimo para sostener el “negocio”, entonces ¿deja de hacer las cosas por su luz?

Y se convierte en sombra. Pero es lo que somos, luz y sombra.

Inmediatamente te conviertes en sombra y todo lo que hemos hecho cambia de valor.

Pero ese es el juego de la vida, vas por el tablero de la vida y hay que volver a comenzar la partida. Hay fases, unos pasamos por unas y otros por otras, o repetidas veces…es el despertar, dormir, despertar y estar atentos. Atentos de los mensajes, de las señales…

La atención es una clave total y perdonarse, sobre todo, a sí mismo.

Hay algunos maestros que dicen que no hay que pedirse perdón, que el perdón no existe porque no existe la culpa. Y eso está muy bien. Pero ¡Qué bonito es perdonarse!. Es, de nuevo, el juego de la vida, en esta parte del tablero en la que estoy, me gusta pedir perdón, perdonar y perdóname; más adelante lo veré como “Buff ¡eso del perdón no es necesario! Que tonto fui en la primera casilla que hablaba del perdón y de la culpa”. Pero está bien, ¡si es que son las fases que hemos pasado todos! Pero una vez más el ego, Yo, el maestro de la tercera casilla te voy a decir a ti, maestro de la primera casilla que no hay que hablar de perdón ni culpa… todo es mucho más sencillo. Respeto al crecimiento personal de cada persona, por eso se llama crecimiento “personal”. Tú has tenido la posibilidad de conocer a Silo en Argentina según me comentaste cuando Imo estuvo en la presentación de la película…

Sí, tuve la oportunidad de conocerlo en Mendoza, Argentina. 

Silo fue un adelantado a su época, basado en trabajos de Gurdjieff, inventaron la religión interior, ya hablaban de la geometría sagrada, hacían unos trabajos de escuela de la alquimia, y esto en los años 60. En los 70 se empezó a expandir por el mundo. Impulsor del Humanismo, que luego se convirtió en Partido Humanista. Yo me conecté con ellos en el 77, tenía 23-24 años, recién divorciada de un argentino de Mendoza, me tira esa tierra, jajaja. Me desvinculé 17 años después para continuar por mi propio camino, creo tengo una buena formación de autoconocimiento que me viene de esa disciplina. Para mi le falta lado femenino, Silo era muy masculino, por lo que hay muchas carencias de los valores del lado femenino.

Luego hice Tamtra Yoga y descubrí que durante mi vida he cultivado más mi lado masculino y que tenía mi lado femenino destrozado, por carencia precisamente, mi padre no ejercía su lado masculino, en mi casa era un matriarcado de siempre, abuelas, bisabuelas…los hombres en mi familia nunca fueron efectivos como orientadores, los hombres se dedicaron a trabajar, a ganar el sustento, dinero, dinero, dinero. Y no ejercieron su labor de orientadores, lo delegaron en sus mujeres. Y ni se te ocurra hablar del lado femenino de los hombres. Me metí en Tamtra y descubrí que yo había repetido patrones, eligiendo hombres machistas siempre, buscando a mi padre, buscando una referencia. Ahora creo que he de trabajar mi lado femenino. Según el Tamtra yoga el hombre, el lado masculino, es el pene, marca la dirección, protege, es su función; y la mujer, su sexo, acoge multiplica, cuida nueve meses de un ser. Una pareja perfecta es un hombre que conozca su masculinidad pero también su feminidad para poder valorar lo importante que es la mujer.

Y curiosamente ahora estas colaborando con el Foro Mujeres del Tercer Milenio.

Así es. El Foro Mujeres del Tercer Milenio lo organizan una maravillosa pareja Emma Jiménez y Rafa Puertas, ella es polígrafa de emociones.

El foro trata de fomentar los valores femeninos en una sociedad con el lado masculino tan desarrollado. Van a hablar mujeres que han triunfado y no han tenido que hipotecar su lado femenino para ello. Hay mujeres que han conseguido el éxito pero usando los valores machistas, competitividad de éxito, de poder, y aquí se trata de ver como lo han conseguido a través de sus intuiciones, de sus vocaciones artísticas, su creatividad.

Estaremos cubriendo el evento en Madrid los días 5 y 6 de mayo.

Para ir terminando, recomiéndanos un libro que te haya marcado especialmente.

“El poder del ahora” de Eckhart Tolle, lo leí en 2004, ya hace 17 años que lo leí, ¡13 años ya, Madre Mía!, y “Un mundo nuevo, ahora” es mi libro de cabecera en este momento. ¡Cómo lo explica todo!, me encanta, los he leído muchas veces. Y de D. Miguel Ruíz, Los cuatro acuerdos, en su momento me los subrayaba, me los sabía de memoria. Y mirando más atrás, “Castaneda, El camino del guerrero” de Bernard Dubant y Michel Marguerie, es como un resumen de las enseñanzas de Don Juan de Castaneda.

Y una película…

El reino de los cielos de Ridley Scott, una sobre los templarios y la orden de Jerusalén. Te da a entender que el reino de los cielos no está en el cielo, está en tu corazón. Tiene una fotografía y unos paisajes preciosos, además de ese hermoso mensaje.

Si tuvieses la posibilidad de volver al pasado y encontrarte a la pequeña Marisa de 13 años, ¿Qué consejo te darías?

Tras un largo silencio, Marisa responde

Era muy desgraciada a los 13 años, no quería llevar sostén, no quería tener tetas, no quería tener la regla. No quería ser chica. ¿Qué le podría yo decir a esa niña tan enrabiada?

“Ten paciencia, hija, las cosas cambiaran, no te enfades”.

Dejé de estudiar, suspendí todo, no me interesaba por nada a los 13 años. Me acabas de recordar esa época…vaya…estaba muy enfadada con mi cuerpo…Otro consejo que me daría es “no te enfades con tu cuerpo, verás que divertido te lo vas a pasar luego con él”

Curiosamente una amiga me comentó hace poco que me mirase en el espejo y conectase con esa Marisa en su primera adolescencia y que entablase una conversación con ella…y ahora tú me preguntas por el consejo que me daría…tendré que trabajar sobre eso, mis trece años.

Gracias por los consejos y por la entrevista. Eres una mujer llena de experiencia que rebosa sabiduría y generosidad.

Muchas gracias por leer Revista IMO y por tu tiempo y generosidad.

Y nos despedimos con un fuerte abrazo, de corazón a corazón.

Adquiere los libros recomendados a través de El Jardín del Libro:

El poder del ahora de Eckhart Tolle

Un mundo nuevo, ahora Eckhart Tolle

Castaneda, El camino del guerrero” de Bernard Dubant y Michel Marguerie

Reflexiones de tres minutos

Reflexiones de tres minutos

Madrid, 23 abril 2017
Redactor: Jose Mª Escudero Ramos

Vive

Nos dejamos llevar por la corriente.

La vida, quizás, no sea tal y como la estamos viendo.

Quizás, y sólo es una probabilidad, estemos viviendo un sueño de otro.

Podemos parar un momento nuestro caminar y observar a nuestro alrededor. ¿Qué es lo que nos hace feliz?

¿De verdad es bueno matarse a trabajar para poder disfrutar de pequeñas píldoras de felicidad?

Ama y haz lo que quieras.

Ama tu trabajo, dejará de ser trabajo para convertirse en placer.

Pero haz eso que has deseado, ama tu vida.

Disfruta cada instante.

Es el momento de empezar a cambiar paradigmas.

Quizás, y sólo es una probabilidad, si estuviésemos más a gusto con nosotros mismos tendríamos un mundo mucho más ecuánime, coherente y feliz.

Ama y disfruta tu vida a cada instante.

Es tu vida.

 

 

El primer peldaño de Lev Tolstói, comentario de libro

Título: El primer peldaño

Autor: Lev Tolstói

Traducción: Joaquín Fernández-Valdés Roig-Gironella

ISBN: 9788499885513

Editorial: Kairós

Encuadernación: Tapa blanda

Páginas: 128

Tamaño: 20 x 13

Fecha edición: abril 2017

 

 

Cuando era adolescente leí una biografía de Ghandi en la contaba que El reino de Dios está en vosotros de Lev Tolstoi fue uno de los libros que le cambió la vida. Desde ese momento no he dejado de interesarme por la obra y vida de este autor, siempre sorprendente.

La editorial Kairós ha publicado una selección de textos de Lev Tolstoi en los que habla del vegetarianismo. El primer peldaño es lectura obligada, se considera la biblia del vegetarianismo ético, estos textos han inspirado a muchos de los actuales movimientos vegetarianos en todo el mundo.

En la Biblia pone “No matarás” y Tolstoi lo aplica a la alimentación, en este libro nos ofrece sus ideas de por qué no debemos causar daño a ningún animal.

En el libro también aparecen textos de su hijo Lev y de su hija Tatiana, así como unas recopilaciones hechos por Tolstoi de unos aforismos de otros autores importantes como Lamartin o Schopenhauer.

El primer peldaño es algo más que un ensayo digno de leer tanto por los que somos vegetarianos por causas éticas, o por los motivos que sean, como por los carnívoros que se deleitan con una buena hamburguesa.

Personalmente no creo que sea bueno forzar a nadie a que deje de comer carne, les llegará o no el momento de hacerlo, pero si es bueno hacer pensar a los lectores y seguidores de IMO que la Industria de la alimentación produce demasiados “daños colaterales” como para replantearse hacer cambios en nuestra alimentación.

Aprovechamos para recomendamos la lectura de dos artículos publicados en revista IMO, la conferencia que Jane Goodall ofreció en Madrid y la que dio Odile Fernández en Castellón.

Si te interesa el libro El primer peldaño o cualquier obra de Lev Tolstoi puedes comprar aquí

Date un minuto para escuchar tus propios consejos


Date un minuto para escuchar tus propios consejos

Redactor: Jose Mª Escudero Ramos

Castellón, 11 de abril de 2017

 

Si tuviese un minuto para escribir todos los consejos que pudiese, me diría…

  • Vive amando.
  • No juzgues.
  • Aprende, aunque sea a base de errores.
  • Ten espíritu crítico, no te creas todo lo que te llega, investiga, curiosea, se muy curioso.
  • No pierdas la capacidad de sorpresa.
  • Deja de leer y sal a vivir.
  • Vive, ama, lee mucho y haz deporte, el que más te guste pero muévete.

Ahora, ¿Qué consejos te darías a ti mismo?

El poder de la imaginación de Henry de Skye Byrne y Nic George , reseña de libro

Título: El poder de la imaginación de Henry

Autores: Skye Byrne y Nic George 

Número de páginas: 40

ISBN: 978-84-16773-00-8

Encuadernación: Cartoné

 

 

El poder de la imaginación de Henry es un libro para leer en familia basada en la obra El secreto de Rhonda Byrne.
Me han encantado las páginas originalmente ilustradas por Nic George.

El texto resulta un poco corto, ¡te quedes con ganas de leer más!.

Si no conoces “El secreto”, todo el potencial que tienen las visualizaciones y las afirmaciones aparecen como un mero cuento, aunque ahora que estoy escribiendo esto “en voz alta”, refuerzo mi idea de leer el libro en familia, y tras la lectura, una buena tertulia sobre el contenido y el poder de El Secreto para que los niños y los adultos podamos recordar la fuerza que tienen nuestros pensamientos.

El poder de la imaginación de Henry  es un libro genial para compartir momentos inolvidables formando “familias conscientes”.

Puedes comprar el libro haciendo click aquí

Meditación de gratitud

Foto: Jose Mª Escudero Ramos

Meditación por Jose Mª Escudero Ramos

Cerramos los ojos, respiramos fuertemente tres veces…

Exhalamos, inhalamos tres veces. Tras ello ralentizamos la respiración…

Inhalamos y sentimos como el oxígeno llega a los pulmones…una célula va al corazón, elimina las emociones negativas, sentimos todo amor.

De ahí va al cerebro, elimina las ideas negativas.

Sentimos todo lo positivo de nuestro día.

La célula recorre la silueta del cuerpo por dentro, cabeza, tronco, piernas, píes, ahora que conoce el cuerpo hace lo mismo pero como si fuese una chispa de luz.

Recorre el cuerpo dejando una estela, una silueta de luz.

Somos luz.

Ponemos nuestras manos en paralelo sobre los muslos.

Imaginamos que hay una caja dorada entre ellas.

Abrimos la caja.

Observamos que dentro de la caja hay un pergamino y una pluma antigua, la acercamos a un tintero que contiene tinta dorada y escribimos un deseo que queremos que se cumpla en el pergamino, con la pluma antigua.

Visualizamos la punta de la pluma deslizándose sobre el pergamino, dejando nuestro deseo escrito en hermosas letras doradas.

Plegamos el pergamino y lo metemos en la caja, cerrándola.

Mandamos energía a nuestro deseo y agradecemos con la alegría de como si estuviésemos disfrutando de nuestro deseo una vez conseguido.

Lo hemos conseguido y estamos felices.

Agradecidos y muy felices.

Ponemos una de nuestras manos en el hombro contrario, es decir, la mano derecha en el hombro izquierdo y viceversa…nos damos un abrazo.

Nos amamos.

Sentimos la gratitud plena en nuestra alma.

Gracias, gracias, gracias.