Meditación de gratitud por la comida

Meditación de gratitud por la comida

Antes de empezar agradece a toda las personas que están contigo por compartir las viandas y a los que no están por haber compartido experiencias y vida.

Cada vez que nos alimentamos estamos haciendo que el ciclo de la vida siga su curso. Alimentamos a las células de nuestro cuerpo a la vez que alimentamos las células de la humanidad que somos nosotros.

Con cada acto de cortar con el cuchillo, usar la cuchara o clavar el tenedor agradecemos a la tierra por todo el sustento con lo que nos provee y comamos lo que comamos agradecemos al ganadero, agricultor, transportista, comercial, tendero…a todos los que han hecho posible que esté la comida en tu plato.

Agradecemos a la Madre Tierra, a la Naturaleza, al agua, al Universo, a la Fuente, a tu Dios.

Agradecemos al cocinero a quienes sirven los platos y a quien los recogen, a  todos los comensales y compañeros de mesa.

Sonreímos y disfrutamos. Amamos la comida.

Agradecemos todas las bebidas,  todos los platos, los aperitivos, los postres, el vino, el agua. Bendecimos cada bocado. Somos conscientes del acto de comer. De lo afortunados que somos. Vivimos en el aquí y el ahora, saboreamos como nunca la comida. Somos afortunados. Somos Luz y amor y agradecemos que todo lo que nos hace felices, hace feliz a toda la humanidad, elevando la frecuencia de todos los corazones con los que nos cruzamos y por ende del planeta.

Gracias.

¡Buen provecho!

Felicidad, aquí y ahora…¿es Navidad?

Felicidad, aquí y ahora…¿es Navidad?

Escrito en Susurros de luz por Jose Mª Escudero Ramos

Uno se siente obligado a poner mensajes de paz y de amor y felicidad en estos días…

Para mí, como cualquier otra fecha, las Navidades son días que me sirven para reflexionar, observando comentarios, viendo como el universo aparentemente premia a unos y castiga a otros, observando cómo nos desvían la atención de lo realmente importante, sintiendo como nos excedemos en comer pero no buscamos las causas que provocan el hambre ni el desgaste del planeta…

Para mí, ahora que estoy escribiendo una felicitación de invierno, de Navidad, es importante llegar al fin de un ciclo con la conciencia y tranquila, así que este año tan complicado, sí, ha sido muy denso, quiero hacer una felicitación ho’oponopono:

 

Lo siento. Siento si en algún momento del año te he herido o hecho sufrir. Mi intención es cuidarte y cuidar de los tuyos… pero soy muy humano.

Perdón, porque mis acciones a veces no están en consonancia con mis pensamientos. Me equivoco muchas veces, me gustaría ser muy  inteligente como para poder ser consciente de ello, tener el  coraje para poder aprender y la humildad suficiente para corregir, pero el ego  a veces hace de las suyas…Perdón por ser tan humano.

Os amo, y quiero que seáis vosotros mismos, con vuestro camino, vuestro proceso de evolución, vuestra forma de ser, con virtudes y defectos, con vuestra luz y vuestra sombra, con  días de sol y con tormentas, con vuestros dones y vuestras gracias. Desde el punto de vista de un humilde ser como yo, todo es divino…hasta el propio Ser Humano.

Gracias, amada tierra, amado Universo, porque con cada experiencia de vida hay otra de muerte, con cada lágrima de dolor, hay amor escondido; con cada sonrisa de un alma viajera hay un brote de esperanza. Gracias vida, por permitirme experimentar el don de la gratitud en esta experiencia tan…humana.

Gracias, Universo, Gracias, Pachamama

Feliz AHORA, sea cual sea tu religión, creencia, procedencia o color…todos somos UNO

Feliz aquí y ahora, sea la fecha que sea en vuestro calendario.

Comentario de EL EFECTO BIOFILIA de Clemens G. Arvay por Desam Ferrández

Castellón: 16 de diciembre de 2016

 

  • Título: El efecto biofilia, El poder curativo de los árboles y las plantas.
  • Autor: Clemens G. Arvay
  • Nº de páginas: 256 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: URANO
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788479539436

 

 

 

Clemens G. Arvay es biólogo australiano, activista, cantautor y escritor. Ediciones Urano ha publicado recientemente su obra El efecto biofilia donde Clemens nos describe el poder sanador de la naturaleza y nos deleita con unos ejercicios y meditaciones para hacer visualizando, o mejor aún, rodeados de árboles.

 

¿Qué significa el efecto biofilia?

El concepto Biofilia es originario del griego y significa literalmente “amor a la vida”.

El filósofo y psicoterapeuta Erich Fromm  definió biofilia al anhelo del hombre por convivir en la naturaleza. Es el amor del ser humano por la naturaleza, por lo viviente.

Tras la muerte de Erich Fromm el biólogo evolucionista Edward O. Wilson volvió a utilizar este concepto para plantear la hipótesis biofilia, éste se refirió a la necesidad del hombre de conectarse con el resto de seres vivos.

El hombre proviene de la naturaleza y ésta actúa sobre nosotros con la misma fuerza vital que en los animales y en las plantas, según Edward O. Wilson somos parte  de la red de la vida.

El uso de remedios con origen vegetal se utiliza desde la prehistoria, en todas las culturas se han utilizado estos remedios, hasta llegar a nuestros tiempos. Ahora la industria farmacéutica utiliza vegetales y otras sustancias para la producción de los medicamentos.

Sin embargo los estudios que nos cuentan en el libro  EL EFECTO BIOFILIA  el poder curativo de los árboles y las plantas, va más allá de lo que siempre hemos conocido.

Que las plantas se comunican entre ellas ya lo sabemos gracias a  La vida secreta de los árboles de Peter Wohlleben, pero en este libro nos dicen que las plantas se comunican directamente con nuestro sistema inmunitario, sin necesidad de tocarlas, ni de ingerirlas, eso quiere decir que para que nos curen no es preciso prepararlas en infusiones, esencias o extractos, ni tampoco en gotas o en pastillas. La monja benedictina Hildegard Von Bingen dijo que “la energía verde de las plantas nos sana a través de una comunicación biológica, que entiende nuestro sistema inmunitario y nuestro inconsciente”, sin embargo, ahora los científicos lo están demostrando con estudios a cuál de ellos más interesante.

El médico y profesor estadounidense Joel Dimsdale dice que el sistema inmunitario es la clave de la salud, “que prácticamente cualquier enfermedad no sólo en las enfermedades infecciosas o inmunitarias, sino también arteriosclerosis, cáncer y depresiones se les pueden asignar factores asociados a la respuesta inmunitaria”.

En Japón tienen una tradición llamada shinrin-yoku qué significa “baño de bosque” esto no  quiere decir que nos  bañemos en un lago rodeado de árboles, implica sumergirnos en un bosque con los cinco sentidos, los japoneses suelen traducir shinrin-yoku por “inhalar la atmósfera del bosque” hoy respirar el éter del bosque, es un método reconocido oficialmente en Japón para prevenir numerosas enfermedades utilizándolo como terapia de apoyo, además está fomentado por el sistema de salud pública.

Utilizamos los terpenos de las plantas para hacer esencias aromáticas.

En el bosque estos terpenos están libres, hay moléculas volando en el ambiente por todas partes. Son las palabras vegetales que emiten árboles, hojas, maleza, hierba y será recibida por otras plantas y animales.

Ahora imaginemos que nos adentramos en un bosque con estas palabras verdes comunicándose, con nuestro sistema inmunitario atento y comunicativo, lo que recibimos interactúa no solo con nuestro sistema inmunitario sino con órganos y cerebro.

Pero vamos más allá, ya que nuestros científicos no se conformarán con que les digamos que estamos más relajados y nos sentimos bien , ellos quieren saber cómo reacciona el sistema inmunitario y cuando llevemos un rato en el bosque nos tomará una muestra de sangre, comprobando que el número de linfocitos del sistema inmunitario ha aumentado, además que ha subido el nivel de proteínas anticancerosas, esto quiere decir que los terpenos son anticancerosos y que el bosque es como un elixir de salud que se respira.

Se han hecho numerosos estudios incluso han hecho un experimento enriqueciendo el aire de una habitación de hotel, donde un grupo de personas dormía con un atomizador cargado con terpenos anticancerígenos del bosque y curiosamente también en el hotel aumento de forma evidente el número de linfocitos, aunque no tanto como en condiciones naturales.

El doctor Qing Li ha hecho varios estudios científicos, comprobando que el efecto del éter del bosque se mantenía incluso de forma duradera, con un solo día en una zona boscosa el número de nuestros linfocitos aumenta en un promedio de casi un 40%, si estamos dos días seguidos el número de linfocitos aumenta hasta un 50%, ha demostrado que mantenemos durante siete días  más linfocitos en sangre aunque no regresemos durante estos siete días al bosque y ni siquiera es necesario correr, caminar o beber, simplemente con estar y respirar es suficiente. Así mismo ha corroborado que en las zonas donde la gente vive en las regiones boscosas, mueren menos personas de cáncer y tienen más salud.

Los psicólogos Raquel y Stephen Kaplan, profesores de Psicología medioambiental en la Universidad de Michigan, demostraron, después de entrevistar a muchos empleados de oficinas y tras muchos estudios, que los empleados que podían contemplar la naturaleza y el verde a través de sus ventanas, eran menos propensos a padecer problemas de concentración o frustración laboral, en comparación con los que no tenían vistas.

El profesor de psicología Terry Hartig de Suecia realizó investigaciones sobre turistas con mochilas, dividieron un equipo en tres grupos el primero salió de excursión por la naturaleza, el otro realizó paseos urbanos y el tercero se quedó en casa, los que habían estado en contacto con la naturaleza destacaron con gran diferencia su capacidad de concentración, esta fue más duradera, y detectaron los errores con más eficiencia que antes de salir al campo, por contra, los que habían estado en la ciudad y los que permanecieron en casa no evidenciaron mejoras a los ejercicios.

Otro hecho constatado es que el paciente del tipo que sea, ingresado en un hospital que desde su ventana ve vegetación e incluso puede dar paseos en un jardín o espacio verde, se recupera mucho antes que aquel que sigue entre los muros.

El verde tiene poder curador para todo tipo de enfermedades tanto físicas como mentales, es el apoyo perfecto a cualquier tratamiento que estemos siguiendo porque alivia los dolores y nos ayuda a sanar más deprisa, algunos psicooncólogos están realmente interesados en estos estudios. Sirve incluso para los inquietos niños aumentando su creatividad desde la apacibilidad.

Lo que nos dice Clemens al final del libro es que hasta un huerto o un jardín comunitario lo podemos utilizar para restablecer la salud, ahora imaginaros lo que un huerto propio puede hacer por nosotros, desde plantar la semilla, pasando por ver el crecimiento, hasta comernos el fruto, infinitamente fortalecedor. En el libro da consejos sobre huertos y jardines propios y también alguna historia personal sobre estos, sin embargo lo que más me ha sorprendido son los jardines para la muerte, menciona uno que está en Idaho, Estados Unidos. Me parece muy romántico ir a morir entre árboles, flores y cantos de pájaros, donde mi alma no tenga que hacer nada más que dejarse embriagar por los sentidos y pueda escuchar mis últimos suspiros, acompañados con el sonido tranquilizador del agua. Refiere que el sentido del oído es el que permanece activo por más tiempo.

 

“Como una hoja cae del árbol, así cae el hombre de su mundo. Los pájaros siguen cantando”

Matthias Claudius. “Poeta”

 

Con todo esto tenemos un buen argumento para que cuidemos nuestros bosques, para que mantengamos zonas verdes disfrutando del contacto con la naturaleza, de ahora en adelante veré los bosques con otros ojos, no sólo me relaja y me calma sus sonidos y sus silencios, también tendré la certeza de que mis células me lo agradecen y de que estoy colaborando con mi salud y mi bienestar.

Después de leer este maravilloso e instructivo libro, comprendo porque yo me siento tan bien cuando paseo por la arboleda, yo, “abrazadora vocacional”, tanto de personas como de árboles, tengo mono de verde, ahora ya sé que baja la adrenalina, hormona del estrés y sube la serotonina, hormona de la felicidad, también activa el parasimpático o “nervio del sosiego” por eso vuelvo tan relajada.

Quizás mi cuerpo me dice que necesita los valiosos terpenos y yo no entiendo sus palabras, a veces ni siquiera soy capaz de darme cuenta que necesito verde, hasta que no estoy entre la vegetación y siento la magia de la Calma. Voy a prestar atención a las señales que el cuerpo me manda y nada más pida paseo por la floresta, hacerle caso e irme a algún parque rápido, pues quizás me esté alertando de alguna posible deficiencia.

Por cierto Clemens acaba su obra dando las gracias, un gesto amable.

Gracias por la oportunidad de descubrir tanto con estas preciosas palabras.

Desam. Ferrández

Puedes comprar el libro en la librería virtual El Jardín del libro pulsando aquí

Entrevista a Jordi Pigem por Jose Mª Escudero

Madrid, 15 de diciembre de 2016

Redacción: Jose Mª Escudero Ramos

Hoy en día hay multitud de caminos y multitud de obstáculos simultáneamente con lo cual la vida es una aventura mucho más intensa.

img_6710-b

Jordi Pigem es doctor en filosofía, escritor y conferenciante, exprofesor del Masters in Holistic Science del Schumacher College en Inglaterra. Ha colaborado durante años con la revista Integral, ha obtenido premios tan importantes como el Premio de Filosofía del Instituto de Estudios Catalanes (1999) y el Premio de Ensayo de Resurgence y la Scientific and Medical Network (2006).

En 2016 ha publicado su último libro “Inteligencia Vital” de la Editorial Kairos, donde nos invita a entender la vida, la conciencia y la inteligencia de una forma nueva.

 

IMO: ¿Qué fue antes la filosofía o la biología?

Jordi: La filosofía empieza ya en occidente con los griegos, uno de los primeros biólogos fue Aristóteles, lo conocemos como filósofo pero hablaba de retórica, de política, de gramática, de astronomía, de plantas, de biología…y tiene ideas muy interesantes sobre biología. Lo que ocurre es que la biología contemporánea necesita una gran transformación para darse cuenta de que la vida es algo más que procesos físico-químicos.

IMO: Hace falta transformar muchas cosas, quizás debiéramos acabar con muchos paradigmas que nos han estado obstruyendo la evolución.

Jordi: Hoy en día estamos guiados por una visión del mundo que es obsoleta, que nos hace creer que somos individuos aislados, que lo que realmente importa es lo que es tangible, material, sólido y sobretodo cuantificable. Y seguimos ignorando que lo que da sentido a nuestras vidas es intangible e inmaterial. Las cosas tangibles son magníficas pero estamos atrapados en un mundo de datos, códigos de barras, estadísticas, cifras y materia. Si  crees que la base de la realidad, que lo  único que existe es lo material, acabas dando importancia sólo a eso y metido de lleno en la noria del consumismo.

IMO: Vivimos en un mundo de distracciones, en vez de en enseñarnos a buscar en “nuestro interior”, como muchas otras formas de pensamiento, en Occidente nos distraen con “materialismo exterior”.

Jordi: Todas las tradiciones han invitado a la búsqueda interior y a la búsqueda de un propósito profundo de nuestra existencia que te vincula con la realidad última del mundo dicho de múltiples maneras distintas. Lo que caracteriza a nuestra cultura contemporánea es que se pasa por alto esa dimensión, todas las otras culturas de un modo u otro invitan a esa búsqueda interior, en la nuestra, en el sistema educativo o en los medios de información, etc. de entrada nos dan una plétora de distracciones sin precedentes que impiden, o ahogan, ese impulso innato natural del ser humano de búsqueda interior, a pesar de ello también tenemos más facilidad de acceso a esas tradiciones filosóficas y espirituales en papel en libros traducidos y comentados, o viendo vídeos a través de internet, es una bendición poder escuchar a un Lama en un vídeo. Pero lo que realmente predomina es una avalancha de distracciones sin precedentes. Es como si al sistema le interesase que en vez de ser personas con espíritu crítico y que se busquen así mismas, que crezcan como personas para vincularse a algo más profundo, le interesara que estemos permanentemente distraídos.

IMO: Quieren que estemos permanentemente dormidos pero cuando despertamos, DESPERTAMOS.

Jordi: Hay un momento en que la gente despierta y cuando la gente despierta de manera colectiva es cuando cambian realmente las cosas, los países. Las sociedades cambian, las estructuras sociales o económicas, porque ha habido un cambio previo en la conciencia colectiva que permea ese país. Hay signos hoy en día de un incipiente crecimiento de la conciencia en muchos aspectos, social ecológico, espiritual, pero todavía hay mucho por recorrer y vamos a ver si esa conciencia consigue dar fruto.  

IMO: O nos distraen cazando Pokemons…

Jordi: Hay miles de personas de buena voluntad que aspiran a conseguir esa conciencia y hay interés creados que aspiran a impedirlo. Y hay es una lucha compleja.

IMO: Muchas veces, sobre todo los jóvenes, se dejan arrastrar por, digamos, el lado oscuro. Son inconformistas, se encuentran que no encajan en este mundo y de pronto se encuentran con una persona que está en una frecuencia elevada, que ha llevado un proceso similar y entonces el joven reconoce que esa rebeldía era fruto de no encontrarse a sí mismo ubicado.

Jordi: En muchos casos se da ese proceso de dejarse arrastrar por el sistema para luego encontrarte y darte cuenta de que no estás solo y de que hay muchas personas más que se sentían diferentes. En mi caso, a mí me influyó mucho leer las novelas de Herman Hesse, yo me sentía muy distinto y en las novelas de Hesse los personajes son personas que también se sienten distintas. Y entonces dije “aha” y a partir de ahí fui estirando el hilo que me llevó a filosofías y a músicas clásicas y a muchas otras cosas que no eran tan comunes en chicos de mi edad. Lo que ocurre es que no todo el mundo encuentra su camino, en la actualidad hay más oportunidades que nunca para encontrar el camino y a la vez más obstáculos y ahí está la creciente intensidad de la vida contemporánea. En otras épocas ¿quizás había un solo camino disponible? ¿Y no había obstáculos?. Si no te acababa de gustar ese camino quizás podías hacer una pequeña revolución, irte a otro lugar y buscar otros maestros…Hoy en día hay multitud de caminos y multitud de obstáculos simultáneamente con lo cual la vida es una aventura mucho más intensa.

img_6723

IMO: Una vez que despertamos ¿Qué podemos hacer para cambiar las cosas? A veces parece que sabemos, o creemos saber, que hay una realidad Matrix que nos distrae pero nos quedamos parados sin hacer nada.

Jordi: Lo que has de hacer no te lo voy a decir yo, te lo va a decir tu corazón. Cada uno de nosotros tendrá que hacer una cosa distinta pero en la medida en que la conciencia va creciendo, ese crecimiento no se pierde, por más que no sea tangible, no se pierde, queda en algún lugar y en algún momento puede generar un cambio tangible. Por mucho que no se vea es real y se va acumulando, cuando sea lo suficientemente grande habrá un cambió, y si no llega es que no estamos suficientemente preparados, despiertos, todavía para ello. Cuando se derribó el Muro de Berlín, si hubieses preguntado a alguien un mes antes si pensaban que iba a caer el muro ese noviembre de 1989, nadie, ni ciudadanos, ni políticos, ni periodistas, ni espías, ¡nadie! sabía que podría pasar. Y pasó de la noche a la mañana. Hay que esperar el momento y con cada idea se hace una aportación para crear esa energía que sentencia el cambio.

IMO: Hay que esperar el momento.

Jordi: Pero no es un esperar pasivo a que pasen las cosas, hay que esperar activamente como el labrador que planta sus semillas con esperanza, no sabe si va a tener éxito la cosecha, planta y espera regando, abonando, las protege si hay un vendaval. Esperar en ese sentido, confiar en un proceso que va más allá de nosotros, porque el darnos cuenta de que no somos individuos también implica darnos cuenta de que hay fuerzas, en la realidad, mucho más bastas que lo que nosotros podemos comprender aquí y ahora y confiar en que esas fuerzas nos van a ayudar en lo que queremos conseguir. Pero ese confiar también implica darte cuenta de que no está exclusivamente en tu poder conseguir las cosas, de que en esta aventura no eres el único protagonista y hay otras fuerzas en juego.

IMO: El universo es tan inteligente que hace que la tierra esté a la distancia exacta del sol para no quemarnos, creyendo y confiando en que ese universo hace todo perfecto, he de creer que estoy en el aquí y ahora que me corresponde para cuando llegue el momento ser uno más de ese movimiento que va a crear el cambio.  

Jordi: Sí, pero yo añadiría que sin la garantía absoluta de que eso va a salir bien.

IMO: Claro, porque a lo mejor ahora no es el momento, es un primer intento y un despertar la conciencia de otros…Va a ser lo mejor para todos en el momento en el que pase.

Jordi: Yo confío plenamente en que las semillas que he plantado vayan a dar fruto pero no me lo garantiza nada  y en cierto modo eso es parte de la contingencia de la existencia humana. Hay algo más que la inteligencia humana no puede controlar y es lo que en la tradición cristiana se llama providencia, si las condiciones son propicias harán que las cosas salgan bien.

IMO: ¿Existe el libre albedrio?

Jordi: El libre albedrío… depende el nivel en que lo preguntes, en el nivel de experiencia más inmediata es evidente que todo lo que estamos diciendo tú y yo en este momento lo estamos diciendo libremente. Cuando los neurocientíficos analizan el cerebro y creen, con el presupuesto de que todo lo que ocurre en tu mente es el resultado de combinaciones físico-químicas, llegan al absurdo de creer que todo lo que estamos haciendo simplemente es… Hay un neurocientífico británico que dice “cuando voy al cine creo decidir qué película ver pero es la química de mi cerebro la que decide por mí”, yo quiero creer que soy yo a través de mi libre albedrio quien elige que película ver.

IMO: Luego existen las causalidades, tú y yo estamos aquí porque el día que te conocí hacías un favor a la editorial, yo fui a Barcelona a entrevistar a una persona, tú traducías…

Jordi: Eso es la Armonía Invisible,  Heráclito dice que hay una armonía invisible mucho más fuerte que la armonía visible, no quiere decir que la podemos ver cada día. Quizás la veamos en el momento de nuestra muerte o después pero esa armonía está ahí, la veas o no. Creo que es importante recordarlo, si creyésemos en esa armonía invisible no necesitaríamos compañías de seguros, el hecho de que en el mundo moderno haya compañías de seguros significa que no hay sentido de comunidad, si a ti te pasa algo no confías en que tus amigos o tu familia te vayan a ayudar y significa que no hay sentido de la armonía invisible o de la providencia, o del karma, que es otra forma de decirlo. Si tú crees que hay una justicia última, llámala karma o providencia,  tu no necesitas asegurar la casa. Lo que se tenga que ir se irá y lo que tenga que venir vendrá por otro lado.

IMO: ¿Y qué es el ego?

Jordi: El ego es un espejismo en el cual la maravilla infinita de la realidad acaba convertida en una suma de objetos separados, uno de los cuales se llama Yo. En vez de sentirte una gota en un océano inmenso te sientes un cubito de hielo separado de los demás, y solidificado, y congelado y eso te hace sentir frío y te hace sentir miedo de que te derritas, te da miedo de derretirte pero en verdad en cuanto te derritas te volverás a unir al conjunto del océano del que formas parte pero no quieres derretirte porque crees que perderás tu identidad, cuando en realidad esa identidad como cubito de hielo es ficticia. Entonces tú te sientes cubito cuadriculado y congelado e intentas entender la realidad como una suma de cubitos cuadrados y congelados a los que llamas electrones, protones, genes, etc. e intentas entender la realidad de ese modo hasta que te das cuenta, a principios del siglo XXI, de que eso no te sirve porque la realidad cada vez la entiendes menos. Y entonces, en el proceso de crecimiento de cada persona necesitas saber quién eres, que eres Jose o Jordi o quien seas y eso implica saber qué es lo que te gusta y lo que no, lo que te va bien y lo que no te va bien, saber cuál es tu camino.

IMO: ¿Hay que reconciliar inteligencia y vida para vivir en plenitud?

Jordi: Tenemos una visión de la inteligencia que está completamente desconectada de la vida y tenemos una visión de la vida como el resultado de unas reacciones físico-químicas y por eso en mi último libro, Inteligencia Vital, me gusta rescatar todos esos artículos científicos de vanguardia que nos muestra que la inteligencia es propio de todo lo vivo, que está en los mamíferos, en las aves, en las plantas e incluso en las bacterias. Todo lo que es vivo tiene inteligencia y no hay inteligencia sin vida de modo que lo que se llama inteligencia artificial es mentira, las máquinas pueden calcular prodigiosamente, pueden calcular una raíz cuadra en milésimas de segundo pero no pueden entender el Teorema de Pitágoras, un traductor automático traduce textos larguísimos pero no entiende lo que traduce. Si no hay comprensión no hay inteligencia.

IMO: El otro día hablé con una profesora de secundaria y me decía que se está observando como los adolescentes están creando identidades en Redes Sociales para gustar, no es que yo soy así guste a quien guste.   

Jordi: A quien te tienes que gustar es a ti mismo y lo que hay es un sistema que fomenta que te olvides de ti mismo, que te veas a ti mismo como un objeto en un mercado de consumo y como objeto en un mercado de consumo tienes que tener una serie de cualidades que sean apetecibles para ese mercado. Es algo completamente aberrante que corrompe la identidad del ser humano.

IMO: Si te encontrases contigo cuando eras niño, con el pequeño Jordi de 13 años ¿Qué consejo te darías?

Jordi: Sigue tu camino, es el primero que se me ocurre, ya lo intuía yo a esa edad, luego me vino bien leer a Herman Hesse para confirmarlo. Sigue tu camino, no lo que te dice la escuela, la televisión, los mayores, etc…Sigue tu camino que puede ser distinto del que te recomiendan.

IMO: Recomiéndanos un libro que te haya marcado, aunque me imagino cuál puede ser…  

Jordi: Vale, si te imaginas cúal puede ser dímelo tú porque libros hay tantos…

IMO: Indudablemente alguno de Herman Hesse, lo has mencionado varia veces en la entrevista…

Jordi: Pues sí, Demian de Herman Hesse me influyó mucho en mi adolescencia, luego ha habido muchos, cientos, pero a Herman Hesse yo lo haría lectura obligatoria en las escuelas.

IMO: ¿Una película?

Jordi: La primera que a mí me llegó al alma fue Dersu Uzala de Akiro Kurosawa, me ha encantado todo su cine.

IMO: Pues con Demian y y Dersu Uzala te damos las gracias por tu tiempo, me ha encantado hacer realidad la entrevista.

Jordi: Muchas gracias a ti. Un placer.

INTELIGENCIA VITAL: UNA VISION POSTMATERIALISTA DE LA VIDA Y LA CONCIENCIA 
Nº de páginas: 192 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: KAIROS
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788499884929

 

Encuentro con Mujeres Musulmanas, testimonio por Desam. Ferrández

Castellón, 15 de diciembre de 2015

Redacción: Desam. Ferrández

El domingo 4 de Diciembre  tuve el mejor regalo desde hace mucho tiempo,  estuve colaborando en la realización de  unos talleres muy especiales en el marco de un Encuentro de Mujeres Musulmanas en Villa-Real, gracias a la Asociación Antupainco de Castellón.

No sabía lo que me iba a encontrar ya que sólo conocía a dos de las muchachas que lo habían organizado, sin embargo decir que son bellas sería quedarme muy corta, son mujeres fuertes, valientes, preciosas y con una fe que me ablanda el corazón.

Todo salió bonito por qué no podía ser de otra manera.

Nos reciben con una gran sonrisa y un café, ya les habían hablado bien de nosotras antes del Encuentro, sin embargo siempre tienes un poco de miedo de que no salga como esperas, intentas organizarlo muy bien para que ningún cabo quede suelto, luego no haces ni caso a las “chuletas” que llevas preparadas y al final todo sale como tiene que salir, desde el corazón y con la ayuda de los ángeles.

No sé si aprenderían algo de nosotras y nuestras técnicas, sin embargo yo sí me instruí mucho de ellas, me enseñaron palabras y acciones muy hermosas.

Oré con ellas y sentí esa fe que hace mucho tiempo que no siento, desde otra religión, con unas pautas hasta ahora desconocidas por mí. Todas tienen claro que lo que hacen es lo que tienen que hacer,  amar a sus hermanas, a sus familias, y yo ahora pertenezco también a su “Clan de hermanas”, me parece taann bonitooooo.

Han calado profundamente en mi corazón.     

Cuando llegamos, era muy temprano, estaban en la cocina, el punto más cálido del albergue pues habían estado allí toda la noche, entre pastas y cuentos.

La mujer con la cocina tiene mucha empatía ya que es dónde cuecen los alimentos para sustentar a toda la familia y donde ella misma se nutre. Para mí la cocina tiene el significado de hogar, tanto de la casa cómo de la mujer, el lugar preferido donde se habla, se canta y se ama al mismo tiempo. Así es que nos permitieron entrar en su morada, poco a poco se fueron presentando quitando sus corazas o sus miedos y presentándose tal como son.

Nos disponemos a hacer el primer taller, para ello  habían elegido un lugar grande pero frío, sugerimos hacerlo en la calidez de la cocina, todas dieron su beneplácito. Empezamos con el de Técnica Metamórfica,  y durante éste no pararon de reír y parlotear en todo el rato, me recordaron películas, escenas, o incluso libros, esas en las que nos cuentan cómo mujeres corren con lobos o en “Como agua para chocolate” donde la felicidad  y dulzura de la mujer es tan patente  que se puede sentir en el aire. Nos envolvieron y nos contagiamos de ellas y de sus risas. Algunas conocían la Técnica Metamórfica o por lo menos habían oído hablar de ella, hicimos un taller práctico y fue espectacular hasta salió alguna terapia fácil, luego paramos para almorzar y recuperar las fuerzas. Continuamos con un taller de Reiki y, como el anterior, fue más que nada práctico. Salió muy hermoso pues estaban muy dispuestas a seguir nuestras instrucciones para que todas disfrutáramos sintiendo la energía del amor incondicional brotando de nuestras manos, en un ofrecimiento a la joven que estaba situada delante y, por ende, al resto.

Cuando los corazones “son” solamente puede quedar lindo.

Llegó la cocinera, nos regalaron una sabrosa comida todas juntas. Mientras preparaba la comida que aderezada con granitos de amor, nos fuimos al río para que ellas se lavaran, qué tierno seguir lavándose como en la antigüedad, como si los tiempos no cambiarán. Y aquí también seguía su cháchara y su jolgorio.

Llegó el momento de la oración, ese momento sagrado en dónde hay comunión directa con Alá, con el profeta que tanto les ha enseñado, nos preguntaron si queríamos acompañarlas y por supuesto no hubo ningún titubeo, enseguida nos dejan sus túnicas con capucha para que compartiéramos con ellas el rezo y así lo hacemos, en silencio, observando y sintiendo, ¡Cuánta fe!, ¡Cuánto amor!, ¡Cuánta sabiduría!, los cantos llenaron el lugar envolviéndonos con la devoción de las voces.

Al recordarlo se me llenan los ojos de lágrimas de emoción, ¡qué bonitas!, nos abrieron desde su hogar hasta su alma, nos llamaron “hermanas”, palabra que para mí, desde ahora, tiene otra connotación porque llega mucho más allá de la mera gráfica, llega al reconocimiento de la persona y a la entrega incondicional.

Mientras el arroz se cocía tomamos asiento y nos hablaron del Corán, continuando con mi neófito momento. Cuántas interpretaciones engañosas he tomado por buenas. Recitaban párrafos sin ni siquiera mirarlos, señal de que se lo han leído y aprendido con amor y veneración, mezclando sus propias experiencias con las escrituras.

Como me gustaron estas lindas y cantarinas mujeres, celebrando un encuentro donde se cuidaban ellas, su pensamiento y su cuerpo, dónde sólo por esta primera vez, habían dejado a sus niños con sus padres.

Agradezco enormemente haber podido participar en este encuentro, mis compañeras están tan encantadas y emocionadas como yo y sólo hay palabras de cariño hacia estas preciosas damiselas que contactaron con nosotras casi por “casualidad” ja ja ja.

Han despertado en mí una gran curiosidad, quiero saber más sobre el Islam y el Corán.

 

Cuántas veces no encuentro las palabras exactas para definir la expresión de ciertas emociones y estados, compensándolo con la salida a borbotones de montones de gotitas agolpadas para caer en forma de tobogán por mis mejillas.

Las amo hermosas féminas.

Desam. Ferrández

 

Pensamientos del día a día por Belén de la Fuente

Pensamiento de Belén de la Fuente

¿cual es el camino correcto? El ser humano ¿Nace o se hace?¿Dónde o qué distingue el bien del mal? y ¿el bueno del malo? No nacimos para vivir con miedo, ni angustiados por el mañana, somos la única especie que no vive el aquí y ahora aunque de hoy nunca pasemos. Todos sobrevivimos cada día, todos, pero nos cuesta ver a los que están al lado, lloramos las penas de otros en lugar de compartir nuestras alegrías, que son muchas cada día… nos ha vuelto a iluminar un día mas el sol, nos han dedicado una sonrisa, un abrazo, una palabra, hemos alimentado nuestro cuerpo un día mas, el agua ha recorrido nuestra garganta, acariciado nuestra piel, nuestros seres queridos nos acompañan o al menos están ahí haciendo su propio camino…Hay tantas cosas por las que estar felices y agradecidos que es una pena llorar por lo que no se tiene, no ha pasado o aun no se ha perdido. Tiempos locos, por el caos en el que vivimos, en el que hay que estar más enraizado que nunca a la tierra, esa madre que nos lo da todo sin cuestionar como la tratamos. Seamos felices desde este momento, en cada momento, seamos conscientes de lo que somos y no de lo que creemos ser. El ser humano, nace, la persona se hace. Nacemos con un espíritu libre y libres podemos ser siempre que no nos hagamos esclavos de nuestros propios pensamientos.

Extraído del Muro de los recuerdos de Facebook, publicado en diciembre de 2013.

Una Nochebuena realmente buena

Madrid, 14 de diciembre de 2016

Redactor: Jose Mª Escudero Ramos. Texto extraído de www.susurrosdeluz.com

 

Estoy recordando la Nochebuena de 2015. Mi amigo Ángel de Luz me llamó emocionado.  Estuve escuchándole toda la noche, no sé el tiempo. Resulta que estaba pasando un momento de evolución y transformación importante, se estaba divorciando. Esa Nochebuena le tocaba cenar solo. Me comentó que esa mañana se despertó recordando las ganas que siempre había tenido de ir a dar de cenar a los sin techo a un comedor social, pero claro, ya era demasiado tarde para ponerse a buscar un sitio donde ir a ayudar no, a ser ayudado. Así es como ángel define cada acción solidaria que hace. Me encanta.

Pues mi amigo decidió irse a un supermercado y compró queso, pavo, pan y el último surtido de polvorones y mini turrones que quedaba en la tienda. Fue a su casa y se puso a preparar la cena que iba a repartir por la noche.

A eso de las 7:30 salió de casa para empezar a repartir cenas, llamó a una amiga suya y mientras hablaban se cruzó con el primer mendigo pero no le dio sándwich. “¿por qué le pregunté?” me respondió que porque estaba hablando por teléfono, el acto de dar no es tirar la comida como a los leones en el zoo, hay que mirar a los ojos de las personas, que es lo que son, hablarles y ¿por qué no? Pedir un deseo juntos, el deseo de la Navidad.

Me maravilla escucharle. Lo hace todo tan fácil y hermoso.

Le pregunté si no tenía miedo. Me sorprendió su respuesta, “tenía miedo de no ser aceptado, de que le rechazaran”. Es para meditar, tenemos miedo de no ser aceptados por los que no son aceptados. Guau, la experiencia me parecía cada vez más fascinante.

Siguió contándome que cuando empezó a ser consciente de lo que hacía pensó que por qué lo hacía en Navidad y no el resto del año.

Se encontró con un hombre muy mayor, estaba al lado de una papelera, cubierto de ropas hasta arriba, hacía frío en la calle, le ofreció un sándwich y polvorones y no quiso. Dice que ya había cenado y que no necesitaba nada más. Se agradecieron mutuamente y marchó pensativo. No quiere guardar para mañana, ya ha comido y es suficiente, entonces Ángel recordó las cenas, me comentó, que ha despilfarrado cada Nochebuena, siempre las mesas llenas de comida, comer con gula, con exageración…como si nunca fuese suficiente. En ese momento me imaginé a Ángel mirando a la luna llena y agradeciendo las hermosas lecciones de la nochebuena.

Siguió caminando en busca de más “sin techo”, pasó por un parque donde solían ponerse, quizás un poco más temprano porque no había nadie ya. En ese momento pensó que quizás no fuese tan buena idea compartir la cena con Sin techo, al final es un acto de “limpieza de mi conciencia”, me decía. Pero continuó, fue debajo de un puente donde suelen dormir con sacos muchas personas indigentes. Solo había uno, todo tapado excepto su brazo y su mano que agarraba un cigarro. Se acercó y le ofreció algo de comer pero tampoco quería, le enseño su pequeña despensa, al lado suyo un par de paquetes pequeños de comida. Es suficiente. Se repite la misma lección. Le preguntó dónde habría más sin techo y le indicó. Fue hacía allí. Era un pequeño asentamiento de rumanos. Les ofreció y unos quisieron y otros no, todos agradecían. No hablaban castellano. Me comentó mi amigo que le llamó la atención sus miradas, con una ternura agresiva, como desconfiando a la vez que amando. ¿Ese será nuestro reflejo? ¿Así miramos a los indigentes? Jo, más lecciones. Ángel no quiso entrar en juicios de si dar comida en el asentamiento rumano, ni quiso preguntarse por  qué están o qué hacen…da igual. Ayer veía solo a personas que pasan frío y un hombre en busca de ayuda, él. Me comentó que le marcó la mirada de una mujer joven, morena, con unos ojazos, muy guapa y cubierta de mugre. Se peinaba con un pequeño peine roto de púas largas mientras su marido le miraba con ternura.

Siguió camino de otro punto caliente de la ciudad, en el trayecto se cruzó con dos personas que sabía que eran homeless pero que no se atrevió a ofrecerles comida…”se parecían tanto a mí. De pronto pensé que era yo, vestido como voy siempre voy, sin importarme las apariencias” ¿Qué te frenó? Le interrumpí…”si no fuesen sin techo les estaría etiquetando y creando una realidad que podría llegar a ser…podría llegar a ser yo. Eran mi reflejo”

Yo seguía escuchando atónito todos sus pensamientos. 

Continuó y se encontró en una calle de las principales, a una joven sentada sobre cartones, apoyada en la pared. Le pidió si quería compartir su cena y dijo que sí, saco un sándwich y un par de turrones y mazapanes y dijo que no quería más, que le iba a dejar a él sin cena. Se sentó al lado de ella, se llama Laura, era muy guapa, italiana y muy limpia. Estuvieron hablando de la percepción de la vida desde su punto de vista, sentía mucho dolor por como la tratamos, hablamos de los españoles, de la sociedad…una mujer muy inteligente, había estudiado Historia del Arte en Italia. Se lamenta de que nos acordemos de llevar comida solo en Nochebuena, dice que aunque no puedas dar nada, al menos una mirada, una charla, que están ahí todo el año. Otra lección más que confirmaba mis pensamientos anteriores, me confesó. Pero eso tiene solución, llevar comida más a menudo, mirar  y escuchar.

Tras la culta conversación con Laura siguió camino hacia otra plaza. Le quedaba poca comida para repartir. Ve a un grupo de cuatro personas, con ellos terminaría su reparto, Se acerca a ellos, cuando de pronto ve venir a un joven por el otro lado, con bolsas de la compra. Ángel se para y escucha. “ofrece sándwiches de pavo y queso”, como los suyos, se ríe, hay competencia hasta para dar de cenar el día de Nochebuena, me dice. Nos encanta el momento y reímos.

Le tocaba seguir buscando.

Fue hacía otra calle comenzando el camino de regreso a casa. Repartió y dejó comida en varios puntos, al lado de varios sin techo que estaban dormidos en algún rincón intentando protegerse o en algún cajero.

Le quedaban dos. Por una calle peatonal ve a un hombre buscando en las basuras. Se acercó a él y le preguntó si podía compartir su cena. El hombre que al principio tenía cara de asustado, abrió los ojos, esbozó una sonrisa y acepto agradeciendo.

Esa mirada y su sonrisa le acompañaron hasta su casa.

Antes de terminar la conversación le pregunté si le había valido la pena la experiencia…su respuesta fue “la otra alternativa hubiese sido quedarme en casa llorando por mi soledad, ahora he descubierto que no estoy solo, es mi elección sentirme como yo quiera”.

 

Nada más llegar a su casa, Ángel me llamó y compartimos emociones, pensamientos y lágrimas nos dimos cuenta de cómo ellos, los sin techo, saben que el universo proveerá, no tienen apegos, pero tienen libertad y mucha ilusión porque cambien las cosas. Ángel les hizo pedir un deseo a algunos de sus ángeles…espero que se cumplan. No me dijo cuáles eran, se los guardó para ellos y el universo.

Gracias por compartir tantas enseñanzas, amigo Ángel. Espero haberlas contado lo más fiel posible. Gracias, universo, por poner cada pieza exacta en su lugar, en este hermoso puzle llamado mundo.

Gracias, gracias, gracias.

Crónica de la Maratón de Reiki Pro asociación 22q

Castellón, 7 de diciembre de 2016

Redacción y fotografías: Jose Mª Escudero Ramos

Es muy difícil poder transcribir en palabras tantas emociones vividas el pasado sábado 3 de diciembre en Heliopolis Castellón, así como la repercusión en nuestras vidas de un acto tan, ¿cómo diría yo? ¿Sencillo? Sencillo como es reunirse un grupo de amigos para hacer lo que más nos gusta, que es dar amor, en esta ocasión en formato REIKI, por una buena causa, recaudar algo de dinero, 190 euros que no es mucho, lo sabemos, pero peor es nada.

Lo mejor es que la repercusión del evento continúa, hemos dado a conocer la enfermedad, ahora hay cientos de personas que la conocen gracias a todos los que hemos colaborado en el evento y su difusión y a la agencia de noticias no violentas PRESSENZA, que colgó en su página web la nota de prensa para difundir el evento pesé a que no suelen publicar notas como esa porque se puede considerar publicidad encubierta y han de tener cuidado con lo que ellos publican en su web. Pero hasta en eso tuvo el universo la gracia de favorecernos. Pressenza en una agencia internacional, es difícil que los que lean la noticia puedan venir a Castellón a recibir Reiki, pero gracias a su difusión se va conociendo la enfermedad, la asociación… y eso importa y mucho.

Vamos a dar otro buen argumento para demostrar que un pequeño esfuerzo vale la pena, los miembros de 22q se sienten queridos, se sienten escuchados, que importan a alguien, y eso es lo que no tiene precio. Poder dar visibilidad a la enfermedad es bueno pero hacer que los familiares, los que sufren la enfermedad, se sientan así es la verdadera recompensa.

Es precioso leer sus mensajes de agradecimiento. Hace que uno también se sienta útil y muy agradecido por todos los que han hecho posible este evento. Por ello me sale del corazón agradecer a, desde la asociación 22q porque han confiado en nosotros, Antupainco, Namasté La Plana, www.susurrosdeluz.com, Revista IMO, Desam y a todos y cada uno de los amigos voluntarios que han venido a dar reiki como los que han venido a recibirlo. Especial gratitud a Heliopolis y su mentora, Isabel por cedernos el espacio tan maravilloso que tiene en Castellón. Lo hemos dejado con una energía preciosa, pero es que ya tenía…Heliopolis brilla por sí misma.

Estoy orgulloso de mis amigos, de cómo fluye todo, agradecido al universo porque con cada experiencia de vida así elevamos la frecuencia de nuestros corazones y a su vez la del planeta.

¿No creéis que vale la pena un pequeño esfuerzo para poder hacer que el mundo gire un poquito más bello? Os invito a reflexionar ¿Cuánto vale elevar la frecuencia del planeta con actos de amor desinteresados e incondicionales?

Yo voy a seguir intentándolo y sé que no estoy sólo. Tú que lees esto eres cómplice de la victoria.

Gracias por ello, gracias por leer el artículo por colaborar y por ser.

Si queréis más información sobre la asociación mirad su web y si queréis donar algún eurito que os sobre es muy sencillo, entrad en este vínculo y haz una transferencia.

Enseñar valores con amor

Pressenza, Redactor, Jose Mª Escudero Ramos. Castellón, 2 de diciembre de 2016

Me acaban de contar una historia preciosa, por protección de datos he de cambiar los nombres de los protagonistas.

Un instituto de Castellón, una clase de primero de Secundaria, una profesora muy especial con los clásicos alumnos que están entrando en la “conflictiva” adolescencia.

Hay un chico especialmente alborotador. Su adolescencia efervescente y la educación que recibe en su casa le hace ser un poco agresivo con sus compañeros por lo que estos empiezan a aislarle, nadie quiere jugar con él, no le invitan a los cumpleaños, se siente solo.

El típico día que la gota derrama el vaso, Paloma, la profesora que estaba en el aula en ese momento tiene que tomar una decisión. O le expulsa de la clase hacia el despacho del director, lo que supondría la expulsión del colegio con las consiguientes secuelas y etiquetas sociales de niño rebelde, o darle una segunda oportunidad.

Paloma le pidió que esperase fuera unos minutos. Rafa se fue muy enfadado, a regañadientes, despotricando…”!Qué injusto!!Siempre a mí!”.

Cuando abandona la habitación, Paloma se dirige a los alumnos. “Escuchad, Rafa tiene un problema. Le hace falta amor. ¿Estáis dispuestos a hacer una prueba y darle una segunda oportunidad?” Toda la clase, expectante, respondió que sí.

La profesora continuó “vamos a hacer que pase, le situaremos frente a la pizarra y cuando yo diga, cada uno de vosotros dirá una característica positiva que os gusté de él. Pensad y cuando me digáis le hacemos pasar”

Unos minutos después Rafa entra y se sitúa frente a la pizarra mirando desafiantemente a los compañeros.

Escucha, Rafa -dice la profesora- lo que te quieren decir tus amigos. Rafa, al escuchar la palabra “amigos” abrió los ojos.

Empezó el primero, “Me gusta como juegas al futbol, eres un buen compañero de equipo, haces que ganemos por pasar la pelota”, el siguiente “me gusta cuando cuentas chistes, los vives, eres muy gracioso y espontaneo”, otro “siempre compartes tu merienda cuando a mí se me olvida”…poco a poco Rafa fue cambiando su cara de enfado a la de emoción.  Su expresión mostraba ahora que se esforzaba por no llorar.  “A mí me gusta de ti que eres muy listo, no te cuesta nada entender las lecciones”, “pues a mí me gusta la música que escuchas”, una chica dice “la complicidad de tu mirada”, otra, “tienes estilo” y así los 23 compañeros, “siempre me das folios cuando necesito”, “o me prestas el lápiz” dice otro compañero.

La cara de Rafa era un poema, los ojos humedecidos por unas lágrimas que no dejaba brotar, una sonrisa desencajada que no quería mostrar los sentimientos ocultos. Paloma le puso el brazo por los hombros y le dijo. “Llora, Rafa, permítete llorar. Los hombres sí lloran” El joven rompió a llorar de emoción y gratitud. Toda la clase se levantó y se fundieron en un abrazo caracol, todos haciendo una hermosa espiral, llenando el espacio con esa hermosa energía de amor, perdón y comprensión.

Ese día cambió la vida de muchos niños, en especial la de Rafa, un pequeño gran hombre que podía haber sido expulsado al mundo de la rebeldía y la incomprensión. Todo lo que necesitaba era sentirse amado y valorado.

Gracias a maestras de vocación como Paloma se puede formar personas que no tengan miedo a mostrar sus emociones, es cuestión de educar con valores, en equilibrio, de corazón a corazón.

Todo ocurrió un día cualquiera, en un instituto de Castellón.

 

Artículo publicado en /www.pressenza.com/