Entrevista a Josep Pàmies

 

Entrevista realizada el 25 de octubre de 2016

Redactor: Jose Mª Escudero de Revista IMO

En Alfondeguilla, Castellón

img_5287

El Ser Humano es tan potente que no se lo cree.

Revista IMO colaboró con la conferencia de Josep Pàmies que la asociación Namasté La Plana organizó en Mar de Fulles el pasado 25 de octubre. Gracias a esto hemos podido tener una pequeña entrevista con el agricultor jubilado que encabeza la Revolución Verde.

Josep Pàmies defiende la teoría de que con 45 plantas se pueden curar la gran mayoría de enfermedades actuales. Una alimentación con sentido común, ejercicio diario y nada de estrés hace que mantengamos la mente equilibrada y por ello una buena salud, si por cualquier circunstancia enfermamos, las plantas ayudan a recuperarla.

Revista IMO: No se trata solo de mejorar la salud con las plantas, ¿no habrá un origen emocional en la enfermedad?

JOSEP PÀMIES: Totalmente, no te enfades si quieres comer, más vale que no comas si tienes un enfado. Una doctora de familia, Odile Fernández, es superviviente de un cáncer de ovario en estadio IV. Enfermó, pudo ver el origen emocional de esa cáncer, el estrés, cambió su forma de vida, su alimentación, se curó.  Escribió un libro, y  tiene un blog buenísimo  http://www.misrecetasanticancer.com/.

Yo creo que no hay locos, hay personas sensibles.

IMO: Ya, etiquetamos demasiado rápido…

Josep: Etiquetas, sí…

IMO: Y la naturaleza nos está regalando constantemente estos premios, plantas, árboles, paisajes hermosos…(comento mientras señalo los alrededores, los huertos,etc, del valle del sol)

JOSEP: Sí, a nivel físico, comiéndolas o en infusiones; abrazando a un árbol o simplemente pensando en ellas y en la naturaleza. Yo creo que las plantas tienen un aura más grande que el nuestro, por eso cuando abrazamos a un árbol nos da esa energía. Una planta nunca está de vacaciones, siempre está en el mismo sitio, las raíces, aguanta todas las inclemencias, este hecho le da una “resistencia enorme al medio” que nosotros no tenemos porque estamos siempre con calefacción, a la sombra, estas propiedades nos las transmiten cuando las abrazamos o las  ingerimos.

IMO: Quizás haya una falta de coherencia en nosotros como seres humanos pues la naturaleza nos ha hecho de una forma y la sociedad del bienestar nos ha llevado a ser de otra, nos ha alejado de la esencia.

JOSEP: Sí pero esa sociedad del bienestar la hemos querido nosotros

IMO: Bueno, nos han hipnotizado…

JOSEP: Claro, nos han hipnotizado pero ¿quién? ¿Algún Illuminati? ¿Es que está dirigido por alguien, por un Illuminati?

IMO: Bueno, por los que nos prohíben hacer las cosas en un local determinado…

JOSEP: No sé de dónde viene pero el ser humano siempre busca la comodidad y el animal no busca la comodidad, vive con lo que tiene, con lo que hay, pero el ser humano con esa cabeza tan inteligente que tiene, que puede servir para tanto, también sirve para autodestruirnos, buscamos tanta comodidad, eso es lo que nos mata. Si no toleramos pasar frio pues cogeremos enseguida un resfriado. Comemos demasiado, los animales nunca se hartan de comer, en algunos casos después de haber pasado un tiempo de mucha hambre, pero son más de acumular, guardan alimentos.

IMO: Yo estuve viviendo un tiempo en territorio maya en México y un hombre de allí me comentó, tras pasar el gran huracán Gilberto de 1988, que él sabía que iba a pasar algo porque vio a las ratas “hartarse” de fruta y eso lo hacen porque son más sensibles y presienten las desgracias naturales.

JOSEP: Ese instinto, que lo tenía también el ser humano, se ha ido perdiendo por las comodidades que hemos ido adquiriendo. Aspiramos a más comodidad, parece que no tenemos suficiente, y luego enfermamos. Pero ahora hay mucha gente que está despertando y volvemos a la simplicidad, a lo sencillo.

IMO: Eso es lo Bueno de esta crisis, es el punto de luz en la sombra, es decir, nos intentan ”dormir” esos poderes que tenemos, esos dones, pero hay muchas personas que recuperan esos dones, esos poderes gracias a las crisis.

JOSEP: Yo ya cada día estoy menos en culpar a los demás como en culparse a uno mismo. Pienso que está en nuestras manos todos los cambios que podamos hacer.

IMO: Pero tiene que haber un despertar para actuar.

JOSEP: Claro, sí, un despertar a eso, el que produce el inicio del cambio. Un animal no tiene estas hermosas manos, ni un cerebro de kilo cuatrocientos, y sin embargo sabe sobrevivir, el ser humano está acostumbrado a ir a la caridad para que le den un trozo de algo. Esto tiene que cambiar, el Ser Humano es tan potente que no se lo cree.

IMO: Pude escuchar a Jane Goodal, la investigadora inglesa que convivió muchos años con chimpancés, decía que el ser humano produce de una forma poco sostenible, abogaba por una cultura del vegetarianismo…

JOSEP: Bueno, nosotros no somos vacas, no tenemos tres estómagos, no podemos comer solo vegetales. Lo cierto es que habría que comer con sentido común, cuando yo era pequeño, criábamos al cerdito que nos íbamos a comer y te duraba todo un año, madre te daba un cachito al día y lo demás que comíamos eran todo vegetales y legumbres.

IMO: También sería Bueno comprar productos de la zona donde vives.

JOSEP: Esencial, consume productos locales. Yo creo que se debe de comer carne pero muy poquito, tratando a los animales con ética, no industrializados, y sacrificándolos pidiendo perdón, uno a uno, con respeto. El ansia de comer más y más es lo que nos está haciendo enfermar. Podríamos comer de todo si fuésemos prudentes, podría haber para tres planetas, comiendo poquito, el primer mundo come lo debería comer el tercer mundo.

IMO: Vivimos el presente y comemos como si no hubiera mañana.

JOSEP: Comemos como cerdos, Bueno no, los cerdos comen cereales integrales, aunque ahora comen mucho transgénico. Los animales que hacen ejercicio no tiene  colesterol, nosotros sí porque comemos basura y no hacemos ejercicio.

IMO: ¿Cuándo le vino la inspiración por observar la naturaleza?

JOSEP: Cuando vi que sulfataba como un animal creyendo que la revolución verde de los productos químicos era lo no va más pero las tierras iban perdiendo vigor; no encontraba lombrices para que mi hijo fuera a pescar; empecé a preguntarme  qué estaba haciendo. Siempre estaba enfermo, con vómitos, dolores de cabeza, temblores, los síntomas clásicos de envenenamiento por órganos fosforados con los que yo sulfataba y suerte que fui una mala hierba y aguanté, pero muchos amigos y familiares míos ya no están aquí porque antes se sulfataba con productos muy peligrosos sin protección. Ese fue el momento de mi cambio, descubrí una planta, la stevia, vi que tenía relación con Monsanto, empresa de la que ya empezaba a dudar, ellos criminalizan esta planta porque Monsanto tiene el aspartamo en su patente, la stevia, un edulcorante natural, podía arruinar su inmenso negocio. Me di cuenta de eso y no quise volver a utilizar ni sus productos ni los de Bayer. Me daba miedo porque si volvía a la agricultura ecológica como hacían mis abuelos o mis padres, creía que podría perder toda la explotación. Aunque ya me lo decían mis amigos tiempo atrás, que dejará esos productos químicos, yo no les hice caso hasta que enfermé. Ahora tengo mis cultivos ecológicos y me parece mentira que puedan ser más rentables que usando mierdas químicas. A mi edad, 68 años, empezando a descubrir esto a los 50, investigando y volviendo a los orígenes del cultivo ecológico, tengo un tesoro.

IMO: ¿Se siente un revolucionario verde?

JOSEP: Como estoy indignado por lo que se me ha engañado, que en ningún lado se explicara las contras de esto, lo que podía pasar con esos productos…ni en las universidades, ni en la formación profesional, bachilleratos laborales, nadie explicaba eso. ¿Tan tontos eran? Llevo mi indignación dentro, procuro que no me afecte a nivel anímico y quiero recuperar el tiempo que he perdido ¿eso parece revolución? pero revolución ¿de qué? Quiero hacer lo que creo que tengo que hacer y si eso va en contra de las leyes me da igual, las leyes de la naturaleza están por encima de las leyes del hombre. Eso lo decía Santo Tomás, no solo Gandhi. Yo ahora soy un piojo resucitado, “Piojo resucitado pica por dos” y parece que pico más pero es que tengo que recuperar el tiempo perdido.

IMO: Si pudiese ver al pequeño Josep de trece años ¿Qué consejo daría a ese pequeño Josep de trece años?

JOSEP: Vengo de una feria donde me he encontrado con dos chavalitos de 8 y 10 años que se me acercan y me piden un abrazo, me dicen que ven todos mis vídeos. ¡8 y 10 años! Digo “no me admiréis a mí, admírate a ti que con 8 y 20 años estáis aquí”. Yo empecé a los 50. A poco que se trabajen esos niños tienen un potencial enorme. En los actos que estamos haciendo, cada día hay más parejas jóvenes e incluso niños que aguantan a veces tres y cuatro horas, no sé cómo aguantan. Son niños del nuevo milenio, dicen.

IMO: Son niños que son maestros para nosotros.

JOSEP: Sí, supongo que ya lo saben y ahora están recordando, esto es lo que se dice pero yo creo que es así. Tienen esa intuición con la que todos nacemos, no se corta en las escuelas, se fomenta en las casas, en las familias, van a ser seres muy potentes si no se les corta.

IMO: Recomiéndenos un libro

JOSEP: La vida secreta de las plantas de Peter Tompkins y Christopher Bird, es el que me animó a ver una planta como algo más que un ser vivo, siente, entre ellas se comunican, también se comunican con nosotros. Ahora hay un aparato que emite música y recibe las diferentes tonalidades que los árboles y plantas emiten. Cuando un músico toca un instrumento cerca de una planta, esta deja de emitir, escucha y repite la melodía ¡es fantástico todo esto! Otro libro, La función del orgasmo de Wilhelm Reich. Reich era algo más que un psiquiatra, de él también recomiendo Escucha pequeño hombrecito.

IMO: ¿Y una película?

JOSEP: Sin duda El jardinero fiel

IMO: (reímos) ¡Cómo no!

JOSEP: Quince años atrás te hubiera dicho otras pero hoy está sin ninguna duda. Te muestra claramente como es la industria farmacéutica.

IMO: Pues muchas gracias, yo te voy a pedir otro abrazo, como esos niños que te admiran. Yo también admiro mucho tu labor y agradezco todo lo que haces por la humanidad.

JOSEP: Gracias a ti también por lo que haces.

Nos despedimos mirándonos a los ojos. Nos fundimos en un abrazo. Ahora  va a dar la conferencia y yo a escucharle encantado y agradecido.

img_5320

Fotografía de Jose Mª Escudero Ramos

Webs de interés:

https://dolcarevolucio.cat/language/es/enlaces-y-documentos/

http://joseppamiesblog.com/

http://namastelaplana.blogspot.com.es/

 

Conferencia de Josep Pàmies

Artículo Conferencia de Josep Pàmies

Redactor: Jose Mª Escudero de Revista IMO

En Alfondeguilla, Castellón

El pasado lunes 24 de octubre tuve la oportunidad de asistir a la conferencia “Cómo recuperar la salud con plantas medicinales y terapias a bajo coste” que Josep Pàmies ofreció en el Complejo Rural Mar de Fulles en Alfondeguilla, un pueblo próximo La Val D´Uixó, El valle del Sol, en la provincia de Castellón.

Toda la organización, que no ha estado exenta de polémica, corrió a cargo de Noelia Renau Andreu, tesorera de la Asociación castellonense sin ánimo de lucro Namasté La Plana. En un principio se iba a desarrollar en el centro cultural que la Caja Rural tiene en La val D´Uixó, pero presiones anónimas censuraron el evento por lo que la organización se ha visto obligada a encontrar un espacio privado ajeno a “amenazas” políticas, lo suficientemente grande como para acoger a las 400 personas pre-inscritas. Personalmente creo que se ha ganado con la nueva localización aunque eso haya obligado a hacer dos grupos de conferencias por el limitado aforo del nuevo emplazamiento en Mar de Fulles, un espacio de alojamiento rural con hotel y albergue, restaurante y salas para hacer encuentros, conferencias y talleres, en plena Sierra del Espadán, un lugar mágico que hizo más especial el encuentro.

¿Y quién es Josep Pàmies para que sea censurado?

Josep Pàmies es un agricultor de toda la vida, un hombre que seguía las normas de las multinacionales del sector para fertilizar la tierra hasta que un día, cansado de estar enfermo, se preguntó si la causa de la enfermedad no sería los fertilizantes que estaba usando en sus cultivos. Comenzó a investigar, documentarse y estudiar y averiguó mucho sobre los posibles riesgos de envenenamientos masivos que podrían estar produciendo innumerables enfermedades en la sociedad actual, por el uso de unos determinados fertilizantes en todas las huertas del mundo.

Desde entonces se ha convertido en un revolucionario agrícola, su objetivo es concienciar a la sociedad del uso medicinal de las plantas, nos enseña a alimentarnos y nos da ejemplos de casos de enfermos desahuciados que han conseguido curarse a través de cambios en los hábitos de vida,  alimenticios y la ingestión de plantas medicinales, ya sea en infusión o masticadas.

Las dos conferencias han sido muy exitosas, al finalizar pudimos disfrutar de una deliciosa cena degustación en este espacio, Mar de Fulles, que merece un artículo para el solo.

img_5308

Cómo recuperar la salud con plantas medicinales y terapias a bajo coste.

Comienza la conferencia contándonos que aprovecha las giras haciendo varias seguidas en diferentes lugares, que la siguiente es en Alicante, allí  han decidido avisar, vía WhtasApp, dónde se hará la conferencia, justo una hora antes porque ya han cambiado 4 veces de emplazamiento debido a las presiones de las corporaciones. ”Algo estoy haciendo bien”, nos dice “para que se tomen tantas molestias en censurarnos”. Y tiene toda la razón.

Josep viene cargado con muchos libros de dónde saca toda su información, e incluso trae una novedad editorial, un libro editado por ellos con Noventa testimonios de dulce sanación, 90 casos reales de personas que se han curado gracias a tomar las plantas de las que Dulce Revolución tiene ficha técnica.

Continua hablando de un estudio de 2014, publicado en un libro llamado Medicamentos que matan y crimen organizado donde Peter Gøtzsche, profesor de medicina y farmacología clínica, afirma que las medicinas son la tercera causa de muerte en el mundo, cuando muchas de esas enfermedades que supuestamente alivian esas “medicinas legales” se pueden tratar con plantas sin ningún tipo de efecto secundario. Josep es muy crítico también con las vacunas, contra la industria farmacéutica y los políticos.

Nos cuenta el caso de una doctora, con algo de sobrepeso, que enferma de cáncer. Va a preguntarle y este le responde con otra pregunta ¿Qué tipo de vida llevas? La doctora reflexiona…”estrés, no tengo tiempo para comer, no me alimento correctamente…” Le dice que “en la facultad de medicina no enseñan a alimentarnos, nos envenenamos por lo que comemos”, indudablemente el estilo estresante de vida no ayuda a estar sanos. Hipócrates dijo “Haz que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”,  los médicos hacen el juramento Hipocrático pero se olvidan de esa premisa, por ello Pámies nos  propone una cultura de la prevención, insiste en que comamos poco, con sentido común y que nos ayudemos de las plantas para subir las defensas, para combatir los primeros síntomas de la enfermedad. “Hay un remedio natural para casi todo” nos alienta a encontrarlo.

Podemos escuchar todas sus conferencias a través de Youtube pero verlo en persona es una delicia, atiende a todo el mundo, escucha, mira y responde. En sus palabras se puede sentir su humildad y sabiduría, no intenta convencer a nadie de nada, pero te plantea la duda, si éstas son las propiedades de una planta de las cuales se extrae un medicamento, ¿por qué no te haces tu propia medicina?

   img_5345

Ha contado casos de mejorías milagrosas a través del uso de las plantas, en su blog puedes acceder a testimonios directos, de gente que habla en primera persona de sus curaciones, desde cáncer hasta mejorías en asmas, alergias, Parkinson…puedes leerlo en  su blog

Para mí, Josep Pàmies es un caso muy especial de “despertar a través de una enfermedad” y encontrar el camino de la lucha por un noble ideal, como un Quijote del Siglo XXI. Acusado en 6 ocasiones, la última por tener una plantación de Cannabis para uso medicinal, dice que antes era activista de ir a manifestaciones y enfrentarse, ahora espera que vengan a por él con documentos que demuestran que tiene todo el “derecho natural” para poder sembrar Stevia, Cannabis, Artemisa Anunna o cualquier otra planta que pueda curar una enfermedad.

El agricultor jubilado se dedica a compartir sus conocimientos y nos invita a que investiguemos, que nos metamos en Internet y busquemos todos los documentos necesarios para conocer y demostrar cuáles plantas son las que nos pueden curar. En Dulce Revolución, se pueden encontrar fichas de 45 plantas que ayudan a curar diferentes enfermedades, para muchas de ellas “las farmacéuticas todavía no han encontrado medicina” pero plantas medicinales hay a miles…

La Artemisia Annua cura la malaria, Dulce Revolución está llevando una campaña para regalar semillas de esta planta en África. No escatiman esfuerzos para mejorar el mundo, aunque en muchas ocasiones las “corporaciones” se lo pongan muy difícil.

La asociación Namasté La Plana ha hecho un gran trabajo organizando semejante evento, soy testigo del esfuerzo dedicado, y Josep Pàmies es un ser maravilloso que hace que el mundo tenga una no, muchas esperanzas.

Gracias por hacerlo posible.

Gracias, gracias, gracias.

img_5286

Fotografía de Jose Mª Escudero Ramos

 

Puedes leer la entrevista que Revista IMO ha hecho en este enlace

Webs de interés:

https://dolcarevolucio.cat/language/es/enlaces-y-documentos/

http://joseppamiesblog.com/

http://namastelaplana.blogspot.com.es/

Amour montaje de Paula Martín-Ferro

Madrid, 18 de octubre de 2016

Redacción: Jose Mª Escudero Ramos

Amour es poesía en movimiento

Paula Martín-Ferro es una joven estudiante de cine, es hija de un gran amigo de la infancia. Ernesto es el “típico amigo” que de pequeño estaba a tu espalda vigilando si necesitabas ayuda, cuando crecimos me contrató de fotógrafo, colaboramos disfrutando mucho de cada sesión, facilitándome siempre mi trabajo. Ahora su hija Paula ha hecho una obra de arte en forma de cortometraje montando escenas de una de las películas que más ha marcado su existencia. Tengo el gran honor de poder entrevistar a Paula y de recomendar su montaje especial desde aquí. Amour, poesía en movimiento.

¿Por qué lo has hecho?

Llevaba  tiempo queriendo hacer un vídeo ensayo sobre el amor. Hace poco mi profesor de Montaje nos mandó un trabajo, y consistía en mostrar una emoción, la que quisiésemos a través del montaje. Y aunque dicen que el amor no es una emoción, yo sentí que tenía que hacerlo sobre esto, sobre todas las emociones que a mí se me vienen a la cabeza cuando pienso en la palabra “AMOR”.

¿Por qué Amour?

Por qué es un tema que está muy presente siempre en mí. Soy una persona que vive la vida con mucha intensidad, he tenido la suerte de que mi “amor” es la persona más maravillosa que he conocido nunca, no puedo describir con palabras lo que hemos vivido, lo que hemos aprendido juntos, todas las cosas que me ha aportado… Creo que las imágenes logran transmitirlo.

Pero también he tenido la “mala suerte” de vivir lo que es no poder estar con ella, de “perderla”, y pongo comillas porque creo que es parte del amor, y porque sé que no está perdido, también intento transmitir esto en el montaje.

La película habla de un amor que no acaba, habla sobre el amor eterno a través del tiempo, y yo creo en ese amor, a veces escuchar a una chica de 21 años diciendo esto hace que pierda bastante credibilidad, me tachan de inocente, no me creen, sienten que es la edad y que se me pasará con los años. Sinceramente espero que no se me pase, me gusta mi forma de ver el amor, y de vivirlo, no creo que sea inocencia.

¿Es tu primer montaje?

No es mi primer montaje, pero sí que es el primero con el que me he sentido preparada para compartirlo con el resto de la gente. Siempre que acabo de montar algo le encuentro pegas, con este sin embargo no,  este me salió de dentro y estoy orgullosa de mi trabajo.

¿En qué película te has basado para hacer el montaje especial, poesía en movimiento?

De la película “Café de Flore”, cuenta dos historias paralelas de épocas distintas pero que están ligadas entre ellas, lo que las une es el amor. Es la película que más me ha “tocado”, me hizo pensar mucho sobre este tema. Además está muy bien hecho cinematográficamente hablando.

¿Eres videoartísta?

No. Soy aprendiz de montaje, no me considero una videoartista porque solo he hecho dos videos de este tipo.

¿Has estudiado imagen? ¿Bellas artes?

Estoy estudiando cine, en la Escuela de Cine de Madrid (ECAM). Estoy especializada en la rama de montaje, desde muy pequeña he sabido que me quería dedicar a las artes, siento el montaje como un arte, y me ayuda a expresarme, me ayuda a contar cosas que con palabras no puedo.

Pues enhorabuena Paula, en mi humilde opinión has hecho un gran trabajo. Has conseguido trasmitir muy bien tus emociones, el montaje es maravilloso, no me extraña que estés tan orgullosa.

Gracias por compartirlo.

El amor es bello es todas sus formas de expresión y no tiene limite de edad, no cambies.

Hoy me permito soñar_ Capítulo I (Cuento) por Desam. Ferrández

Hoy me permito soñar por Desam. Ferrández

Capítulo I

 

Capítulo I

-Acabo de meditar y tengo la mente ligera, la paz interna que me ha dejado la meditación da una tregua a la mente, haciendo lo que nunca permite “darle tiempo”

Me relajo más si cabe, observo hasta dónde vuela, cuando me doy cuenta voy sobrevolando un bosque, no toco el suelo. Mi indumentaria ha cambiado, voy descalza, pantalón muy, muy corto y camiseta. De los camales de los shorts salen unas piernas largas, esbeltas y morenas; me miro y me río jajaja es mi sueño y me pongo el cuerpo que quiero.

Sigo; que me despisto enseguida.

Voy a escasos centímetros del suelo y sin embargo siento en las plantas de los pies un cosquilleo muy agradable.

El bosque es espeso, pero aun así, los rayos del sol se hacen hueco entre las hojas, para lanzar sus destellos de luz y calor, calmando el intenso frío que sale del manto verde que recubre la tierra.

No tengo frío, aunque siento la baja temperatura, la humedad se hace notar adornando con gotitas efímeras los brotes tiernos, bolitas transparentes que en breve caerán a la negra tierra, colaborando a que todo germine y tenga vida.

Las escasas flores que hay, están cerradas todavía, como si estuvieran dormidas y esperaran que los rayos del sol les rozaran las mejillas a modo de despertador.

De repente me cruzo con unos ojos curiosos, grandes. Sigo, le sonrío para no ser maleducada sin embargo no detengo mi marcha, el personaje me mira, me llama schist schist, al ver que no paro, me alcanza y me pregunta.

-¿A dónde vas?

-La miro y tampoco toca el suelo, le contesto no sé.

-¿Qué haces aquí?

-Huir

-¿De quién?

-De mí

-¿Tienes prisa?

– No

-¿Qué rumbo has elegido?

-El Horizonte.

-Oye, oye ¿Puedes parar?

-Claro, le digo.

-¿Quieres jugar?

-Me detengo y la observo… es una mezcla entre hada y niña.

A qué quieres jugar le pregunto, el horizonte puede esperar.

-Quiero jugar a hacer realidad los sueños.

-¡¡Ualaaaaa!! Eso me interesa mucho.

-¿Qué te gustaría hacer ahora, pero de verdad, justo en este momento?.

-Pienso… me toco la barbilla y sonrio picaronamente, ¿Estás segura que quieres saberlo?

-Sí, sí, por favor_ contesta con carita alegre.

-Pues me gustaría tirarme por un acantilado y caer como una pluma.

-¡¡Guauuu!! Eso mola, ¿Lo hacemos?  ¿Puedo acompañarte en tu caída?

-Segura que lo podemos hacer, le pregunto con cara incrédula.

–Claro me dice, es tu sueño y puedes hacer lo que quieras.

-Me echo las manos a la cabeza y río, no me había dado cuenta de que soñaba, es todo tan real, veo las cosas como si las viviera en lugar de imaginármelas.

Le pregunto el nombre a la pequeña, me dice que la llaman Hani.

Hani me coge de la mano y me acompaña a un acantilado, su mano es suave, cálida, menuda, la miro de soslayo, tiene unas largas pestañas en una cara redondita, es muy alegre y desde luego nada tímida, como me gusta su tacto, me recuerda al tacto de las toallas mullidas cuando las sacas de la secadora.

Llegamos al acantilado rápidamente, es como si hubiera uno preparado para nosotras exclusivamente.

Miro hacia abajo, soplo, ¡¡¡Qué bonito!!! Hani mira el paisaje…

Ella dice sí que es precioso, aunque ya lo he visto antes, “te recuerdo que yo vivo aquí”

-¿Aquí? Guau, qué suerte tienes, contesto.

-¿Nos lanzamos? me pregunta mientras tira de mi mano.

-Siiiiií le contesto mientras la sigo andando hacia el precipicio, de repente, nada bajo nuestros pies, es demencial, nos tumbamos en el cielo abierto como si lleváramos una alfombra invisible debajo de nuestro cuerpo.

-Siento, siento tantas cosas… lo primero, mariposas revoloteando en mi panza, lo segundo el aire acariciando mi piel, cómo poder describirlo… la vista se vuelve loca… no sabe hacia dónde dirigirse, porque es todo tan bello y además no quiere perder detalle, tanto es así que frena la lenta bajada para poder deleitarse de como una oruga come una hoja, veo el aleteo de las alas de una abeja que está chupando néctar afanosamente, es como si todo fuera a cámara lenta. Un oso mueve un árbol, porque está rascando su lomo en este, mi vista ha aumentado como si de repente dispusiera dentro de las profundas pupilas un mini catalejo, que me permite ver en la distancia la danza de los seres vivos, desde la diminuta oruga hasta el fuerte oso, a este le puedo distinguir hasta la sonrisa de su hocico, ya que le reconforta enormemente rascarse en los árboles, y a la vez veo cómo se ríe el árbol porque el oso le hace cosquillas en su tronco, siempre pensé que el árbol renegaría de esta acción, pues ahora puedo afirmar que el árbol se está tronchando de risa jajaja.

Cuando busco al pequeño ser que me acompaña para decirle que puedo ver como el árbol está disfrutando, advierto que se ha alejado bastante y a lo lejos aprecio que lleva unas graciosas alitas, yo diría que plateadas ya que el sol refleja rayitos en ellas y salen chispitas color arcoíris.

Hani está haciendo piruetas graciosas en el aire, se me escapa una carcajada, está sola y sin embargo parece que está bailando con otros seres invisibles, sonriéndoles sin parar, me invita a participar en la coreografía, yo no sabía hasta donde podía llegar flotando, así que me aventuro y me estiro, creo que me movía por la intención, quería ir hacia delante y mi cuerpo se desplazaba hacia delante, hasta donde yo quería ir, era muy curioso.

Bailamos sin música, reímos sin chistes y seguimos flotando en medio de la nada y del todo.

Qué liviana y libre me siento, me encanta la compañía de Hani, me mira dibujando una enorme sonrisa en su simpático rostro y me da las gracias diciendo…

-Gracias, a mí también me gusta tu compañía.

-¿Me lees el pensamiento?

-Claro, tú también puedes.

-¿Yo? dije abriendo mucho los ojos como signo de incredulidad.

-Me coge de la mano otra vez y me dice ven vamos a coger una nube que se me cansan las alitas.

-¿Seguimos  bajando? Pregunta.

-Sí, sí por favor.

-Quisiera enseñarte mi lugar de meditar.

-¿Tú meditas?

-Claro y creo que tú también prácticas la meditación ¿Verdad?

-Sí, sin embargo di por hecho que tú no tendrías la necesidad de relajarte.

-Es que yo no lo utilizo para relajarme.

-Ahhh ¿No? Y para que la utilizas.

-Para sentir. Te llevaré a mi lugar secreto.

-La nube en la cual estábamos sentadas acelera y nos lleva al lugar que dice Hani, sin tener que dar más señas como si se conociera el bosque o supiera el lugar del que se trataba, la pequeña me aclara que en mi mundo se utiliza la telepatía con todos los seres.

-Llegamos al lugar misterioso, bajamos de la nube, le damos las gracias y esta se va agradecida, no veo su boca y sin embargo intuyo que sonríe.

-Hani me empuja suavemente por un sendero estrecho y me dice, sigue recto hasta la trepadora, detrás de ella está mi espacio favorito.

-Una vez alcanzamos la planta Hani se pone delante de mí y retira la planta hacia un lado para que pudiéramos pasar, estirando de mí hasta que entro.

-Es una cueva amplia, llena de setas de todas las formas y colores.

-Cierra los ojos y siente Des, me dice, escucha y siente.

-Yo permanezco de pie, oigo sonidos que no reconozco, ni sabría decir cuál es su procedencia, el aroma húmedo se mezcla con un olor dulzón que ignoro a qué es debido.

-Des, ya puedes abrir los ojos.

-En la cueva hay vida, insectos variados transitan despacio la zona que alcanzo a ver, mientras mis ojos se van acostumbrando a la oscuridad, giro la cabeza buscando la procedencia de la música, estoy perpleja diminutas gotas caen sobre un gran hongo, de este cae sobre otro y por último sobre la casa de un caracol, otra lenta y estrecha cascada cae sobre la raíz de una curiosa planta, que vibra cada vez que una preciosa lágrima de agua toca su superficie.

Mi asombro se nota en mis facciones Hani está muy divertida con mi rostro y me pregunta ¿Te gusta?

Guau sí, sí, ya lo creo, me parece increíble que pueda salir sonido del agua resbalando sobre una seta.

-Des, el sonido se crea con todos los elementos.

-¿Meditamos?

-¿Aquí? No sé si podré con todos estos colegas tuyos paseando de aquí para allá.

Hani no podía parar de reír, tanto que se cogía de la tripa y hacía gestos exagerados como dándome a entender que no podía parar de reír.

-Des, si cierras los ojos escucharás y sentirás la hermosa melodía que este lugar nos propicia y mis colegas, como tú los llamas, forman parte del espacio, sin ellos no sería lo mismo.

-Pues no sé si podré meditar.

-Dime ¿Qué se necesita para meditar? Igual no hablamos de lo mismo.

-Uffff me estás poniendo en un aprieto, quizás… ¿Quietud?

-Dónde hay vida no puede haber quietud, por lo menos la calma que tú mencionas ya que cada uno de los seres que aquí moran, están haciendo lo que quieren y no nos imponemos a nadie, ellos están a sus tareas.

Ven, ven a mi lado y lo intentaremos.

-Me siento al lado de Hani y cuando me dispongo a cerrar los ojos veo que ella los abre más.

Me remuevo en mi asiento, no entiendo porque abre los ojos en lugar de cerrarlos.

Vuelve a escuchar mis pensamientos y me dice ¿Acaso no te gusta lo que ves?

Sí, es muy hermoso.

-Entonces ¿Por qué quieres cerrar los ojos?

-Hani yo he aprendido a meditar con los ojos cerrados y no sé hacerlo de otra manera.

-Te explicaré que es para mí la meditación, es vivir el presente y si me gusta lo que veo no me lo quiero perder y a la vez agradezco poder verlo.

-Sigo removiéndome en el asiento y me doy cuenta que estoy en la habitación de meditar, donde empezó todo este viaje.

Miro alrededor y solo veo las paredes blancas de la habitación, ya no hay setas, ni insectos y por supuesto no está Hani.

Me pregunto de verdad qué necesito para meditar.

¿Quietud?

¿Silencio?

¿Música?

¿Soledad?

¿Y si pruebo otras maneras de meditar?

¿Podría meditar con los ojos abiertos?

¿Para qué habré hecho este peculiar sueño/ viaje?, Seguro que tirando del hilo encuentro el para qué o incluso la metáfora, de momento ya me hace pensar qué es lo que necesito para meditar.

 

Gracias, gracias, gracias.